EL SÁBADO

Sábado 24 de Octubre de 2009

Ricardo Lagos Escobar
El político fuera de la cancha

Pese a que está participando de la campaña de Frei, desde que declinó ser candidato presidencial la vida de Lagos transcurre por otros carriles. Alejado del poder formal, mira a la Concertación, a la derecha, a ME-O y también repasa su propia vida . Sí, hay vida después de ser Presidente. Por Raquel Correa  
 Aunque no lo parezca, es algo tímido. Pero de los tímidos superados.

Le cuesta un mundo hablar de sí mismo. Con un buen humor del que no hacía gala cuando era Presidente de la República, Lagos también es emotivo.

Excepcionalmente instalado en Chile -"para hacer campaña por Frei y la Concertación" (y por  su hijo Ricardo, para quien pronostica un triunfo en Valparaíso)- se allana a hablar a fondo de su vida personal. También a evaluar su nueva vida, fuera de La Moneda. 

Refiere que siendo candidato, el ex Presidente colombiano Belisario Betancourt  le dijo: "Ricardo, tengo una buena noticia. Hay vida después de ser Presidente.Lo único malo es que primero hay que ser Presidente".

Y de que hay vida después de La Moneda tiene pruebas de sobra: este domingo come con Gorbachov y su gente; y el lunes asiste al Club de Roma que se reúne en Amsterdam.  El 2 de noviembre participará en Toronto  en otra reunión top. "Y al día siguiente me vengo para seguir en la campaña".

-¿Y habrá vida después de esta vida?

-...Uno quisiera creer que sí, pero racionalmente pienso que no.

-¿Qué  añora de su época de Presidente?

-El contacto con la gente.

-¿Y por qué no fue candidato? ¿Tuvo miedo de perder; o de una campaña en que se lo iba a destrozar con críticas?-No. Ya lo han sacado todo.

Cuando el PPD y el PS me plantearon si reconsideraría mi decisión de no ser candidato, dije: "Con una condición: que en las listas parlamentarias yo tenga la última palabra".

Y me di cuenta que no era del agrado de los partidos.

-¿Cuál es la mejor herencia que dejó al país?

-La relación con los mandos militares. Se resolvió el tema cívico-militar. Independiente de lo que decía la Constitución, todos los Comandantes en jefe obedecían el mando civil.

Y todos me dijeron: "Mientras tenga su confianza me quedo".

También la evaluación que ellos hicieron de lo que había sido el pasado.-¿Y qué lamenta no haber hecho?

-Quedan siempre tantas cosas... Sí lamento no haber podido terminar de implementar el Transantiago. Eso quedó a mitad de camino.

Si me pregunta dónde hubo un error, tal vez en los presupuestos que se querían asignar, pensando que no fuese necesario que tuviera subsidio.

A mí siempre me pareció que algún subsidio sería necesario. La Reforma Procesal Penal resultó mucho más cara de lo que se calculó...

-¿Cuál fue el error de echar a andar el Transantiago?

-Que no estaba el sistema del software indispensable para saber dónde estaban los buses. Me alegró saber que estamos pronto a tenerlo.

-¿No le penan Pascua Lama, los cisnes de cuello negro, el ferrocarril a Puerto Montt...?

-No. Se ha demostrado que el problema de los cisnes en Valdivia era otro, no la planta. En Pascua Lama tracé una línea divisoria muy nítida. No acepté que movieran el glacial, ni muerto.

-¿Y todos los casos de corrupción denunciados: MOP-Gate, MOP-Ciade, EFE?

-Me gustaría esperar que termine el proceso. Pero no me cabe duda de que tiene que haber actos de corrupción en un período de gobierno de seis años.

Lo importante es que sean sancionados con la mayor estrictez. Otra cosa es usar esos eventuales delitos como el elemento que tipifica a un gobierno.

Eso es falso y obedece a una campaña política.

-¿Aún cree que fue un error no haber construido el puente a Chiloé?

-Sí.  Un grave error. Hoy tendríamos cinco mil personas  trabajando en la construcción del puente.-Pero tendrían que haberse gastado más de US$ 300 millones de lo calculado.

-Eso dijo un informe. Ese costo mayor lo pagaba el privado.

Mi opinión es que eso se trabajó muy mal.

Lo mismo digo del tren a Puerto Montt.

Quedó terminado el plan trienal 2006-08 y me pareció innecesario que lo firmara en febrero cuando un nuevo gobierno asumía el 8 de marzo.

Jamás pensé que la Presidenta no iba a ser informada de eso hasta un año después.

Si una obra no se continúa y no se hace mantenimiento, en las estaciones habrá pasto como hoy.

Para Chile es indispensable el tren a Puerto Montt. Como era indispensable el TS.

"le dije que se lanzara"

-¿Qué significa la candidatura de Enríquez-Ominami?

-Que mandó a jubilar a un conjunto de personas que pasaron de primera división a viejos cracks. Es un mensaje tremendo a las dirigencias políticas que son las responsables de esa candidatura.

Si le hubieran permitido participar en la primaria, habría cambiado la cosa.

-¿Qué habría pasado?

-No habría un candidato ex Concertación compitiendo por fuera. Yo le dije a Insulza que se lanzara. No quiso. Habría sido importante que hubiera competido.

-Usted dijo que si Frei no pasa a segunda vuelta, votará por Enríquez-Ominami.

-No. Lo que dije es que no voto por la derecha.

-¿Cree que en un eventual gobierno de Piñera aumentarían los conflictos sociales...?

-Aplicarían sus recetas: bajar impuestos, que el mercado resuelve las cosas. Con esas políticas hay sectores sociales que se ven desprotegidos y es natural que reclamen.

-¿Qué  le pasó a la Concertación?

- Fundamentalmente, una dirección política que está fallando. No es razonable el nivel de aprobación política de la Presidenta y su gobierno y que el candidato que va a continuar con esas políticas aparezca mal evaluado.

-¿Qué  consejo le daría a Frei?

-No. Es un hombre de una tremenda madurez y fortaleza. Y tiene una gran capacidad política. Enfrentó y resolvió muy bien momentos difíciles en su gobierno. ¿Cuántos Presidentes de la República son capaces de cerrar las minas de carbón y hablarle esa noche al país? Y se preocupó de que ese cierre no produjera los problemas previsibles.

-Y usted, ¿se guarda para 2014?

Riendo contesta:

-Lo que tenemos que hacer ahora es una renovación muy grande en la dirigencia política. Y para 2014 apoyar ese cambio. Ojalá Frei sea el puente que una esta generación con la próxima.

Lagos partió políticamente militando en el Partido Radical de Chile.

-Me retiré cuando entró al gobierno con Alessandri. Me pareció el colmo.

Y fui profesor, candidato a decano -y me derrotó Eugenio Velasco, con toda razón-.

Fui secretario general de la U. de Chile con Edgardo Boeninger de rector. Una vez, mirando los retratos de los académicos pasados, le dije: "¿No cree que la universidad ha decaído mucho con nosotros?".

-¿No le pasa ahora lo mismo viendo a los personajes del Senado...?

-Es otro Senado. Recuerdo haber ido a escuchar los debates.

-Como "Capitán Planeta", ¿descarta la energía nuclear?

-Chile no tiene por qué negarse a explorar todas las alternativas, incluida la nuclear.

-¿Estuvo de acuerdo con Boeninger respecto a que no es necesario reformar la Constitución, como propone Frei?

-La Constitución necesita algunas reformas. Desde luego, terminar con el sistema binominal que hará un tremendo daño a la democracia. Hace que en las parlamentarias lo normal sea el empate. Terminaremos con senadores y diputados designados.

-¿También está por inscripción automática y voto voluntario?

-Lo planteé cuando era Presidente. Ahora tengo dudas. ¿Por qué no vamos a inscripción automática y voto obligatorio?                     

"¡la suerte que tiene!"

Cuando Ricardo Lagos recuerda hoy a su madre, se esfuerza por disimular sus sentimientos. Ella se crió con el trauma balmacedista.

-Nació en 1896, cinco años después de muerto Balmaceda, pero en la casa se hablaba mucho de eso. Su padre perdió la pega y tenía un pequeño fundo que no daba para tantos hijos. Tuvieron que venirse a Santiago.

Por eso cuando recibí la banda presidencial me dijo: "Ricardito, cómo te metiste en esto. ¡¡Cómo vas a salir de aquí!!"

Pese a su aparente dureza, cuando escucha a Mozart o Bach, lo invade la ternura. Su madre -la señora Ema- era "concertista en piano" y él aún conserva su hermoso piano de 1800 y tantos. "Una reliquia". Abogado, economista con doctorado en la U. de Duke, académico, define la suya como "la infancia de un hijo de clase media que vive en Ñuñoa. Nací en Catedral, pero tengo recuerdos muy borrosos de entonces".

Su padre murió cuando él tenía ocho años.

"En los últimos tiempos estaba prácticamente postrado. Cuando yo tenía como tres años sufrió un ataque cerebral y quedó paralítico. El recuerdo que tengo de él es en cama".-Mi madre era estricta.

Cuando me sacaba malas notas, me decía: "Usted tiene casa, comida y ropa limpia. Lo único que tiene que hacer es estudiar.

Y después, responder en la vida, porque ¡mire la suerte que tiene!".

Del Manuel de Salas pasó al Instituto Nacional. "Era un alumno más o menos no más". Con 25 puntos en el Bachillerato entró a la Escuela de Derecho donde obtuvo casi puras coloradas.

Luego, siendo ayudante de Alberto Baltra, se le ocurrió estudiar economía en Estados Unidos.

"Con una beca que la OEA rechazó", comenta quien fuera Primer Mandatario, hoy  presidente del Club de Madrid que agrupa a más de 70 ex gobernantes, amén de Enviado Especial de la ONU para el cambio climático.

-¿Tiene más doctorados?

-Bueno -se ríe-, cuando uno es Presidente le dan muchos doctorados honoris causa.

Perdí la cuenta de cuántos tengo.

Fracasado su primer matrimonio en el que tuvo dos hijos -Ricardo y Ximena Lagos Weber- cuando se le pregunta en qué se le parece el ex vocero de Michelle Bachelet, responde en broma:

-Se me parece porque a mí me costó mucho aprender a bailar cueca.

Y recuerda una vez, siendo ministro de Educación, una gira con Aylwin.

La gente quiso que el Presidente bailara y él trató de que lo hiciera Lagos, que tampoco sabía.

El Intendente los sacó del apuro. "Y después le dije, cómo no sabe bailar cueca, Presidente, si usted fue senador por esta región. Y me contestó: 'Tiene razón, pero lo más bien que llegué a Presidente' ".

En su Fundación Democracia y Progreso llama la atención el alto de libros sobre el escritorio. En los muros, dos grabados de Matta.

Y el enorme óleo de Gracia Barrios en memoria del triunfo del NO, gesta en que Lagos fue gran protagonista. También hay un Bororo con Lagos en la cabecera de la mesa.

Y, en el primer piso, en vitrinas, sus incontables galardones.

Con fama de mal genio, cuenta que su tío Ernesto Escobar -que fue diputado el año 20- recordaba que su padre tenía un carácter tranquilo y ponderado. "Igual que tú, me decía. Claro que yo a veces me enojo" -lanza una carcajada.                            

La vida con luisa

En la vida de Lagos hay un capítulo novelesco. La historia de su matrimonio con Luisa Durán, que también tenía dos hijos: Alejandro y Hernán Edding. Se conocieron estando separados y se casaron.

-¿Cómo fue hacerse cargo de los dos niños suyos y los dos de ella?

-Luisa dijo "O somos los seis o no somos". Mis dos hijos estaban con su madre, pero después la jueza me dio la tutela a mí.

Eso tuvo que ver fundamentalmente porque la jueza pidió hablar con los niños. Ricardo tenía 10 años y la Ximenita 9. Nunca supe lo que le dijeron. Le pregunté a la jueza y  me dijo que no me lo podía revelar, que eso estaba en un expediente reservado.

Pero me dijo: "Pida la tuición. A lo mejor se la dan provisoriamente". Me la dieron mientras durara el juicio.-Al comienzo los míos iban los fines de semana a nuestra casa donde Luisa se encargó de que hubiera dormitorios para ellos, tal como para los suyos.

Se fueron acostumbrando más en la casa nuestra que en la otra y... Hubo algunas dificultades y los niños quisieron quedarse con nosotros. Ahí comenzó el juicio que nos favoreció.

-¿Cómo se las arreglaban?

-Aprendimos que la botella de Coca Cola se podía repartir en cuatro vasos exactamente iguales. Yo sabía hacer eso a ojos cerrados.

-Si se portaban mal los de ella, ¿los retaba?

-Claro. A todos por igual. Después del golpe, recibí una oferta como profesor visitante en Estados Unidos y los niños iban a escuela norteamericana. El primer día de clases Ricardo no entendió el sistema del colegio, no sabía ni decir yes.

Entonces, al comienzo, tuve que ir con él al colegio. Después nos vinimos a Buenos Aires y ahí nació la Panchita.

-Antes de que naciera la niña, se produjo un problema.

¿Cómo se va a llamar? "Si es mujer, Francisca", les dijimos.

"Pero, ¿qué apellido?", preguntaron. Lagos Durán les dijimos. Alejandro y Hernán dijeron: "Ah, no, tienen que ser Edding".Tuvimos que explicarles que ellos iban a ser Durán. La situación se puso complicada y Luisa encontró la solución.

"Tres se van a llamar Lagos, pero habrá tres que vienen de esta misma guatita", y resolvió el problema.A comienzos de los 90  compraron una parcela en Caleu, construyeron su casa, plantaron flores y frutales.

Y Caleu se convirtió en el sitio de descanso familiar preferido. Ahí tiene más de cien palmas chilenas. "Se demoran en crecer.

Esa es la diferencia que tenemos con Luisa. A ella le gustan las cosas que crecen rápido. Tenemos ocho nietos, ellos las van a disfrutar". 

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales