NACIONAL

Lunes 2 de Octubre de 2006

Población San Ricardo de La Pintana:
Pelea de mujeres termina con una inocente muerta y 2 casas dañadas

La riña involucró a dos familias que se lanzaron piedras, balas y perdigones.

HERNÁN ÁVALOS

Las rencillas por convivencia entre dos mujeres y sus familias, quienes viven en casas pareadas de la población San Ricardo, las fiestas que organizaron por separado la noche del sábado, el consumo de alcohol y la intolerancia fueron las condiciones que originaron una gresca que empezó a golpes y terminó con disparos fatales.

Fue necesario la concurrencia de un piquete de fuerzas especiales de Carabineros para restablecer el orden, aunque las amenazas cruzadas entre los protagonistas sugieren nuevos actos vengativos, hasta que una de las familias abandone el barrio.

Tan inestable era la situación aún 12 horas después de ocurrida la balacera que la fiscal Claudia Castro ordenó a Carabineros disponer de vigilancia especial por 48 horas, mientras interroga a una veintena de sospechosos.

Los vecinos sindican a Guadalupe Rosas, comerciante, dueña de un pequeño almacén, y a su vecina Jacqueline Guerrero, quien vive en la casa contigua, como las causantes de la reyerta. "Todos los habitantes de la cuadra queremos que esta mujer se vaya de aquí, porque ella es la que arma líos", gritó agresiva una mujer refiriéndose a la señora Rosas, madre de dos hijos menores de edad.

El escándalo comenzó en la medianoche, cuando una familia celebraba un cumpleaños y la otra un santo. Una delgada malla de kiwi separaba los dos escenarios donde los asistentes bebían y se divertían. Pero ya avanzada la velada, bailar con dos ritmos distintos resulta incómodo. Y las exigencias para bajar el volumen de la música fue el detonante para irse a las manos.

Luego, uno de los grupos que aparecía perdedor ingresó en tropel a la casa de Jacqueline Guerrero ubicada en John Kennedy 12836 y destruyó el estéreo, el televisor, la vajilla y cuanto encontró a su paso. En la trifulca, alguien sacó un arma de fuego corta y disparó al bulto, causando la muerte en el mismo lugar a María Angélica Guerrero, hermana de la dueña de casa.

Los disparos hicieron intervenir a otro actor aún desconocido, quien utilizó una escopeta e hirió con perdigones en ambas piernas al vecino Esteban Valenzuela Burboa. Este fue llevado al hospital Sótero del Río donde quedó internado grave.

Los disparos y sus consecuencias parecieron traer la paz, pero a las 9 de la mañana, una veintena de desconocidos armados de palos y piedras, llegó hasta la casa de Guadalupe Rosas, tratando de linchar a uno de los miembros de su familia, la que responsabilizan por el homicidio. Como no lo encontraron, rompieron las ventanas, los electrodomésticos y arrancaron de cuajo la reja exterior de la propiedad.

TESTIGO

LA FISCAL Claudia Castro otorgó protección a una testigo ocular de los disparos fatales.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Una veintena de desconocidos que llegaron en dos camionetas apedrearon la vivienda ubicada en John Kennedy 12832 .
Una veintena de desconocidos que llegaron en dos camionetas apedrearon la vivienda ubicada en John Kennedy 12832 .
Foto:RAÚL MALDONADO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales