VIDA CIENCIA TECNOLOGÍA

Martes 9 de Diciembre de 2014

Experiencia en Chicago:
Los trabajos de verano ayudarían a reducir delincuencia juvenil

Estudio muestra que las acciones violentas efectuadas por adolescentes disminuyeron en 43% tras un programa municipal.  
Richard García Ofrecer trabajo de verano a jóvenes en riesgo social podría ser una forma barata y eficaz para disminuir la violencia juvenil. Así lo revela un estudio realizado por el Crime Lab de la Universidad de Chicago que publica la última edición de la revista Science.

Los resultados señalan que 25 horas de empleo con salario mínimo cada semana durante las vacaciones de verano permitieron disminuir la violencia entre los adolescentes de la ciudad estadounidense de Chicago en un 43% en el transcurso de 16 meses.

El estudio, realizado por la profesora de criminología Sara Heller, revela el efecto de los trabajos de verano en jóvenes que todavía están en la escuela, lo que muestra que las intervenciones estatales que atacan la delincuencia deben apuntar más a la prevención que a la remediación.

La investigadora estudió el caso de 1.634 estudiantes de octavo grado de barrios particularmente pobres que participaron en un programa de empleos de verano municipal llamado One Summer Plus. Este programa coloca a los jóvenes en puestos de trabajo sin fines de lucro y gubernamentales, como consejeros de campamento de verano, trabajadores en un jardín de la comunidad o asistentes de oficina para un concejal, y asigna un adulto mentor cada 10 estudiantes.

La mitad de los jóvenes en el programa también recibió capacitación socioemocional, que enseña a los jóvenes a comprender y manejar las emociones y el comportamiento que puedan interferir con el empleo.

Heller utilizó registros administrativos y de asistencia de Escuelas Públicas de Chicago, así como los registros de detención del Departamento de Policía de Chicago, para vigilar a los jóvenes durante 13 meses después de que terminó el programa.

Encontró que los estudiantes inscritos en el programa eran 43% menos propensos a ser arrestados por un crimen violento en comparación con sus compañeros que no se inscribieron en el programa.

El descenso de los delitos violentos se produjo en gran medida después del programa y persistió durante más de un año lo que revela que no se produjo solo porque los jóvenes estaban ocupados y no tenían oportunidad de cometer crímenes, dice Heller.

""Este tipo de intervención apunta especialmente a chicos con una experiencia delictiva débil, no aquellos que ya tienen el hábito internalizado", explica el sociólogo Raúl Zarzuri, investigador del Centro de Estudios Socioculturales (CES).

"Lo que hay es una experiencia piloto de niños escolarizados a los que se les inserta en un programa de verano de inserción laboral. Es como una extensión del colegio donde pueden acceder a cierto tipo de disciplina laboral. Pero no basta con eso. No suple los otros espacios como el colegio, donde se les deben entregar las herramientas y elementos para que los chicos se vayan insertando en la sociedad".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Participantes del programa dialogan con el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.
Participantes del programa dialogan con el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.
Foto:U. DE CHICAGO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales