ARTES Y LETRAS

Domingo 14 de Octubre de 2012

Balance El lunes llegaron a nuestro país los 75 músicos chilenos que integran esta agrupación:
Emocionantes testimonios de un inédito viaje musical

José Luis Domínguez, director de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, y Maritza Parada, directora ejecutiva de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles, evalúan los alcances de esta histórica gira por Europa.  
Maureen Lennon Zaninovic "Tocando sueños" fue el nombre de la primera gira a Europa que acaba de emprender la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil. Y no pudo ser un nombre más acertado, porque sin duda hoy están "por las nubes" los 75 instrumentistas que integran esta agrupación, quienes acaban de ofrecer siete conciertos en grandes ciudades de Alemania, Austria, República Checa y República Eslovaca.

El repertorio que llevaron al Viejo Continente también fue tremendamente desafiante e incluyó, entre otras obras, la Sinfonía Nº 7 de Beethoven, y variadas piezas latinoamericanas, de compositores como Luis Advis y Alberto Ginastera.

"Creo que nuestros jóvenes, que fueron lo más importante y la parte esencial de la gira, crecieron día a día. Valoraron en cada momento lo que significaba para ellos tocar en estos escenarios y en estos países, cuna de los más grandes artistas. Es memorable la devoción y a la vez la humildad con que nuestros músicos tomaron esta experiencia", señala Maritza Parada, directora ejecutiva de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles (FOJI). La profesional también valora el apoyo que recibieron de la Primera Dama, Cecilia Morel, quien se integró a este viaje el 30 de septiembre, "pero también tengo que destacar la batuta de José Luis Domínguez en tres palabras: sólida, cariñosa y exigente; y, sobre todo, la logística y producción que significó armar un viaje de estas características. Cuesta dimensionar todo el esfuerzo que tuvimos que hacer -más de un año- y que afortunadamente se vio recompensado con aplausos".

Un clímax

Domínguez, director titular del conjunto, considera que "fue una gira, en varios sentidos, muy bendecida. No tuvimos inconvenientes. Todos los lugares donde actuamos fueron fantásticos, lo mismo que el alojamiento. Los instrumentos también llegaron en perfectas condiciones y Maritza Parada fue muy importante para que la organización resultara como esperábamos y nos pudiéramos dedicar en un 100% a la música y sacarle el mayor provecho a este viaje", señala José Luis Domínguez.

El músico chileno agrega que el desempeño de los 75 integrantes superó ampliamente sus expectativas y que en los próximos meses comenzarán, en conjunto, a decantar los efectos del viaje: "Las emociones son tan fuertes y variadas. Desde un punto de vista extramusical, ver a estos muchachos caminando por las calles de Praga, Viena y Berlín, inundándose de todo ese maravilloso mundo de la cultura, fue muy removedor. En medio de una visita a la tumba de Beethoven, muchos jóvenes se me acercaron y me agradecieron la posibilidad de participar en la gira. ¡Algunos lloraban! Fue muy especial".

Maritza Parada también desempolva algunas anécdotas de este imborrable recuerdo: "Rodeado por otros grandes compositores como Schubert, Brahms y Strauss, la lápida de Beethoven nos reunió con la Primera Dama, Cecilia Morel, en un conmovedor homenaje musical, que nos emocionó hasta las lágrimas. Un octeto interpretó el inicio del segundo movimiento de la Séptima Sinfonía de este compositor, muy apropiado para la ocasión".

En el momento de los balances, José Luis Domínguez coincide en que uno de los episodios más estelares tuvo lugar en Austria, cuando su orquesta se presentó el pasado 3 de octubre nada menos que en la legendaria Konzerthaus de Viena, en el marco de la temporada oficial de este teatro que año a año recibe a las mejores orquestas del mundo.

"Fue el clímax. El concierto en el Konzerthaus resultó de un nivel musical altísimo y los comentarios de mis amistades en Europa y de los especialistas: instrumentistas y directores de la Filarmónica de Viena y de Berlín, eran muy efusivos y halagadores. Además, así me decían, que no es usual que el público de esta sala aplauda tanto y nuestra orquesta recibió una ovación impactante. El concierto tuvo un marco perfecto: acústica increíble, un teatro bellísimo, concentración y entrega de todos los músicos", dice Domínguez.

La batuta titular de la Nacional Juvenil también revela que, tras este concierto, participaron en una recepción en la sala Schubert del Konzerthaus, donde el embajador de Chile en Austria, Alfredo Labbé, homenajeó al director general de este importante escenario vienés. "Este último, ante un numeroso público diplomático y musical dijo 'que Austria tenía mucho que aprender de nuestra manera de hacer música'. Sus palabras fueron muy emotivas", explica José Luis Domínguez.

Otra de las actuaciones imborrables ocurrió el pasado viernes 5 de octubre en la Capilla de Belén (Praga), un sobrecogedor templo del siglo XII. "No pudo ser un broche mejor para esta gira. Un escenario realmente maravilloso y aproveché este concierto para recordar al maestro Fernando Rosas, al cumplirse justo ese día cinco años de su muerte".

¿Qué pasará tras esta experiencia tan relevante para estos jóvenes músicos? Una pregunta clave que el director titular no soslaya:

"Volver de esa realidad a un país como el nuestro, que está emergiendo, sin duda es un choque importante, sobre todo después de comprobar cómo en las ciudades que visitamos las orquestas sinfónicas son apreciadas como entes sociales, culturales y artísticos muy relevantes. Es cierto: en Chile nuestras salas de conciertos no son las ideales, pero lejos de amargarnos o de llegar con 'humos' extremos, queremos que este viaje nos inspire a cambiar nuestra realidad para mejor".

Formarse afuera

Domínguez también confía que, tras esta gira a Europa, algunos integrantes de la Nacional Juvenil se entusiasmen con continuar sus estudios en el exterior: "Que ellos tomen esta opción es una meta importante para mí como director, porque quiero que se formen lo mejor posible. Las puertas que se les abrieron a estos chicos son realmente insospechadas. Por eso, tras estas presentaciones, no puedo decir misión cumplida. Esto está empezando. Hoy la orquesta se encuentra en su mejor momento y plenamente capacitada e inspirada para enfrentar desafíos mayores. Mi responsabilidad es mantener en alto ese espíritu de superación".

¿Hay posibilidades de repetir una experiencia similar en el futuro? "Los contactos están y nos encantaría que así sea. Con lo organizadas que son las temporadas musicales en Europa, podríamos tener buenas noticias en un año y medio más", puntualiza Domínguez.

Por lo pronto, uno de los próximos desafíos de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil se viene en grande. El 23 y el 30 de noviembre, en el marco de la temporada internacional de conciertos, se presentará en el Teatro Municipal de Santiago, con el mismo repertorio que sus 75 integrantes ofrecieron en Europa.

 Las reacciones de tres protagonistasCristopher Schenke

Viola, 20 años

"La gira ha sido lejos la experiencia más importante de toda mi vida. Los conciertos, especialmente el que ofrecimos en Viena, quedarán en mi recuerdo para siempre. ¡Inolvidable! Al finalizar nuestro viaje, en Praga, todos los músicos nos emocionamos al ver todo el camino recorrido y el esfuerzo que hicimos para que se concretara este debut en Europa".

Nicolás Benavides

Cello, 22 años

"Impresionante llegar a Europa y apreciar un nivel musical y de formación artística tan alto. Este fue mi primer viaje fuera de Chile, así que estaba tremendamente emocionado con esta posibilidad de tocar en tan importantes ciudades. Tras regresar a Chile, ahora lo único que quiero es moverme y continuar mis estudios en el exterior. La calidad de la educación en Europa es muy exigente y para los músicos jóvenes es clave conocer otras realidades".

Álvaro Villar

Contrabajo, 21 años

"Lo más emocionante fue el concierto que dimos en el Konzerthaus de Viena. Mientras tocaba, se me vino a la mente el recorrido de toda mi historia musical: desde mis primeras actuaciones en Copiapó hasta llegar a Europa. Tocar con amigos es una experiencia impagable. Además esta gira comprobó que cuando uno quiere, puede lograr las metas propuestas".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>UN HITO.</b> El pasado 3 de octubre la Nacional Juvenil se presentó en la legendaria Konzerthaus de Viena.
UN HITO. El pasado 3 de octubre la Nacional Juvenil se presentó en la legendaria Konzerthaus de Viena.
Foto:FUNDACIÓN DE ORQUESTAS JUVENILES E INFANTILES.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales