VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 29 de Mayo de 2004

Restauración para el arte

Un oasis. En eso quiere transformar su dueño esta casona del Barrio Yungay que compró hace ocho años para albergar su fábrica de muebles. Hoy, con algunos muros menos, no acoge máquinas, pero sí lo que éstas producen, y además, una galería de arte.

Texto, Claudia Pérez Fuentes / Fotografías, Gonzalo López

Hace 20 años, un empresario japonés le mostró a un hombre de negocios chileno un plano de Santiago donde se marcaba el cuadrante comprendido por las calles Compañía, Moneda, Amunátegui y Estado. También se destacaba el poniente de la capital.

- Los japoneses pensaban invertir en este sector. Cuando le pregunté por qué, me respondió que el centro siempre va a ser el centro, que La Moneda no se iba mover de ahí y que el casco histórico de una ciudad nunca deja de ser lo más importante de ésta- , cuenta Jaime Almarza, dueño de la fábrica de muebles de época "Almarza".

La experiencia de que alguien proveniente de esas latitudes se interesara en esa zona, más el trabajo que realizó el año 2001 junto a su hijo Alfonso en la restauración del edificio de la empresa Gasco en la calle Santo Domingo, fueron los motivos que inspiraron en ambos la decisión de transformar una propiedad que habían adquirido en el Barrio Yungay, ocho años atrás.

- La compramos con la idea de instalar ahí la fábrica, pero no lo hicimos y quedó botada. Cuando vimos los resultados en Gasco, pensamos que esta casa tenía que ser la tienda que estábamos buscando en ese momento- , dice Alfonso Almarza.

Esto, pese a que, como explica Jaime, su hijo prefería instalarse en el sector oriente.

- Pero ahí no hubiéramos encontrado lo que necesitábamos, un recinto espacioso e iluminado.

La casona, de 120 años y 3 mil m2, con patio interior, corredores y amplios ventanales, cumplía con los requisitos, además de estar central y ser de fácil acceso. Se ubica en la calle Presidente Errázuriz, entre Maipú y Esperanza y perteneció a Eloísa Díaz, la primera mujer médico de Chile, y luego a la Orden Tercera de Los Dominicos, quienes la usaron como colegio.

- Estaba en pésimo estado. La restauración, para la que nos asesoramos con el arquitecto Hernán Rodríguez Villegas, fue un parto, ya que las soluciones tenían que estar de acuerdo con la naturaleza del inmueble- , comenta Alfonso.

Además de la tienda, los Almarza decidieron destinar un espacio ­que en un principio iba a ser usado para mostrar la colección de 200 sillas de época de la familia­, para crear una sala de arte.

- La galería no era parte del proyecto original, pero unos clientes, al ver la calidad espacial, lo sugirieron y nos entusiasmamos- , comenta Alfonso.

En este lugar, al igual que en el resto de la vivienda, se eliminaron algunas estructuras, como guardapolvos, muros divisorios y zócalos, para generar un recinto único. Aquí, la iluminación es lo que abunda, la que se potencia con el tono ocre pálido de los muros y el blanco del piso, del cielo y de los marcos de puertas y ventanales.

- Éstos son de pino Oregón, decidimos mantenerlos por su valor, y pintarlos, porque la idea es que el recinto esté al servicio del arte y que nada le robe el protagonismo a lo que se exhibe- , explican.

Manteniendo el estilo original de la construcción, todas las operaciones se orientaron a generar ambientes cálidos y limpios. Dentro de esta línea, optaron por usar vidrios amarillos en puertas y ventanas, y repetir esa tonalidad en la lámpara de la entrada.

- Preferimos este color para hacer más cálida la luz sur que llega al acceso. En un principio quise eliminar las baldosas existentes, porque las encuentro lúgubres. Alfonso me convenció de no hacerlo porque son las originales y ya no existen- , comenta Jaime.

Los Almarza llevan cuatro años de trabajo en esta casona y reconocen que aún tienen tareas pendientes, como el rescate total del patio interior. Buscan así, "transformar el lugar en un oasis dentro del sector".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
1- El patio interior de la vivienda se encuentra rodeado por corredores con pilares de pino Oregón.
1- El patio interior de la vivienda se encuentra rodeado por corredores con pilares de pino Oregón.
Foto:Gonzalo López


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales