NACIONAL

Miércoles 27 de Agosto de 2003

PATRIA Y LIBERTAD:
Metralleta en mano se realizó la captura de Roberto Thieme

Una veintena de policías armados cercó al dirigente de ultra derecha, que ingresó a Chile clandestinamente desde Argentina, donde se había asilado.
La policía civil detuvo al dirigente del grupo Patria y Libertad, Walter Roberto Thieme, según informó el director de Investigaciones Alfredo Joignant. Junto a él, también fueron capturados otras 10 personas. La operación la realizó una veintena de policías en el restaurante Inssbruck, en el sector cordillerano de San Francisco de Las Condes.

Según Fernando Silva, empleado del restaurant, Thieme no andaba disfrazado y pese a que estaba armado no intentó defenderse. Él y nueve personas más, cinco de ellas mujeres (entre las cuales figura Gabriela Silva Cienfuegos, sin filiación política), estaban en los postres cuando se efectuó la captura.

Como los sujetos que irrumpieron portaban metralletas y en el restaurante habían unas 20 personas, me acerqué al sujeto que comandaba la operación y le pedí identificación, relata Silva.

El operativo no duró más de 10 minutos y la tensión se interrumpió cuando un garzón preguntó ¿Quién paga la cuenta?. Thieme pidió que alguien sacara plata de sus bolsillos, unos ocho mil escudos, y señaló el resto lo arreglamos después. La cuenta total era de 19 mil escudos.

Joignant informó que sobre Thieme penden cuatro órdenes de aprehensión: por sublevación militar, hurto de un avión, infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado e infracción al artículo 292 del Código de Procedimiento Penal.

Roberto Thieme, 32 años, asumió la jefatura de Patria y Libertad después que sus principales dirigentes se asilaron en la Embajada del Ecuador en los primeros días de julio, tras el tanquetazo que encabezó el comandante Souper.

En febrero, fue dado por muerto al creerse que su avión había caído al mar cerca de Concepción. Sin embargo, en la primera semana de junio apareció en Mendoza, siendo detenido por la policía argentina junto a Miguel Cessa, que los trasladó a Buenos Aires, donde se les concedió asilo político. Ambos dirigentes volvieron clandestinamente a Chile, y desde ese instante la policía civil comenzó a desplegar sus efectivos por toda la capital para capturarlos.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:El Mercurio
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales