VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Domingo 4 de Julio de 2010

Alegan en los foros y pueden dejar llorando a sus víctimas:
La raza más odiada en la web tiene nombre: los trolls

La mayoría son jóvenes profesionales que pasan el día entero frente a una pantalla con la única meta de llamar la atención. Para aniquilarlos, el secreto es evitar "alimentarlos" con más comentarios.  
AMALIA TORRES Imagínese que cada vez que escribe un comentario en su blog, una persona lo acusa de "cerdo", "estúpido", y varias otras palabras irreproducibles. No se preocupe, no es algo personal, sólo se trata de un troll, "un mal cada vez más común en la web", como lo definen algunos fanáticos de las redes sociales.

¿Quiénes son estas personas que agregan comentarios insidiosos y conflictivos en foros, blogs, cuentas de Twitter o cualquier plataforma virtual? Según explica una persona que reconoce haber "trolleado" y que prefiere ser citado como Elvis (29), "se trata de gente que sólo quiere que la pesquen. Es como querer ser un superhéroe anónimo, pero defendiendo puras tonteras".

Con él coincide el bloguero Roberto Arancibia, quien ha vivido el ataque troll. "Tienen ansias de figuración, por eso les gusta molestar, para que todos hablen de ellos. Si alguien se pica con el comentario de un troll y le responde, es un placer para él".

Por eso, la mejor arma para aniquilarlos es simplemente hacer como si no existieran: "No hay que pescarlos. Mucha gente escribe en sus blogs Don't feed the troll (no alimente al troll), para que las personas sepan que no tienen que enganchar, porque es peor", agrega.

En el anonimato

Otra característica común entre los miembros de esta raza es que en general utilizan seudónimos. "Sobre todo usan nombres ampulosos; nunca se llaman Juan Soto", dice Arancibia.

Y en la mayoría de los casos se trata de hombres que tienen en promedio 30 años. "Nadie se autorreconoce troll, pero hay un perfil más o menos claro: todos son ultracomputines. Hay publicistas, diseñadores, personas que visitan todos los días un portal", dice Elvis.

Eso sí, hay diferencias entre ellos. Están los que Arancibia califica como "policías del pensamiento". "Son los que te dicen: 'una vez dijiste una cosa, y ahora cambiaste de opinión', y te molestan por eso. También están los policías gramaticales, que se te va una coma intercalada y te atacan".

Otros, según Elvis, sólo quieren demostrarle a una persona que está equivocada en su planteamiento, aunque reconoce que las descalificaciones personales también son comunes. "Hay una generación de trolls de baja calaña que lo que quieren es que llores", dice.

Emilia (31) sabe de qué habla Elvis. Durante todo el tiempo que mantuvo un blog tuvo que soportar el ataque de distintos trolls. "Cuando uno pone fotos, los trolls te hacen comentarios sobre tu apariencia física. Te inventan sobrenombres. Si escribes algo, te destrozan los textos. Al principio te afecta. Yo las primeras veces terminaba mal; incluso lloraba. Después, eso sí, ya se te pasa".

Lo mismo opina Monserrat Lecaros -más conocida como Lecarini, por su cuenta en Twitter-, quien reconoce que ser "trolleado" es algo normal. "Aunque eso no significa que sea agradable. Hay gente que habla o inventa cosas de mí sin conocerme, pero hay que aprender a diferenciar qué comentarios te importan".

Claro que hay una buena noticia si hay un troll infectando su cuenta: su presencia demuestra que se trata de un sitio leído.

"Creo que en la historia de un blog hay varias etapas obligadas: primero te leen, luego te comienzan a citar, después te copian, y luego te trollean", dice Roberto Arancibia.

"Con el tiempo, incluso prefieres que digan cosas malas a que no digan nada", puntualiza Emilia.

OrigenLa palabra "troll" no sólo hace referencia a un gnomo; en inglés también significa un tipo de pesca que habría derivado en la idea de "morder el anzuelo".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ALFREDO CÁCERES
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales