EDUCACIÓN

Lunes 17 de Diciembre de 2007

Si hay algo que me aterra es que los jóvenes se lateen leyendo un libro mío

Textos simples y entretenidos son, para el escritor José Luis Rosasco, la clave para que los niños y adolescentes empiecen a desarrollar el hábito de la lectura.

MANUEL FERNÁNDEZ BOLVARÁN

No confía en los computadores, cree que muchos jóvenes se visten como "esperpentos" y sus libros insisten, una y otra vez, en hablar de adolescentes de hace medio siglo, que jugaban a las bolitas y a la troya.

Y, sin embargo, las obras de José Luis Rosasco siguen teniendo cabida entre los escolares: "Dónde estás, Constanza" (1980) va en su 24ª edición y "Francisca, yo te amo" (1988) ya cuenta con 29.

¿La razón del éxito? "Son libros escritos con sencillez, sin ninguna proeza estructural. Un escritor es una persona que cuenta historias, ojalá de manera lineal, sin poner obstáculos al lector", explica.

En su último trabajo, Rosasco repite la fórmula. De hecho, "Lucía, así nacen los recuerdos" (2007) funciona como la precuela de "Dónde estás, Constanza".

"De algún modo he estado haciendo siempre la misma novela. Es el mismo universo, unas veces en el barrio, otras en el colegio, otras en el veraneo", reconoce.

-¿Por qué seguir hablándoles a los jóvenes de hoy sobre los de hace medio siglo?

"No he sentido ni vislumbro la posibilidad de hablar de los muchachos del notebook. Es que los elementos que trato, como el amor y el humor, son constantes en todas las épocas. Los cambios propios de la juventud siempre han sido acogidos con esa mezcla de esplendor, intensidad y timidez. Uno ve a sus hijos y nietos cuando empiezan a fijarse en las niñas y, en el fondo de su corazón, está lo mismo que vivimos nosotros y lo mismo que se vive desde la Grecia de Pericles".

-Pero en el escenario actual, el enfoque puede sonar un poco inocente...

"Es posible. Pero si te fijas, en 'Dónde estás, Constanza' la pareja se escapa a pasar una noche en una casa abandonada en La Reina. ¡Una escapada de una parejita de 13 años! Hay cosas que no cambian".

-¿Qué debe considerar el profesor al elegir un libro para que lean sus alumnos?

"Lo fundamental es el recreo, no la lección. El profesor debe tantear entre lo que ve que a los niños les gusta, incluyendo el cómic. Que haya amenidad, emoción y aventura. Lo cargante de la fábula es, justamente, la moraleja, la lección. Personalmente, si hay algo que me aterra es que los jóvenes de colegios se lateen leyendo un libro mío".

-O sea, libros entretenidos.

"Y simples. Este criterio lo enfatizaba Gabriela Mistral. Decía que no hay que fijarse mucho en la calidad de lo que el niño lee, ni siquiera si está bien o mal escrito. Lo importante, afirmaba, es la creación del hábito. Con el hábito, el niño va a recorrer el camino hacia obras de mayor jerarquía".

-Es lo que han logrado fenómenos como Harry Potter.

"No me sentí atraído por Harry Potter, pero es fantástico que exista. Todo lo que lleve al niño a leer es bueno. Lo importante es desenchufarlos de la televisión, que ha desarrollado una labor de tontificación muy eficaz con su fraseología de débiles mentales. La tontificación es masiva y los que podemos salvar a nuestros hijos tenemos que hacerlo, y hacerlo ya".

LUCÍA, ASÍ NACEN LOS RECUERDOS
José Luis Rosasco.
El mundo de Álex y el Nene Cristal cambia cuando al barrio llega una nueva vecina.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:JUAN ERNESTO JAEGER


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales