EL SÁBADO

Sábado 18 de Diciembre de 2004

Pablo Simonetti


Por Rodrigo Pinto

Desde mediados del año pasado, a partir de la columna que escribe para el diario electrónico El Mostrador, Simonetti inició una franca y firme defensa de los derechos de las minorías. Específicamente, de las minorías sexuales. Hasta entonces, era un representante más de una nueva generación de escritores. Había ganado dos concursos de cuentos de la revista Paula, había publicado un volumen de relatos que tuvo una crítica razonable y alguna venta, y hasta ahí llegaba su figura pública.

Pero en 2003 la agenda noticiosa marcó un giro. El caso Spiniak llevó a confundir, en muchos casos, la pedofilia con la homosexualidad. La campaña posterior en contra del juez Calvo terminó de demostrar que la intolerancia era la nota dominante. Simonetti sintió que, desde su privilegiada posición como miembro de una élite social y económica, no podía seguir en silencio. Y abogó por abrir las ventanas, dejar entrar el aire a la casa y luchar para terminar con la discriminación.

Ese impulso lo llevó a asumir públicamente su orientación sexual en una entrevista con El Sábado en mayo de este año. Sus argumentos son claros y precisos: las personas tienen el derecho de llevar adelante una vida gay en sociedad, sana y en paz. La discriminación en este plano no se justifica, porque la orientación sexual no es ni más ni menos relevante, en la inmensa mayoría de las interacciones sociales, en el caso de un homosexual asumido como tal que en el de un heterosexual.

Hace poco Simonetti publicó su primera novela, Madre que estás en los cielos, que incorpora vivencias autobiográficas en la construcción de la ficción. Su madre, como la protagonista del libro, murió de cáncer. Uno de sus hijos es homosexual, y saberlo fue para ella un tremendo desgarro. La aparición del libro, muy bien recibida por los lectores, significó también su consolidación como novelista. Un nuevo paso adelante en el perfil público de un escritor que se atreve a nombrar las cosas por su nombre y a desafiar el sentido común de la sociedad.

Sillón: E+B Diseño, Américo Vespucio Norte 1128.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:Carla Pinilla
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales