ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Lunes 20 de Septiembre de 2010

Hace dos semanas, Ignacio asumió la presidencia de la Democracia Cristiana
Políticos y empresarios: las dos vetas de los hermanos Walker

Su padre fue uno de los grandes empresarios que ha tenido la Región de Aysén. Pero los negocios familiares se acabaron y hoy son sólo dueños de un campo que compraron con pueblo incluido.  
María José Gutiérrez De los nueve hermanos Walker Prieto, tres son políticos y los otros seis se dedican a los negocios. Pesó más la sangre paterna.

Y es que Ignacio Walker Concha, el padre, fue un conocido empresario-aunque abogado de profesión-, especialmente en la región de Aysén, donde Patricio es senador.

Por el lado materno, Ignacio, Patricio y Matías heredaron el interés por el servicio público, pues su madre, Isabel "Sally" Prieto, fue la primera regidora Demócrata Cristiana de Pirque.

Políticos o no -y a pesar de que tres de ellos votaron por Sebastián Piñera- todos los hermanos festejaron el triunfo del mayor de la familia en la presidencia de la DC.

Porque los Walker Prieto son una familia unida, que hoy suma más de 50 integrantes, considerando a los hijos de los nueve. Veranean en masa en Cachagua, y en febrero vuelan hasta Puerto Sánchez, donde tienen un campo de unas mil hectáreas a orillas del Lago General Carrera que compraron -con pueblo incluido- en 1992 (ver recuadro).

Negocios familiares

Aunque no les gusta hablar de sus negocios, los Walker jugaron un papel muy activo en el desarrollo industrial de la XI Región.

Su primera incursión fue en los 70, cuando el patriarca descubrió la mina de zinc y oro El Toqui y compró varios campos aledaños para "protegerla" y mantener a los mineros. En esa mina, los Walker Prieto tenían que trabajar un mes en el verano, porque su padre les decía que las vacaciones tenían que ganárselas. "Ellos trabajaban a la par con nosotros", cuenta Juan Aguilar, minero de El Toqui en ese entonces.

Ya más grandes, Pedro, Tomás, Juan y Francisco se dedicaron a gestionar la mina. Sin embargo, tras la crisis internacional del precio del zinc, El Toqui fue vendida en 1986 a Lac Minerals, luego a Barrick Gold y hoy es propiedad de Breakwater Resourced Limited.

Con esa plata -sumada a la venta de la casa familiar que tenían en La Dehesa- hicieron caja y crearon la sociedad Proyectos de Aysén (PDA).

A través de ella, los Walker Prieto participaron en los rubros forestal, con Maderas Aysén; minero, con Calaysén; ganadero, con Fogama; y de transporte marítimo, con Mar del Sur.

PDA todavía existe, aunque sin actividad económica, a través de ella sólo son dueños del campo Sánchez, en el cual tienen 300 cabezas de ganado.

Los Walker hoy

Francisco, arquitecto y socio de Banmerchant Inmobiliaria, es el administrador del fundo en Puerto Sánchez. Recién casado se mudó a Coyhaique por 11 años, época en la que además desarrolló pequeños proyectos turísticos, como Lanchas Patagonia, que consistía en tours de seis días por los canales, en los que su mujer se hacía cargo de la comida de la tripulación. Esa misma lancha le sirvió después como oficina flotante cuando crearon y desarrollaron el polémico proyecto de aluminios Alumysa, que fue vendido a la canadiense Noranda y que finalmente nunca se llevó a cabo.

Pedro y Juan siguen trabajando juntos en la zona. Son socios de EnerAysén, para desarrollar centrales hidroeléctricas de pasada. El primero es el más alternativo de los Walker y ha estado detrás de la exportación de locos a Japón y conchas de almeja a Nueva York, mientras que el segundo es economista y se dedica en un 100% a la creación de proyectos de energías renovables.

Heredaron de su padre la vocación por armar negocios en sectores inexplorados. Porque Ignacio padre "veía el desierto sembrado y con riego", comenta un cercano.

Antonio, en tanto, es más pragmático. Vive en Curicó y se dedica a los negocios agrícolas a través de Wapri, empresa dueña de cuatro campos, que nació con las platas de la venta de El Toqui. Hace ocho años, Wapri fue vendida y él fue el único de los hermanos que se quedó en la agropecuaria, en sociedad con Ramón Achurra, Miguel Vial y Francisco Letelier, y recientemente se incorporó David Del Curto a través de la familia Solari. Antonio además es presidente de Fedefruta.

Tomás es abogado y trabaja en el estudio Walker & Valdivia, fundado por su abuelo Horacio Walker Larraín. Además desarrolla proyectos inmobiliarios.

Tere -llamada en realidad María Isabel-es educadora diferencial y ha trabajado en diversas fundaciones. Estuvo a cargo del quiosco del Saint George's College durante dos años.

Los hermanos suelen juntarse en la casa de Francisco o la Tere. Su gran sueño es desarrollar Aysén en el agroturismo. Quizás a través de un lodge de pesca.

TRES de los nueve hermanos votaron por Sebastián Piñera.

 Los tres hermanos parlamentariosMientras Pedro, Francisco, Juan, Antonio y Tomás incursionaban en los negocios familiares, a Ignacio, Patricio y Matías les picaba el bichito por el servicio público, siguiendo a su madre, y su abuelo (Horacio Walker, canciller y primer presidente de la DC) y bisabuelo (Joaquín Walker, senador y embajador).

Los tres estudiaron derecho, y el primero en ingresar a la militancia de la DC fue Ignacio, el mayor de los nueve hermanos. Según cuentan cercanos, fue él quien contagió a Patricio (el octavo), quien es su ahijado de bautismo. Matías, en tanto, es diputado por Coquimbo.

A la veta política acaba de sumarse Joaquín Walker Martínez, hijo de Francisco, quien asumió este año la presidencia de la FEUC, en la lista opositora al gremialismo.

En el ámbito empresarial, Ignacio, Patricio y Matías participan desde hace 10 años en Inversiones Walker & Cía., con el 11% de propiedad cada uno, según consta en su declaración de intereses.

Dueños de un campo que tiene un pueblo incluidoDurante el gobierno de Patricio Aylwin, Corfo licitó el terreno donde había funcionado un yacimiento minero que ya no era rentable. Calaysén S.A., de la familia Walker, fue la única postulante, y por unos $125 millones, cuentan, se adjudicó la zona.

Pero los terrenos incluían un pueblo con una escuela (donde hoy estudian cinco alumnos), una posta con un paramédico y varias familias. Puerto Sánchez pasó entonces a manos privadas y quedó excluida de todos los beneficios fiscales.

Los Walker intentaron durante años devolver el pueblo. Pero recién en febrero de 2006, las seis hectáreas que lo conformaban pasaron a ser parte de la Municipalidad de Río Ibáñez. "Se llevan súper bien con la gente del pueblo. No existe un conflicto, porque el gran error de haber vendido el pueblo fue del Estado", cuenta Emilio Alarcón, alcalde de la zona.

Recién en febrero de 2006, las seis hectáreas que conformaban el pueblo pasaron a ser parte de la Municipalidad de Río Ibáñez.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>En el Congreso.</b> Ignacio (primero a la izquierda) es senador por la V Región y presidente de la DC; Patricio (al medio) es senador por Aysén, y Matías, diputado por Coquimbo. Nunca han sido empresarios, cuentan sus cercanos.
En el Congreso. Ignacio (primero a la izquierda) es senador por la V Región y presidente de la DC; Patricio (al medio) es senador por Aysén, y Matías, diputado por Coquimbo. Nunca han sido empresarios, cuentan sus cercanos.
Foto:EL MERCURIO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales