REPORTAJES

Domingo 8 de Marzo de 2009

El escritor Miguel Serrano murió la semana pasada producto de un derrame cerebral:
Los tesoros que deja en Chile el último ideólogo del nazismo

Una acuarela pintada por Adolf Hitler, un libro con una dedicatoria escrita por Hermann Hesse y la llamada "gema gnóstica" del psicólogo suizo Carl Jung son parte del patrimonio del controvertido fundador del llamado "hitlerismo esotérico". Su esposa pretende montar un museo.

ANDREA SIERRA

Es lunes y muchos de quienes asisten al funeral del escritor Miguel Serrano en el Cementerio General, no entienden por qué el cortejo fúnebre se detiene por algunos segundos frente a una cripta que no es la suya.

Entre los asistentes, Pilar Jorquera, impecablemente vestida de blanco le pregunta a su marido, Carlos Cardoen, si sabe algo, pero las dudas persisten entre el centenar de personas que está allí para despedir al último ideólogo chileno del nazismo, fallecido a los 91 años el domingo pasado.

Se trata de la tumba de una mujer.

Aunque su nombre era Irene, Serrano la bautizó Allouine y fue la única -decía él- a quien realmente amó. La conoció cuando era un veinteañero y ya estaba casado con Rosario Duarte, su primera esposa. En ese entonces Allouine agonizaba en un hospital para tuberculosos, donde murió. Fue enterrada en el Cementerio General y Serrano nunca la olvidó. Ni siquiera cuando tuvo un romance con Indira Gandhi.

"Ella (Gandhi) era una mujer para un amor eterno, no para una pasión carnal, no para el amor que se corrompe y pasa. Amor, no Liebe. Y ese Amor yo no se lo podía dar, ya lo había dado...", señaló Serrano en 1998 al recordar a su amada.

"Ahora está con Irene", comenta en el cementerio un hombre vestido con camisa parda, a la usanza de los miembros del ejército de Hitler en la Segunda Guerra Mundial.

El hombre forma parte de un grupo ocultista del sur de Chile que venera a Serrano como si fuera un profeta. "Heil Hitler", "Heil Miguel Serrano", grita su líder con la mano en alto durante el funeral del escritor y los demás lo siguen.

Entre la multitud también hay un hombre mayor que camina afirmado en un bastón. Es Hugo Roggendorf, ex miembro del ejército alemán de Hitler, quien viajó desde Concepción para darle el último adiós a su amigo.

La desconocida joya gnóstica de Jung y la acuarela de Hitler

10 de septiembre de 2005. En la cima del cerro Santa Lucía, un reducido grupo -de no más de 20 personas- celebra el cumpleaños número 88 de Miguel Serrano.

En su última aparición pública -sólo conocida por su círculo cercano y que recién ahora sale a la luz pública-, el escritor y diplomático chileno, que fue amigo de Hermann Hesse, Carl Jung, Nehru, el Dalai Lama e Indira Gandhi, viste una chaqueta de cuero nazi que data de 1940 y esvásticas hitlerianas originales.

Aunque sus seguidores lo coronan con laureles, desde entonces la salud del precursor del "hitlerismo esotérico" comienza a decaer. Quizás por eso la necesidad del escritor de hablar sobre algo que siente muy cerca: la muerte. "Conversamos el tema patrimonial. Él decía que no iba a permitir que su patrimonio se separara, pues se sentía depositario de un tesoro que debía preservar", comenta un cercano al escritor.

Y es que Serrano mantenía bajo estricto secreto una suma de objetos de fuerte valor histórico. Entre ellos, una acuarela original pintada por Adolf Hitler que data de los tiempos en que el Führer vivía en Viena, precisamente de la venta de sus pinturas. Pero también tenía muy bien guardada la llamada "gema gnóstica", el tesoro más preciado del psicólogo y psiquiatra suizo Carl Gustav Jung.

El fundador de la psicología analítica siempre llevaba en su mano izquierda un anillo de color ámbar, que muestra un ser alado con un arco. Muy pocos saben que la joya fue regalada a Miguel Serrano.

El poeta conservaba asimismo largas cartas de Jung, que explican desde su concepción psicológica hasta su visión del nacionalsocialismo como movimiento esotérico, y constituyen una verdadera joya para los estudiosos de Chile y el mundo.

A esto se suma el libro "Las metamorfosis de Piktor", enviado por Hermann Hesse a Serrano desde su casa en Montagnola el 1 de marzo de 1959. En alemán, el autor de "El Lobo Estepario" y "Demian" se lo dedica a Serrano con un "Dem Gast aus Chile und Indien" (Para el huésped de Chile y de la India).

El chileno conoció a Hesse porque decidió ir a buscarlo. "Llegué a su casa en Montagnola, en 1953, como un peregrino, con una mochila en la espalda y un libro en la mano... Buscando su casa. No recibía a nadie y en la puerta había un letrero que decía: 'Cuando el hombre ha llegado a viejo, quiere estar solo; pasa, viajero, frente a esta casa como si aquí no hubiera nadie y se hubiera muerto; sigue tu camino'. La empleada suya, que había viajado por casualidad conmigo en el bus, me ayudó para que me recibiera", recordó el escritor en una entrevista hace una década.

Desde entonces, los contactos entre ambos serían frecuentes.

Quienes conocieron de cerca a Serrano se apuran en aclarar que el patrimonio histórico que el escritor conservaba en su casa contiene otras joyas desconocidas. Entre ellas, algún regalo de Indira Gandhi.

Ahora, es su segunda esposa, María Isabel Pérez Quintela (43 años), quien conserva todos los bienes que dejó el controvertido escritor. Aunque tuvo tres hijos con su primera mujer, es ella -dicen los cercanos- quien debería convertirse en su albacea, pues no sólo fue su secretaria personal por más de 20 años, sino que, además, antes de llegar a Chile desde Galicia, formaba parte de un grupo serranista en España.

Al ser contactada por "El Mercurio", "Sabela", como se hace llamar, declinó hacer comentarios. Sin embargo, reconoció que uno de sus planes actualmente es convertir en un museo el legado del desaparecido escritor.

Adolf Hitler y el nazismo:

"Cuando Hitler hablaba, no hablaba él, sino un espíritu superior. Entonces cuando ese personaje desaparece, surge una religión. El nacionalsocialismo, en definitiva, es un movimiento religioso que consiste en recrear el hombre dios".

"(El nazismo) es el único sistema mundial que destruyó el interés del dinero y del capital. Hitler decía: 'Si te presto un ropero, no me devuelves un ropero y medio, pero si un banco te presta cien marcos, te pide 50 más, porque de eso vive el usurero'. En Alemania destruyó el interés y el capitalismo. (...) En ese caso, todo hombre honrado es nazi. Los nazis que todavía están por ahí. Y por eso se trata de poner una ley que los liquide (para meterlos a la cárcel), pues los que hoy detentan el poder están muertos de susto".

Douglas Tompkins:

"Tompkins no ha integrado a nadie, está echando a los colonos, ni siquiera ha permitido abrir caminos, ni deja pasar por su zona a los chilenos. No ha colonizado nada, sino que ha comprado solamente sobre la base del dinero y de la coima".

Pablo Neruda:

"Dentro de algún tiempo, nadie se acordará ni de quién es Neruda y su poesía. La televisión y la propaganda mundial lo han construido. Y pasará igual que con todas las cosas. ¿Centenario de Neruda? ¿Y qué hay con ello? ¿Usted cree que alguien leerá ese libro gigante de Neruda que van a lanzar ahora? Las cosas en Chile están muy mal. La intelectualidad y la espiritualidad están pésimas".

Augusto Pinochet:

"En Londres, ¿cómo pudo permitir que lo tomaran preso? Debió pescar la pistola y pegarse un balazo al otro día. No se hizo responsable por toda su gente, ni por su propio destino".

Congreso nazi en Chile:

"El congreso es un chiste y a Alexis López no lo conoce nadie. Este tipo está loco, quién le va a creer. El error es que se le ha dado figuración pública, se le ha transformado en un héroe sin serlo. Ni siquiera los jóvenes que son estudiosos del nazismo y comparten esa ideología le creen".

Indira Gandhi:

"Ella era una mujer para un amor eterno, no para una pasión carnal, no para el amor que se corrompe y pasa. Amor, no Liebe. Y ese Amor yo no se lo podía dar, ya lo había dado...".

Fealdad y belleza:

"En el mundo y en Chile es congénito el culto a lo feo. Las Naciones Unidas se mueven por Somalia. Aquí se hace la Teletón por los minusválidos. Y ¿quién protege a los mejores? Ellos lo necesitan. ¿No requiere protección Gert Weil, que costea personalmente sus competencias?, ¿no la necesitan también los mejores estudiantes universitarios?".

Su familia:

"Tengo tres hijos, no sé de qué edades. Jamás fui proselitista con ellos. Tengo mucho respeto por la persona. Carmen, por ejemplo, estuvo en la Vicaría de la Solidaridad. (...) A estas alturas, a los que siento verdaderamente mis hijos son los que piensan como yo, los hijos del espíritu. Ahí sí que me siento profundamente responsable. Estoy dispuesto a hacer cualquier sacrificio por ellos. Dar la vida si es necesario. ...(con los hijos biológicos) tengo poca relación. Hacen su vida y no voy a intervenir".

Sus nietos:

"Casi no los conozco. No sé cuántos son. (...) Adolf Hitler es un sabio, no se casó".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales