PROPIEDADES CUERPO F

Domingo 13 de Marzo de 2005

Virginia Opazo y Salvador Sanfuentes, los coquetos

Es un paseo lleno de detalles y evocaciones. En un momento, pareciera que el caminante estuviera en Londres. En otros, en una cueva misteriosa.

Estas calles tienen su química. Hacia el sur de la Alameda y el poniente de calle República, están Salvador Sanfuentes y Virginia Opazo.

En pleno Barrio Universitario.

La unión entre ambas tiene su gracia. Justo donde se juntan hay dos notables edificios de departamentos de cuatro pisos cada uno, en ambos lados de la calle, diseñados por el arquitecto Ricardo Larraín Bravo en el año 1925.

Uno de ellos está abandonado, y el otro es ocupado por Prodemu. Sin embargo, ambos, forman una admirable puerta de acceso al pasaje Virgina Opazo. Las dos grandes construcciones siguen con la tónica del barrio, y presentan un estilo bastante ecléctico en sus fachadas, aunque sobresalen elementos propios del renacimiento italiano.

Virginia Opazo es increíblemente hermosa, casi bucólica. Vale la pena conocerla. De cierta forma evoca algunas calles residenciales de Londres, cerca de Regents Park o en Hampstead.

Sus treinta y una casas pareadas, de dos pisos con patios interiores; pequeños antejardines con rejas de fierro; su intenso color blanco; sus ventanas simples y sin recargo; sus balcones y sus mamparas de acceso le dan a este conjunto un toque Neo Georgian. Algo muy extraño en su arquitecto, Luciano Kulczewski, quien siempre exploró otros rumbos.

Este conjunto se caracteriza por el islote de casas existente en su centro, el cual genera una sensación urbana única. Estas viviendas aparecen y desaparecen de la vista según se avanza. Realmente imperdible.

Pero Salvador Sanfuentes también tiene lo suyo. Por ejemplo, el cité ubicado en Salvador Sanfuentes 2350. Éste es un caso particular de cité porque tiene casas sólo al lado derecho. En el otro hay un muro medianero, por lo que parece más amplio de lo que es. Además, esta conformado por un edificio de tres pisos en todo su perímetro, tanto en su interior como en su exterior.

Es entretenido fijarse en su arquitectura, ecléctica y con exuberantes motivos decorativos, que van desde el estilo gótico al tudor.

El acceso al conjunto está formado por un arco que se sustenta en dos macizas columnas. Parece como si uno estuviera ingresando a una cueva, después de la cual se llega a un hermoso y particular pasaje. ¿Su arquitecto? Ricardo Larraín Bravo. Nada menos.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El cité de Salvador Sanfuentes 2350 es una mezcla de estilos.
El cité de Salvador Sanfuentes 2350 es una mezcla de estilos.
Foto:Gustavo Ortiz
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales