INTERNACIONAL

Lunes 19 de Septiembre de 2005

Elecciones en Alemania:
Schroeder y Merkel buscan fórmula mágica

Seis colectividades iniciarán hoy negociaciones para formar una coalición de Gobierno.
El Canciller socialdemócrata alemán, Gerhard Schroeder, y la líder demócrata cristiana, Angela Merkel, buscaban desde anoche la solución mágica que les permitirá formar una coalición gubernamental tras los comicios de ayer.

Los alemanes esperaban que estas elecciones anticipadas otorgaran un mandato sólido para un gobierno estable.

Pero el resultado fue todo lo contrario y tomó por sorpresa a políticos, medios de prensa y analistas.

La alianza democristiana que respalda a Merkel (CDU/CSU) se convirtió ayer en la más votada, pero con una ventaja tan ligera (ver infografía), que todavía es incierto saber qué color político tendrá el próximo gobierno.

La decisión final podría quedar en manos de los electores del distrito electoral de Dresden I, donde los comicios se celebrarán con retraso, el 2 de octubre, por la muerte de una candidata en plena campaña. Los cerca de 219 mil electores de esta demarcación podrán elegir hasta tres diputados. Aún así será necesario que cualquiera de las dos grandes fuerzas políticas busquen una alianza para gobernar.

Poco después del cierre de las urnas, tanto el Canciller Schroeder como Angela Merkel reclamaron el derecho de formar gobierno. Ambos lo hicieron desde una posición de debilidad, porque no alcanzaron en la votación el respaldo que necesitaban. La CDU/CSU consiguió 225 bancas y el SPD 222.

"Somos la fuerza política más votada y queremos asumir la formación del gobierno", dijo la conservadora Angela Merkel, diciendo que habrá que "explorar qué posibilidades se dan".

El Canciller, sin embargo, expresó su intención de seguir gobernando el país "los próximos cuatro años con un gobierno estable" y desestimó "las aspiraciones de formar gobierno por parte de la CDU, después del desastroso resultado que alcanzó". "Me siento confirmado para seguir gobernando", afirmó Schroeder.

La CDU recibió con decepción y caras largas los resultados. "No hay mucho que festejar. Esto tiene más de velatorio que de fiesta", decía una de las simpatizantes de la CDU que ayer acudió a la Konrad Adenauer Haus, sede de los cristianodemócratas en Berlín.

Stephanie Knoll, de 22 años, se mostró "muy decepcionada" por el resultado, ya que esta joven alemana contaba con que la CDU/CSU obtendría unos resultados mejores, "por encima del 40 por ciento".

"Los alemanes han votado con el corazón, pero no con la cabeza", aseguró esta joven votante de la CDU/CSU que hace prácticas en el Parlamento.

Knoll achacó el mal resultado de los conservadores a que Angela Merkel tiene "poco carisma" y a que el candidato socialdemócrata, Gerhard Schroeder, "cae más simpático" a los alemanes que ella.

Nunca en la historia de esta república los dos partidos mayoritarios habían reunido tan poca adhesión entre el electorado, menos del 70% de los votos.

"Es el comienzo de un resquebrajamiento del poder de los grandes partidos populares", advirtió Nikolaus Brender, uno de los comentaristas estrella de la televisión.

Varias opciones

De forma automática subió sensiblemente el respaldo a los tres partidos menores (liberales, ecologistas y socialistas), entre el 8 y el 10% cada uno.

En el próximo Parlamento estarán representados seis partidos, lo que en principio, matemáticamente, abre muchas opciones de alianzas políticas.

Las presidencias de estos seis partidos se reunirán hoy para deliberaciones políticas para fijar sus posiciones.

Luego, los partidos iniciarán sondeos y negociaciones tendientes a la formación de una posible coalición, ya sea liderada por la democratacristiana Angela Merkel, o por el actual Canciller Gerhard Schroeder.


"No" a un gobierno de "gran coalición"

Los resultados de los comicios hicieron surgir la idea de un gobierno de "gran coalición" entre la CDU/CSU y el SPD de Gerhard Schroeder. Pero la hipótesis fue descartada por el propio Canciller socialdemócrata.

Por eso, como el SPD y los Verdes rechazan al igual que los democristianos todo acuerdo con la izquierda radical, la única posibilidad de la alianza SPD-Verde de mantener el poder sería llegar a un hipotético acuerdo con los liberales del FPD.

Pero esa especulación fue descartada por el líder liberal Guido Westerwelle, quien afirmó que sólo formará alianza con la democracia cristiana y excluyó cualquier acuerdo destinado a "salvar" al Canciller alemán.

Los Verdes y los liberales son partidos muy antagónicos.

Otra opción es que la coalición de socialdemócratas y verdes integren en el gobierno al Partido de Izquierda, formado por los poscomunistas del Este y socialdemócratas disidentes y sindicalistas del Oeste, desencantados por la política reformista del Canciller Schroeder.

Sin embargo, los tres partidos han descartado aliarse, especialmente el SPD de Schroeder, quien se mostró dispuesto a negociar "con todos los partidos, menos con la izquierda de Lafontaine. Con ése no hablamos", dijo en alusión a su enemigo personal y ex presidente socialdemócrata Oskar Lafontaine.

Otra opción es convocar a nuevas elecciones si tras semanas de negociaciones ninguno de los grandes partidos consigue una mayoría. Sin embargo, esto nunca ha sucedido en la Alemania de la posguerra.

Con todos, menos la izquierda radical

La candidata conservadora a canciller de Alemania, Angela Merkel, declaró ayer que mantendrá "conversaciones con todos los partidos alemanes, excepto el de la izquierda" radical, para formar una coalición gubernamental.

De esta forma, Merkel indica que considera la posibilidad de una gran coalición con los socialdemócratas del Canciller Gerhard Schroeder.

El gobierno "rojo y verde (SPD, socialdemócratas y Verdes) terminó. Pero no logramos tener una mayoría absoluta" entre conservadores (Unión Demócrata Cristiana CDU/CSU) y liberales (FDP), admitió.

Merkel se negó a comentar las razones de la aparente debilidad de su partido ante la televisión pública alemana, pero insistió en que los resultados de los comicios representaban, a pesar del estrecho triunfo, un mandato para una reforma más profunda en Alemania.

Otra posibilidad sería que los conservadores y liberales buscaran un tercer socio en Los Verdes, formando lo que se ha denominado como la "coalición de Jamaica", por los colores de la bandera del país caribeño (negro, de la CDU/CSU, amarillo de los liberales, y verdes).

Además de su antagonismo con los liberales, los Verdes aclaran que tienen poco en común con los democristianos, con los que han formado alianzas sólo en municipios. Aunque el principal líder verde, Joschka Fischer, dejó abierto el futuro del partido, que, según sus palabras, "obtuvo un mandato de seguir construyendo el futuro del país, en la oposición o en otro rol".

EX RDA

En la que fue Alemania Oriental, la CDU/CSU obtuvo el 25,4%, igual que el Partido de la Izquierda. La alianza de Schroeder obtuvo el 30,3%.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Lugareños vestidos con el traje tradicional bávaro pasan junto a carteles electorales en Foeching. Pese a los intentos, los candidatos no lograron obtener una mayoría absoluta.
Lugareños vestidos con el traje tradicional bávaro pasan junto a carteles electorales en Foeching. Pese a los intentos, los candidatos no lograron obtener una mayoría absoluta.
Foto:EFE


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales