NACIONAL

Lunes 10 de Diciembre de 2007

Monumento al jinete y su corcel se inaugura este viernes en Viña del Mar:
Asistente de capitán Larraguibel recuerda marca de caballo 'Huaso'

A sus 83 años, Julio González rememora emocionado la hazaña ecuestre de 1949.

AUDÉNICO BARRÍA

A casi 59 años de que el capitán Alberto Larraguibel rompiera el récord mundial de salto alto con su caballo "Huaso", aún imbatible, su asistente, Julio González Ibacache, de 83 años y suboficial (r) del Ejército, rememora con emoción ese día de gloria.

El hombre recuerda que el 5 de febrero de 1949, el Jardín de Saltos del Regimiento Coraceros de Viña del Mar estaba repleto. Se disputaba el Concurso Hípico Internacional, y asistía el entonces Presidente de la República, Gabriel González Videla. En el primer intento, "Huaso" rehusó saltar, y en el segundo botó las varas con las patas traseras.

"En el tercer intento, que era el último, yo cerré los ojos y esperé que la gente gritara. Como no escuché, pensé que había fracasado otra vez, pero entonces vino el estruendo. Había saltado sobre las varas, a 2,7 metros del suelo, batiendo el récord mundial", cuenta González.

Por ello, el próximo viernes será inaugurado en el Parque Costero de Viña del Mar el monumento al capitán Alberto Larraguibel y su caballo "Huaso", para inmortalizar la hazaña que lograron y que aún no se supera.

El asistente recuerda como si fuera hoy cuando conoció a Larraguibel. Cuenta que ingresó en 1948 a la Escuela de Caballería del Ejército, en Quillota, donde luego debió ponerse a las órdenes del capitán y mantener bajo su cuidado a 9 caballos, entre ellos al recordado "Huaso".

Al oficial lo describe como un hombre de contextura delgada, afectivo y de trato amable.

Alberto Larraguibel Morales era oriundo de Angol. Murió con el grado de coronel, víctima de un cáncer pulmonar, el 12 de abril de 1995, a los 75 años.

"Huaso", según recuerda González, era un caballo fina sangre color mulato claro con una estrella blanca en la frente.

El animal nació en el haras "La Mañana" bajo el nombre de "Faithfull" y que tras fracasar en las carreras del Hipódromo Chile fue comprado por el Ejército para ser adiestrado.

"Huaso era un caballo sólo para saltos altos, ya que si le ponían un obstáculo chico no lo saltaba, él atropellaba y dejaba la embarrada", cuenta González.

Larraguibel y su asistente recorrieron juntos varias ciudades haciendo presentaciones, hasta que el destino los separó.

"Huaso" murió a los 30 años, en 1961. González estaba apostado en el túnel La Calavera, camino a Llay Llay, cuidando la línea férrea debido a una huelga. Había ascendido a cabo, y ya no estaba en las caballerizas.

El corcel está enterrado en la Escuela de Caballería, donde tiene su propio monumento.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
González muestra sonriente una revista que ilustra el récord mundial que nadie ha superado.
González muestra sonriente una revista que ilustra el récord mundial que nadie ha superado.
Foto:NELSON OLMOS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales