INTERNACIONAL

Sábado 13 de Diciembre de 2003

Fox no juega bien todas sus cartas

Tras tres años de gobierno, ha permitido que los peores personajes del pasado autoritario y corrupto del país comiencen a resurgir con renovados bríos.

ANDRÉS OPPENHEIMER

MIAMI.- Estamos en la época del año de las evaluaciones. De manera que, al cumplirse hace poco el tercer aniversario del mandato del Presidente mexicano, Vicente Fox, le pedí a varios ex altos funcionarios de EE.UU. que evaluaran su gestión, en una escala del 1 al 10.

Días atrás, una encuesta del diario "Reforma", entre 1.500 mexicanos, le dio a Fox una calificación de 6,5 puntos, uno menos de los que recibió cuando asumió el poder en 2000, tras siete décadas de gobiernos del PRI.

Entre los líderes de opinión mexicanos, sin embargo, el gobernante está recibiendo juicios mucho más severos. Un sondeo reciente entre periodistas, académicos, políticos y empresarios, realizado por Zogby Internacional, muestra que tiene apenas un 38% de aprobación en ese sector.

En efecto, la economía ha crecido un anémico 1,5% este año, las tasas de pobreza se hubieran disparado de no ser por las remesas de dinero de los mexicanos en Estados Unidos, que llegaron a un récord de US$ 14 mil millones, y Fox no ha logrado aprobar las reformas prometidas.

Jeffrey Davidow, ex subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos entre 1996 y 1998, y posteriormente embajador en México, le da a Fox una calificación de 7 puntos. "Las dificultades que ha tenido no son principalmente por culpa suya. Heredó una situación política muy difícil, que se caracterizó por la postura del PRI de decirle 'no' al Presidente", me dijo.

Un 6,5 le asigna Bernard Aronson, ex subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos (1989-1993). "Es muy difícil ser el primer Presidente democrático de un país que no había conocido la democracia... es el primer Mandatario que no tiene una mayoría en el Congreso y algunos de los partidos opositores no quieren que le vaya bien. Le tocó asumir el poder en momentos en que la economía de EE.UU. entró en recesión".

Peter Romero, que cumplió el mismo cargo entre 1998 y 2001, le da 6 puntos. "Es un hombre de gran integridad personal. Sin embargo, como resultado de su estilo de delegar demasiado poder, no ha sido capaz de aprovechar su carisma personal para hacer avanzar su agenda", dice.

Richard Feinberg, ex jefe de la Oficina de Asuntos Interamericanos del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca entre 1993 y 1996, también le da 6 puntos a Fox. "Logró la transición democrática el día de su inauguración, y ése será su legado más importante", dice.

Arturo Valenzuela, que ocupó la misma oficina de la Casa Blanca entre 1999 y el 2001, le da 3,5: "Lo culpo de dos cosas: ha habido una especie de falta de liderazgo ejecutivo y ha postergado las reformas más importantes. Como resultado, terminó atándose las manos".

Mi propia calificación de Fox: 5,7. Su principal error ha sido no usar su carisma personal y su reputación de honestidad para movilizar al país en torno a sus proyectos de reformas económicas. Él ha dejado un vacío de liderazgo, que está siendo ocupado rápidamente por varios de los peores personajes del pasado autoritario y corrupto de esa nación.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales