INTERNACIONAL

Domingo 20 de Diciembre de 2015

 
Encuesta anual del Grupo de Diarios América

Durante sus casi dos años de encarcelamiento en la prisión militar de Ramo Verde, Leopoldo López se ha consolidado como la figura más emblemática de la oposición venezolana, que este mes logró romper con dos décadas de derrotas electorales y que promete iniciar grandes cambios en Venezuela. Ese liderazgo que pudo cohesionar una fuerza opositora le ha valido el reconocimiento como el personaje latinoamericano 2015 por parte del Grupos de Diarios América (GDA), una alianza de 10 periódicos de la región, incluyendo a "El Mercurio". En esta quinta edición de su encuesta anual, el GDA distingue también por segunda vez al Papa Francisco como figura mundial. En 2013, recién elegido, el Pontífice fue destacado como la persona más relevante a nivel regional y mundial. Esta vez, lo ha puesto en el primer lugar global su notable rol diplomático, al mediar en el deshielo entre EE.UU. y Cuba, por su encíclica dedicada al medio ambiente, su condena a la persecución de los cristianos (pese a las ame  
  "Es un error enfrentar la violencia del Estado con el silencio"ENTREVISTA CON LEOPOLDO LÓPEZ, desde la prisión de Ramo Verde:Leopoldo López, el líder opositor venezolano que hoy cumple 669 días recluido en la prisión militar de Ramo Verde, ha superado el encierro y un juicio a puertas cerradas para promover el debate sobre las deficiencias democráticas en Venezuela y las transformaciones institucionales que ahora parecen más viables tras la victoria opositora en las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

Responder a las preguntas del Grupo de Diarios América (GDA), que lo reconoció como el Personaje del Año en América Latina, es otra victoria para López: sus movimientos están permanentemente vigilados, las pocas personas que pueden visitarlo son sometidas a rigurosas y a veces humillantes requisas en la entrada y en la salida de la prisión, y tiene prohibido comunicarse directamente con los medios de comunicación. Existe el riesgo de que conceder esta entrevista le cueste algún castigo a discreción de sus carceleros. El opositor fue condenado a casi 14 años de cárcel, acusado de instigar a la violencia en las protestas de principios de 2014 con supuestos mensajes subliminales en sus discursos.

La noche antes de las elecciones -recuerda López, quien estuvo casi un mes en huelga de hambre para presionar al gobierno a establecer la fecha de los comicios- se acostó "más comprometido que nunca con la lucha democrática. Me dije: ha valido la pena, vale la pena cualquier sacrificio por la libertad de nuestro pueblo. Pensé en el sufrimiento que han tenido que pasar los venezolanos por culpa de un modelo equivocado, importado, que no se parece en nada a nosotros y que ha tratado de ser impuesto por la fuerza. Reflexioné mucho acerca de los venezolanos que en el pasado confiaron en ese proyecto y, defraudados, apuestan por un cambio. Es una obligación de toda la Mesa de Unidad Democrática (MUD) comunicarles y hacerlos sentir que ese triunfo es de ellos, para ellos y por ellos".

López ve las elecciones como un plebiscito. "No entre opositores y oficialistas. No. Un plebiscito entre todo un pueblo unido y una élite corrupta, ineficiente y antidemocrática, encabezada por el Presidente Nicolás Maduro y Diosdado Cabello", el líder de la Asamblea Nacional.

-Solo ha cambiado el Legislativo. El resto de los poderes sigue controlado por el oficialismo...

"Haber ganado representa la conquista para la lucha democrática de una institución fundamental y representa un debilitamiento de la dictadura, en la búsqueda de su quiebre definitivo. Pero también queda claro que para que Venezuela cambie definitivamente debemos recuperar todas las instituciones. Hoy, el Tribunal Supremo de Justicia, nombrado inconstitucionalmente y que se pretende 'renovar' entre gallos y madrugadas para incorporar más incondicionales al régimen, antes de que se instale la nueva Asamblea, sigue secuestrado, imposibilitando que haya verdadera justicia en Venezuela. El Defensor del Pueblo solo defiende a la dictadura. La fiscal general de la República protege a los poderosos, y las víctimas que se atreven a denunciar son los que terminan acusados y encarcelados. La Contraloría General de la República solo funciona en épocas electorales para inhabilitar a todo el que piensa distinto, mientras que, de forma cómplice, observa el mayor robo y saqueo que se ha hecho al pueblo venezolano en su historia. El Consejo Nacional Electoral nuevamente jugó un triste papel en este proceso, permitiendo la campaña más abusiva de la historia, y extendió de manera ilegal la votación el domingo 6 en un acto desesperado de la dictadura.

Con la victoria popular del 6-D, la dictadura está debilitada, sí, pero aún mantiene secuestrados a los otros poderes del Estado, y como ya anunció Maduro, los usará para desconocer la voluntad del pueblo.

La dictadura está debilitada, pero aún vivimos en ella, y nuestro pueblo votó para cambiar un sistema que lo oprime, que lo humilla y que imposibilita que pueda encontrar las soluciones a sus problemas (...). Si Maduro y el resto de las cabezas de los poderes secuestrados por una élite corrupta y antidemocrática torpedean el cambio, pues hay que cambiarlos".

-¿Cuáles son las tareas prioritarias de la nueva legislatura?

"Estoy convencido de que la nueva Asamblea no solo tiene como tarea dictar leyes democráticas, pues tiene el compromiso histórico de impulsar el cambio político que tanto anhela nuestro pueblo. Estamos obligados al reimpulso económico y a establecer una nueva agenda social para todos los venezolanos. Hay que ser responsables con nuestro pueblo, hablándole con la verdad. No habrá solución a los problemas que sufrimos sin que hayamos podido lograr el cambio político de la cúpula corrupta que hoy usurpa el poder (...).

Hay que salir por la vía constitucional de este desastre lo más pronto posible. Frente a las inmensas injusticias que hoy sufre el pueblo venezolano, no hay espacio para el cálculo político ni para las conveniencias personales. Ante las injusticias, los atropellos y las violaciones a los derechos, se reacciona. A las injusticias se les combate, se les planta la cara con decisión, sin miramientos ni recelos. Yo he decidido enfrentar a esta dictadura en todos los terrenos, tanto en la calle protestando legítimamente, en lo electoral y en lo moral, y estoy convencido de que vale la pena (...).

Como hemos dicho insistentemente, allí están los mecanismos constitucionales. Ratifico el compromiso con mis compañeros de la Unidad para que, tal como acordamos en julio de 2015, tengamos una discusión profunda sobre cuál mecanismo activar para lograr el cambio político: si es el revocatorio, la enmienda, la renuncia o la constituyente".

La estrategia

Convertido en un preso emblemático dentro y fuera de Venezuela, tanto por su liderazgo político como por el cuestionamiento al proceso judicial que lo condenó, López ha recibido el respaldo de figuras y organismos internacionales que piden su liberación. En sus 22 meses preso, las condiciones de reclusión del líder opositor empeoraron, y sus abogados han acusado a las autoridades de hostigamientos contra él y su familia cuando esta lo visita.

"Enfrentar la violencia del régimen en todas sus manifestaciones, física, institucional y comunicacional, comienza por exponerla, por denunciarla en toda su dimensión. Es un error enfrentar la violencia del Estado con el silencio, por eso hay que denunciarla ante todas las instancias nacionales e internacionales. A pesar de que la denuncia formal ante instancias nacionales pareciera ser un esfuerzo en vano, por el secuestro y la impunidad de las instituciones, es necesario hacerlo para que quede registro de quiénes son los promotores de la violencia. Es importante desenmascarar a los violentos con coraje, superando el miedo y construyendo amplias redes de solidaridad con las víctimas. Por otra parte, y es algo en lo que he insistido, no debemos caer en provocaciones respondiendo a la violencia con violencia, pero tampoco con pasividad y sumisión (...) Debemos continuar y profundizar la organización de la protesta pacífica, que representa una herramienta válida de lucha democrática y constituye un derecho constitucional y universal. Yo estoy preso y condenado ilegalmente a 14 años de prisión por haber denunciado la violencia del Estado y a la élite que gobierna como antidemocrática, corrupta, represora y con presuntos vínculos con el narcotráfico. Por denunciar y promover la protesta pacífica, popular y constitucional en contra de la élite gobernante, responsable de las graves calamidades que hoy sufrimos los venezolanos, estoy preso, pero jamás arrepentido de haber denunciado a los responsables de la crisis y de promover el cambio popular, democrático y constitucional para Venezuela".

-¿Cuál debe ser la estrategia de la oposición para vencer la resistencia de la dirigencia del chavismo a perder el poder?

"Lo primero es identificar dónde está la resistencia. La resistencia al cambio no está en el pueblo, ni siquiera en los que votan por el PSUV (oficialismo). La resistencia al cambio está en su pequeña pero poderosa élite, que ha secuestrado la democracia venezolana mediante el control abusivo, cómplice y contrario a la Constitución de todos los poderes públicos. Segundo: comunicar con serenidad y aplomo a todos los venezolanos que el cambio que proponemos será en beneficio de las grandes mayorías y que se llevará adelante con respeto a la Constitución y a la convivencia democrática. Tercero: presentar de manera clara y sencilla la ruta constitucional para el cambio. Y cuarto: dar señales muy claras a los que todavía apoyan al régimen de que perder no es el fin del mundo, que es normal que en democracia se gane y se pierda, que luego de 16 años en el poder y por aclamación popular toca un cambio para Venezuela".

-¿Cómo imagina la transición política en Venezuela en términos de mecanismos y plazos?

"El primer paso que debemos dar es consolidar el compromiso del liderazgo opositor en cuanto a que Maduro debe salir antes de 2019 y que para lograrlo existen mecanismos constitucionales. El mensaje de cambio expresado en la votación del 6 de diciembre debe convertirse en mandato popular para el liderazgo político. Si los venezolanos mayoritariamente piden cambio, le tocará al liderazgo definir una ruta pacífica, constitucional y oportuna para lograrlo. Dependiendo de las circunstancias, se tendrá que asumir una de las alternativas de cambio en los poderes públicos: adelanto de elecciones, referéndum revocatorio, o la convocatoria a una asamblea constituyente. Una vez definida la ruta constitucional para el cambio político, será necesario trabajar en paralelo y de forma simultánea en dos terrenos: el institucional, mediante la Asamblea Nacional, y el político-social, para lograr un gran acuerdo nacional sobre los temas más importantes (...).

Con respecto a la transición política, estamos en la obligación de trabajar de manera simultánea el cómo (las vías constitucionales) y el para qué (el destino, la orientación) del cambio. Sobre los plazos, en julio la MUD firmó un acuerdo en el que nos comprometimos a consolidar este proceso de cambio durante los primeros seis meses de 2016".

-¿Qué hará usted desde la cárcel para llevar adelante el cambio político que propone?

"No dejaré de comunicar mi opinión y de buscar el mayor nivel de entendimiento entre el liderazgo político y el pueblo venezolano para avanzar en un camino constitucional y democrático hacia el cambio que merecemos los venezolanos".

Quiénes votaron por los personajes del añoEn el sondeo participaron -entre el 28 de octubre y el 9 de noviembre- directores, subdirectores y editores de La Nación (ARGENTINA) , O Globo (BRASIL) , "El Mercurio" (CHILE) , El Tiempo (COLOMBIA) , La Nación (COSTA RICA), El Universal (MÉXICO) , El Comercio (PERÚ) , El Nuevo Día (PUERTO RICO) , El País (URUGUAY) y El Nacional (VENEZUELA) .

Francisco, un constructor de puentes que consolida su liderazgo globalV iajó a once países de cuatro continentes. Escribió una encíclica sobre medio ambiente, "Laudato Sí", la primera sobre este tema. Inauguró el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, tema central de su pontificado, no en el Vaticano, sino en Bangui, la capital de República Centroafricana, ex colonia francesa víctima de una guerra civil desde hace años, periferia de las periferias del mundo y todo un símbolo del rumbo renovador de su pontificado.

El Papa Francisco cerró así un año intenso, en el que consolidó su liderazgo moral mundial. Su rol diplomático quedó afianzado con el histórico deshielo entre Estados Unidos y Cuba. Su viaje de septiembre a la isla comunista del Caribe y el vuelo que, por primera vez en más de cinco décadas, hizo desde allí, uniendo Santiago de Cuba con la base aérea Andrews de Washington demostraron que, si hay determinación y voluntad, puede funcionar esa cultura del diálogo que pregona desde el día de su elección, el 13 de marzo de 2013.

"Una de las frases favoritas del Papa es que hay que derribar muros y construir puentes. Creo que el viaje a Cuba y Estados Unidos fue una concretización de esta idea fantástica, porque ha sido un puente entre dos realidades que no se hablaban. El Papa es un gran defensor de la cultura del diálogo y lo está demostrando con hechos", dice el padre Mariano Fazio, argentino como Jorge Bergoglio y desde hace un año vicario general de la prelatura del Opus Dei.

El deshielo entre Cuba y EE.UU. marca claramente ese paso de Francisco a un rol político-diplomático de inmensa trascendencia en un mundo azotado por lo que el ex arzobispo de Buenos Aires considera una "tercera guerra mundial en pedazos".

"Es increíble que Francisco, el Papa-pastor que más rechazaría la imagen del Papa político-diplomático, finalmente sea el que logra dar estos pasos fundamentales en la escena internacional", afirma el uruguayo Guzmán Carriquiry Lecour, el laico con el cargo más alto en el Vaticano, secretario de la Pontificia Comisión para América Latina.

"Eso ya estuvo presente en la intuición profética de San Juan Pablo II cuando, caído el muro en la dialéctica Este-Oeste y caído el socialismo real, pensó inmediatamente que entonces tenían que caerse los muros en la dialéctica Norte-Sur. Y qué mejor que el continente americano, de gran presencia católica, para que esos muros fueran cayendo. Esto del Papa entre Cuba y Estados Unidos de alguna manera prosigue esa intuición profética, dándole la posibilidad a Estados Unidos de hacer una revisión profunda de sus responsabilidades con América Latina en los últimos 20 años. Al mismo tiempo, esta reapertura del diálogo trae consigo graduales pero profundas transformaciones en todas las dimensiones de la vida de la nación cubana", añade.

Más allá del deshielo y consciente de su rol de "pontifex", de puente, desde la Plaza de la Revolución el Papa también se interesó por el fin de otro conflicto que lleva más de 50 años y que provocó miles de muertes: el enfrentamiento entre la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno colombiano.

"No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación", dijo, en alusión a las negociaciones en Cuba entre el gobierno colombiano y las FARC, que deberían desembocar en la firma de un acuerdo de paz en marzo próximo.

Antes de pisar Cuba y Estados Unidos, el Papa visitó Ecuador, Bolivia y Paraguay, en la primera gira a su continente (en 2013, asistió a la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro), en julio pasado.

"Nos está enseñando a ver que los primeros son los más débiles, los más humildes. Y viajó a tres países que son, ante los ojos humanos, periféricos, pero con una gran riqueza, que es su fe", señala Fazio.

Y hablando de las periferias, el Papa cerró su año de viajes internacionales con una gira por Kenia, Uganda y República Centroafricana, la visita más arriesgada de su pontificado. Allí, en otra ruptura con la tradición de la Iglesia católica, se convirtió en el primer Pontífice que no abre en el Vaticano un año santo. Y también inauguró anticipadamente el Jubileo de la Misericordia, abriendo la Puerta Santa de la catedral de Bangui, la capital de un país desangrado por una cruenta guerra civil desde hace cuatro años.

"Por primera vez en la historia, un gesto típico del centro de la Iglesia fue realizado en una periferia de periferias. Eso es novedoso, no solo para leerlo en clave de descentralización de la organización de la Iglesia, sino también para leer la visión de la realidad desde las periferias del Papa", destaca el padre Carlos Galli, miembro de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano.

Jorge Bergoglio, que en Filipinas celebró en enero una misa en medio de un tifón en la isla de Tacloban, enfundado en un poncho de plástico amarillo igual que el que vestía la multitud, volvió a impactar por su estilo humilde, sencillo, simple, cercano a la gente. Así, y más allá de las resistencias de un núcleo duro conservador que lo acusa de populista y le teme a esa Iglesia que no condena sino que acompaña, volvió a insistir en la urgencia de salir a curar a los heridos de hoy, sin excluir a nadie.

Para Galli, en este sentido es clave un discurso que hizo Francisco para la conmemoración del cincuentenario de la institución del sínodo de obispos, justo en medio de la asamblea que hubo en el Vaticano en octubre pasado, cuando por primera vez se discutieron con franqueza y libertad temas antes tabús que hacen a la familia de hoy.

"Entonces dijo que la Iglesia debe ser una pirámide invertida: el pueblo arriba, los ministros, obispos y todos los demás en el medio, y el Papa abajo de todo, porque es siervo de los siervos de Dios", destacó.

"Esa frase que puede sonar simpática tiene un sentido eclesiológico profundamente renovador. ¿Por qué? Porque el que conoce la historia de la eclesiología sabe que antes del Concilio Vaticano II la imagen de la Iglesia era piramidal, pero al revés: el pueblo de Dios abajo, los ministros y el Papa en la punta. Esa figura simbólica muestra claramente este giro copernicano de la pirámide invertida, donde todos nos servimos mutuamente", agrega el teólogo argentino.

En ese mismo discurso clave, que pronunció en medio de un sínodo marcado por divisiones, Francisco reafirmó su autoridad. Recordó que es el "supremo garante de la obediencia de la Iglesia a la voluntad de Dios", llamó a reforzar el camino sinodal a través de la escucha del pueblo, a una "saludable descentralización" de la Iglesia y hasta a "la conversión del papado" mismo.

Fueron palabras fuertes, en un año en el que las resistencias a la reforma estructural de la curia romana que está llevando a cabo quedaron más evidentes que nunca en dos libros best sellers ("Vía Crucis" y "Avaricia"), basados en documentación filtrada desde el mismo Vaticano.

En un 2015 marcado por los atentados de París y un estado de alerta mundial por temor a nuevos ataques fundamentalistas, Francisco se convirtió en el primer Pontífice que hizo subir a un imán a su papamóvil, durante su arriesgada visita a un enclave musulmán de Bangui. Allí fue aclamado por la gente no como jefe máximo de la Iglesia católica, sino como líder moral mundial creíble, cuya presencia concreta, más allá de cualquier discurso, significó un mensaje de paz.

Vientos nuevos desde el surLa encuesta de GDA a líderes de opinión muestra que 2015 ha marcado una nueva etapa para el continente americano, e ilustra los temas que serán centrales en el año que comienza. Fue un año de avances en la resolución de conflictos históricos y de cambio político en muchos países, que deberán consolidarse en 2016.

El primer indicio de estos nuevos tiempos fue la normalización diplomática entre EE.UU. y Cuba tras más de 50 años. Ambos países aún tienen obstáculos que superar, especialmente el embargo comercial y la situación de los derechos humanos en la isla. Es improbable que el próximo Presidente revierta la nueva política hacia Cuba, pero el desafío será aprovecharla para generar una agenda constructiva entre EE.UU. y toda América Latina.

Para este acercamiento fue clave el rol del Personaje del Año, el Papa Francisco. El primer Pontífice de la región es una poderosa voz a favor del diálogo, el entendimiento y la protección de los más débiles. Por su carisma, compasión y humildad, Francisco se ha convertido en un símbolo moral no solamente en América Latina, sino en todo el mundo.

Al visitar Cuba y EE.UU., rodeado de muestras de afecto y emoción, Francisco envió un fuerte mensaje de conciliación. Sin dudas, su viaje a México en febrero de 2016 será una nueva oportunidad para estar en contacto con Latinoamérica y continuar su prédica contra la pobreza y el cambio climático. Él es, sobre todo, un constructor de puentes, que en pocos años de pontificado ha tenido una impronta global.

Otro largo conflicto que parece estar llegando a su fin es el colombiano. Tras más de tres años de negociaciones en La Habana, es inminente un acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, que terminará el conflicto más prolongado en el hemisferio occidental. Salvo imprevistos, 2016 será el año en el que Colombia alcance por fin la paz después de 5 décadas de guerra. La implementación de los acuerdos, sin embargo, será larga y dificultosa. Tomará mucho tiempo reconstruir al país tras tantos años de conflicto.

Este año, además, los ciudadanos del continente han usado las urnas y las calles para demostrar su voluntad de cambio. Detrás de estos cambios no hay un viraje ideológico, sino más bien el reclamo por una economía más dinámica e instituciones democráticas más sólidas. La desaceleración económica y los casos de corrupción han marcado en varios países el inicio de nuevos ciclos políticos, tras un largo período de relativa estabilidad.

En Argentina, los votantes decidieron el final de más de una década de gobiernos kirchneristas en un contexto de polarización política y estancamiento económico. El nuevo gobierno de Mauricio Macri no tendrá la tradicional "luna de miel". Tendrá que probar que es capaz de producir un cambio político y al mismo tiempo encauzar la economía. En Brasil, la Presidenta Dilma Rousseff está asediada por escándalos y una fuerte crisis económica, que continuarán en 2016.

El caso más significativo ha sido Venezuela. Pocas veces se ha visto en la región un caso tan profundo de degradación social, política y económica. Por primera vez en 17 años, los venezolanos le han dado la espalda a la revolución chavista, y las fuerzas de oposición han conseguido una resonante victoria en las elecciones parlamentarias. Leopoldo López, símbolo de los presos políticos y personaje latinoamericano en 2015, sin dudas se convertirá en el líder de la oposición en una Venezuela que se acerca peligrosamente al choque de poderes y aun más división.

Finalmente, en EE.UU. también habrá un cambio político en 2016, tras las elecciones de noviembre. Luego de ocho años, la esperanza que generó la elección de Barack Obama fue reemplazada por ansiedad y enojo, como lo demuestra el auge de alternativas populistas y xenófobas. Esta es una tendencia preocupante, que se ha instalado en la realidad política del país. Sin embargo, los sondeos indican que esa tendencia no prevalecerá en las elecciones. Esperamos que así sea.

Michael Shifter es presidente de Diálogo Interamericano, Washington, D.C.

Expertos consultados para la Encuesta Regional GDA 2015ARGENTINA: Adalberto Rodríguez Giavarini, ex canciller y presidente del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Carlos Escudé, politólogo y escritor. Carlos Pagni, columnista político de La Nación. Emilio Cárdenas, ex embajador de Argentina ante Naciones Unidas. Juan Gabriel Tokatlián, director del Departamento de Ciencias Políticas y Estudios Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella. Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI). Pablo A. Garzonio, subsecretario de Fortalecimiento e Intercambio Institucional, Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Roberto Bouzas, director académico de la Maestría en Relaciones y Negociaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés. Roberto Russell, investigador y académico, experto en Política Internacional de la Universidad Torcuato Di Tella. BRASIL: Armando Castelar, coordinador de Economía Aplicada de IBRE/FGV, profesor del Instituto de Economía de la UFRJ y Ph.D. en Economía de la Universidad de California (Berkeley). Carlos Langoni, director del Centro de Economía Mundial de la Fundación Getulio Vargas (FGV) y ex presidente del Banco Central de Brasil. José Augusto De Castro, presidente de la Asociación de Comercio Exterior de Brasil (AEB). Luis Felipe Lampreia, ex canciller de Brasil. Luis Carlos Prado, profesor de economía de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ). Mauricio Santoro, cientista político, asesor de Derechos Humanos de Amnistía Internacional y profesor de posgrado en Relaciones Internacionales de la Universidad Candido Mendes. Paulo Velasco, jefe del Departamento de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales del Instituto Universitario de Pesquisas do Río de Janeiro (IUPERJ/Candido Mendes). Paulo Vicente Alves, profesor de estrategia de la Fundación Dom Cabral (FDC). Ricardo Sennes, economista y científico político, coordinador del Grupo de Análisis de Coyuntura Internacional de la USP y socio-director da Prospectiva Consultoría. CHILE: José Miguel Insulza, ex secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Francisca Reyes, jefa del Magíster en Ciencia Política de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Walter Sánchez, director del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile. José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch. Heraldo Muñoz, ministro de RR.EE. de Chile. Arturo Valenzuela, profesor de Georgetown University, ex subsecretario de Estado de EE.UU. para Asuntos del Hemisferio Occidental durante el primer mandato de Barack Obama. COLOMBIA: Francisco Barbosa, abogado e internacionalista, catedrático de las universidades Javeriana y Externado y columnista ocasional de El Tiempo. Henry Murrain, quien dirige la Corporación Visionarios por Colombia (de Antanas Mockus). Es sociólogo, investigador, catedrático y experto en resolución de conflictos. Juan Mesa, es ex consejero presidencial, consultor y experto en política internacional. Pedro Medellín, doctor en ciencias políticas U. de París, profesor del Programa de Doctorado en Gobierno y Administración Pública del Instituto Universitario Ortega y Gasset en Madrid. Edgar Cataño Sánchez, director nacional del Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, ONU-Habitat. Mónica de Greiff, ex ministra de Justicia, actual presidenta de la Cámara Comercio de Bogotá y abogada de la Universidad del Rosario. Hernán Olano, director del Departamento de Humanidades de la Universidad de La Sabana. Adriana Guzmán, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana. Carlos Arévalo, analista internacional de la Universidad de La Sabana. Cristián Rojas, analista político de la Universidad de La Sabana. Diego Cediel, analista político de la Universidad de La Sabana. María del Carmen Olaya, directora del programa de Economía y Finanzas, Universidad de La Sabana. Pilar Vélez, directora de Comunicación Internacional de la Universidad de La Sabana. Nicolás Carrillo, jefe de Derecho Internacional de la Universidad de La Sabana. Juan Camilo Velandia, profesor de Periodismo de la Universidad de La Sabana. COSTA RICA: Carlos Roverssi, ex vicecanciller. Constantino Urcuyo, director académico del Centro de Investigación y Adiestramiento Político Administrativo (Ciapa). Eduardo Ulibarri, ex embajador de Costa Rica en la ONU. Enrique Castillo, ex ministro de Relaciones Exteriores. José Vargas Cullell, director adjunto del programa Estado de la Nación. Nuria Marín, abogada y analista internacional. MÉXICO: José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Desarrollo Social. Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Relaciones Exteriores. Jorge Montaño, embajador de México ante la ONU. Duncan Taylor, embajador del Reino Unido en México. Andrew Stanley, embajador de la Unión Europea en México. Fernando Soto Vaquero, representante de la FAO en México. Hugo Eduardo Beteta, director de la sede subregional de la Cepal en México. Mario Molina, químico mexicano y premio Nobel de Química. PERÚ: José Luis Sardón, ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) y actual magistrado del Tribunal Constitucional del Perú. Juan José Marthans, director de Economía del Programa de Alta Dirección (PAD) de la Universidad de Piura y ex director del Banco Central de Reserva del Perú. Richard Webb, ex presidente del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). Ursula Freundt, decana de la Facultad de Comunicación, Universidad Privada de Ciencias Aplicadas (UPC). Javier Pérez de Cuéllar, ex secretario general de la ONU y ex canciller del Perú. PUERTO RICO: Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas y profesor de Antropología en la Universidad Internacional de Florida. Julio E. Fontanet, abogado y decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Efrén Rivera, profesor y ex decano de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico. Fernando Martín, ex legislador y ex candidato a la gobernación por el Partido Independentista Puertorriqueño y profesor de Derecho en la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Hernán Padilla, ex legislador y ex alcalde de la capital, San Juan, bajo el Partido Nuevo Progresista. Mayra Montero, reconocida escritora y periodista de Puerto Rico. VENEZUELA: Angelina Jaffe, jefa del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Metropolitana. Elsa Cardozo, profesora titular de Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela. Edmundo González, embajador de carrera del Servicio Exterior venezolano y analista internacional. Félix Arellano, ex director de la escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela. Héctor Quintero, internacionalista y ex encargado de negocios en Israel. Sadio Garavini, ex embajador en Guyana.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales