EDITORIAL

Sábado 24 de Octubre de 2009

 
Anglicanismo y catolicismo

"...El Dogma Católico esencial -Credo-; los siete Sacramentos, la liturgia romana; el culto a María y los Santos; la disciplina eclesiástica del celibato y el Primado Pontificio habrán de ser tenidos en cuenta por los que pasen del anglicanismo al catolicismo....".  
Mons. Luis Eugenio Silva En 1534, con el Acta de Supremacía nació el anglicanismo.

Clemente VII no disolvió el matrimonio de Enrique VIII (1509-1547) con Catalina de Aragón, y el rey, asesorado por Tomás Cramer, Arzobispo de Canterbury, y Tomás Cromwell declaran nulo el matrimonio y aceptan como supremo jefe de la Iglesia al rey. Conventos y monasterios fueron suprimidos. El rey fue excomulgado.

En un primer momento, la doctrina católica permaneció intacta; con el Estatuto de Sangre (1539) se penaba con la muerte las fórmulas luterana y calvinista. Doce reinas, 12 duques, 164 nobles, dos arzobispos, 18 obispos, 13 abades y 500 religiosos y ocho doctores universitarios fueron ajusticiados por orden de Enrique VIII, sin contar a víctimas populares. Nacía el anglicanismo en el contexto del luteranismo y del calvinismo.

Con Eduardo VI (1547-1553), su hijo y sucesor, el protestantismo hace progresos en el catolicismo inglés, pues teólogos protestantes van a Inglaterra y adoctrinan. Se eliminó la misa privada y se abolió el celibato. Se editó el Book of Common Prayer en 1549, revisado en 1552, y se introduce una nueva liturgia, que suprime el carácter sacrificial de la misa. Se ordenó la profesión de fe en 42 artículos (1553) y se introduce la doctrina calvinista sobre la eucaristía: presencia más espiritual que real en la eucaristía. Se conservó el oficio episcopal. La Iglesia pasa a ser de Estado. En el siglo XVII se le llamó High Church a esta Iglesia.

Con María I (1553-1558), también hija de Enrique, se restaura el catolicismo y se persigue a los reformadores; la Iglesia se une al Papa. Esto duró poco, debido a la muerte de la reina. La sucedió su media hermana.

Con Isabel I (1558-1603) se restaura el cisma. En 1559 Mateo Parker, inválidamente consagrado, es nombrado arzobispo de Canterbury, y de él arranca la jerarquía anglicana, por lo que León XIII en 1896 declaró inválidas las ordenaciones anglicanas. Los 42 artículos se transformaron en 39, constituyendo así la confesión anglicana. Rechaza el culto a los santos, el sacrificio de la misa, la transubstanciación, las indulgencias y el Primado Romano. Se abolió nuevamente el celibato. Tampoco habrá órdenes religiosas y monasterios.

Bajo Jacobo I (1603-1625) se exige con más rigor la Supremacía y se desprecia formalmente el catolicismo, persiguiéndolo.

Bajo Carlos I y la República de Cromwell, sigue igual la suerte de los católicos, que se agravó con la huida del rey inglés católico Jacobo II (1685-1688), derrocado por la Revolución Gloriosa (1688), y entonces Guillermo de Orange, co-rey, promulga la ley que prohíbe a un católico ser rey, lo que rige hasta hoy.

El anglicanismo tiene varias ramas, la mayor de las cuales es la episcopaliana. Si bien no tienen magisterio único, la Conferencia de Lambeth agrupa a las diversas comunidades anglicanas. Se fundó en 1867, y el arzobispo de Canterbury es primus inter pares .

Cuatro son los artículos básicos del anglicanismo: Sagrada Escritura, Símbolos de fe, Sacramentos del Señor (Bautismo y Eucaristía) y Episcopado histórico. Son los fundamentos de la unidad reconocidos por la Conferencia de Lambeth. Se ha desarrollado también una piedad anglicana variada y rica.

Los anglicanos reivindican asumir toda doctrina que no contradiga estos principios básicos. Gustan de presentarse como católicos entre los exteriores del luteranismo y calvinismo, y la Iglesia Romana.

Las ordenaciones femeninas como sacerdotes y obispos y el asunto de la homosexualidad en los ministros ha llevado a rupturas y al paso al catolicismo.

La aceptación por Roma de los anglicanos disconformes y recibidos en lo que sería una prelatura personal permitiría a los anglicanos que pasen a católicos mantener sus tradiciones litúrgicas y el sacerdocio casado. Contarán con una estructura canónica que tendrá su propio obispo (célibe), sus sacerdotes y seminaristas, todos ellos sometidos al Papa.

¿Pasarán a esta sección sacerdotes católicos que deseen casarse? ¿Se podría permitir? Eso está por verse.

El Dogma Católico esencial -Credo-; los siete Sacramentos, la liturgia romana; el culto a María y los Santos; la disciplina eclesiástica del celibato y el Primado Pontificio habrán de ser tenidos en cuenta por los que pasen del anglicanismo al catolicismo.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales