INTERNACIONAL

Miércoles 16 de Junio de 2010

 
Críticas y aplausos para la boda real sueca que esperan iguale a la de Lady Di

 El sábado se casa la última heredera soltera de Europa, la princesa Victoria de Suecia (32). El novio es su ex preparador físico, Daniel Westling (35).

La fastuosidad de las fiestas ha acentuado el sentimiento antimonárquico de ciertos sectores que calificada la boda de demasiado cara, excesivamente vistosa y arcaica.

"Nos caen bien", reconoce Mona Abou-Jeib Broshammar, quien lidera la Asociación Republicana de Suecia, al referirse a la familia real. "No hacen daño a nadie", añade. El problema, subraya, es "que heredan el poder".

Pero otros sectores de la opinión pública están encantados, y muchos ven la ceremonia como equivalente a lo que fue el matrimonio de Carlos y Diana de Gales.

Antes de llegar al altar, la pareja sueca tuvo que sortear las reticencias de los monárquicos, quienes no veían con buenos ojos al novio plebeyo.

Por eso, tras el anuncio oficial del compromiso, el futuro príncipe consorte tuvo que abandonar su cadena de gimnasios y someterse a un intenso aprendizaje básico sobre protocolo, historia sueca y relaciones internacionales.

Su apariencia física también ha variado, ya no es la del deportista despreocupado, sino que ahora luce como un ejecutivo que ya no abandona el traje y la corbata.

La mayoría de los medios de comunicación informan profusamente de los detalles de la boda. Aunque los más importantes todavía son un misterio.

Ayer, sin embargo, se conoció uno de los secretos mejor guardados por la novia: su vestido tendrá una cola de 9 metros de largo y está firmado por el diseñador de Estocolmo Par Engsheden, el favorito de la princesa.

También se mostró a Salvador, un caballo blanco que será uno de los que tirarán la carroza con la que Victoria y Daniel se pasearán por el centro de Estocolmo y saludarán al millón de curiosos que se espera repleten las calles.

El menú para más de 500 selectos invitados estará a cargo del cocinero estrella de Estocolmo, Stefano Catenacci, quien sólo prepara comidas en su restaurante Opernkeller, pero que en esta ocasión tan especial se trasladará hasta el castillo real.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>La lista de invitados</b> es secreta, pero se sabe al menos que van la reina Sofía con sus tres hijos y el grupo Roxette, favorito de la novia.
La lista de invitados es secreta, pero se sabe al menos que van la reina Sofía con sus tres hijos y el grupo Roxette, favorito de la novia.
Foto:ASSOCIATED PRESS
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales