WIKÉN

Viernes 22 de Octubre de 2010

Lucy Cominetti
La nueva rompecorazones del cine chileno

Rompe y le rompen el corazón en "Qué pena tu vida", tiene un lío romántico en "Velódromo" de Fuguet y es la cara del video clip de los boleros de Carlos Cabezas.  
Por Ernesto Garratt V. Lucy Cominetti, la nueva cara que usted está viendo en la teleserie "Primera Dama" como una puntuda periodista, en películas varias e incluso en video clips, revuelve con suavidad su chocolate caliente y mira hacia el techo en el café Dos Obispos. Es de mañana en Santiago y sus ojos azules se mueven con picardía pues está masticando la siguiente idea: qué es lo más absurdo que le han dicho cuando algún ex novio ha roto con ella. Y esa inquietud cae de cajón por estos días, porque Lucy Cominetti, 28 años, descendiente de italianos, rompe y le rompen el corazón en la nueva película de Nicolás López, "Qué pena tu vida", donde ella, como Sofía, es parte de la historia de amor y desamor con Ariel Levy, un joven publicista tan confundido como idiota en los recovecos del corazón.

-Me han pateado más veces de las que yo he pateado y la frase más chanta que me han dicho es esa de "No eres tú, soy yo". Y siempre eres tú, uno sabe que es eso. La otra es que me han pateado porque quieren vivir. Esa es otra frase. Quieren vivir, quieren descubrir el mundo. Después lo descubren, se dan cuenta que era igual que cualquier cosa y quieren volver y ya es demasiado tarde.

Lucy Cominetti dice que algo de esa situación le pasa a su personaje en la película del director chileno Nicolás López, el mismo de "Promedio rojo" y "Santos". Porque el papanatas de su novio en esa ficción la deja de un día para otro y su honda pena se traduce en un mar de lágrimas y escenas que forman parte de lo mejor de esta comedia romántica nacional. Y curiosamente, esta titulada de la escuela de Teatro de la Finis Terrae está instalándose entre el gusto de directores y artistas a la hora de representar pasiones, quiebres u obsesiones amorosas. Quizás sea una coincidencia, quizás sea el destino, quizás sea por su frágil figura, aura italiana e intensos ojos azules con expresión triste que convocan tales emociones, quién sabe.

Pero lo cierto es que fue la elegida para, literalmente, bailar con el músico Carlos Cabezas en el video clip de su insigne bolero "Dos caras de la misma moneda", grabado en el bar Liguria y el caballito de batalla del ex Electrodomésticos en su nuevo disco "Has sabido sufrir". Además, el cineasta Alberto Fuguet la incluyó en su reciente filme, "Velódromo", donde ella es Javiera, una joven que engancha con el protagonista, a cargo de Pablo Cerda, y todo termina abruptamente cuando él le anuncia que tuvo un encuentro con su ex novia. Más corazones rotos. Más desamor.

 

EL CASTING ETERNO. Lucy Cominetti recuerda claramante cuando hizo casting para trabajar con Fuguet, algo así como un ídolo generacional para ella. "Yo me leí todo lo de Fuguet. 'Mala onda' me la leí como cinco veces", dice, y por eso cuando fue contactada, no lo podía creer. "Me habló del personaje que haría yo, me dijo si lo quería hacer y yo ni siquiera había leído el guión y le dije que sí, claro. Quería trabajar con él". Ese ha sido uno de los casting más llevaderos para esta nueva "nueva actriz" de moda porque, como le pasa a todo novato de la actuación, las audiciones son sólo el inicio en el pedregoso camino para tratar de ganarse un papel.

Desde que dejó de lado su primera opción, que era medicina, y abandonó los estudios de periodismo en la Universidad Católica ("sólo llegué a segundo año"), una y otra vez ha debido encarar la fría burocracia de los castings. "Te pasan la escena o te la mandan por mail, a veces te visten y te caracterizas como el personaje y haces la escena. Es una lata, es frío, me carga (...) Los castings me llegan por mail", dice, pero gracias a su reciente mayor notoriedad ahora recibe propuestas más directas: "Me dicen 'queremos que hagas esto', ni siquiera pasando por castings".

Su primer paso importante en esto de la notoriedad fue hace tres años cuando fue fichada para la serie de culto de TVN, "Gen Mishima". Allí ella hizo de una joven con poderes hipnóticos y  era verosímil gracias a sus felinos ojos y talento. Luego estuvo en el filme de Mario Velasco, "Monvoisin", sobre el pintor francés en el Chile del siglo XIX y donde ella interpretó a la artista Clara Filleul. Sin embargo, el sueño de lograrlo y estar, ahí, en la cima de la seguridad laboral, no ha sido fácil. Para empezar, se pone nerviosa en los castings. "Una vez hice un casting para una teleserie, me citaron a las dos de la tarde y la audición la hice a las 19. No me dieron comida y no había dónde ir a comprarla. Me pusieron un vestido que era como cuatro tallas más grande que la mía y ahí hice un casting asqueroso. Tenía que hacer un acento argentino y me salió pésimo. Y obvio, no quedé".

Una vez incluso hizo un casting para una película sobre un café con piernas -"pero con ropa" se apura en aclarar- y conoció a Nicolás López. "Ahí empezamos a trabajar en cosas pequeñas, como el teaser de 'Synco"', la producción basada en la novela de Jorge Baradit y que muestra qué hubiera pasado si nunca hubiera existido el golpe de Estado de 1973.

 

¿YO, ATORMENTADA INTELECTUAL? A Lucy Cominetti no le gusta que le digan la "nueva actriz de moda". "Eso me encasilla ¿no? No quiero ser sólo una moda", comenta con su chocolate caliente ya casi vacío. Dice que ha sido constante y luchadora como para volver atrás, a los malos momentos sin trabajo. "Tengo la suerte de tener una mamá maravillosa que está apoyándome siempre, entonces cuando me quedaba sin pega o se me estaban acabando los ahorros sabía que podía contar con ella. Así evité trabajar en otra cosa, que creo que es lo que les pasa a muchos actores que se pierden".

Lucy Cominetti, como toda novata que está despegando hacia un futuro auspicioso, está aprendiendo a lidiar con códigos y santos y señas acerca de cómo funciona nuestro star system chileno. "Este es un mercado pequeño y uno tiene que tener ojo con quién trabaja. Me apasiona actuar, pero no voy a la fiesta, no me gusta mucho la foto, prefiero estar en mi casa. Soy niña de casa, de cine, de ver películas", dice. Tampoco se hace pasar por la actriz ultra intelectual, que, dice, abunda en el medio, con obras de la suicida dramaturga Sarah Kane como textos de cabecera. "Si tú estás segura de tu inteligencia no te va a dar vergüenza tomarte menos en serio. Creo que esas ansias por hablar cosas súper profundas tiene que ver con inseguridad, no con que efectivamente seas profundo. Es una suerte de arribismo intelectual, onda, seamos todos franceses. Pero estamos en Chile y acá tenemos la cultura guachaca y un montón de cosas. Tomémonos menos en serio. No todo tiene que ser tan grave".

Algo así como una actriz más pop y luminosa, que ama el britpop y la versatilidad de Cate Blanchett, Lucy Cominetti es una actriz con y de corazón que se acepta tal y como es. Aunque muchas veces caiga en uno de los tantos cliché de su gremio y odie ver su imagen en la pantalla de cine. "No me gusta mi nariz y me gustaría ser más curvilínea. Pero soy flaca y ya está. No me voy a poner pechuga ni nada".

Natural, Lucy Cominetti tampoco maquilla el dolor de un quiebre amoroso, tanto dentro de la pantalla en "Qué pena tu vida", como fuera de ella. "Cuando me separo me voy al infierno un rato y lloro todo lo que tengo que llorar, me quedo en mi cama, sin salir, odiando el mundo y después llega un punto en que toco fondo y digo: ya, es mucho, sigamos adelante. Es sufrir a fondo un rato y después como el ave fénix", dice y ríe como lo haría la protagonista de una comedia romántica.

"¡Qué chulo me salió eso!".

"Si estás segura de tu inteligencia no te va a dar vergüenza tomarte menos en serio. Esas ansias por hablar cosas profundas es inseguridad".

 

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>La primera colaboración de Lucy Cominetti con Nicolás López fue en

Sergio López

" >

La primera colaboración de Lucy Cominetti con Nicolás López fue en "Synco".

Sergio López


Foto:SERGIO LÓPEZ
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales