ARTES Y LETRAS

Domingo 18 de Mayo de 2014

Aniversario Sobre la vida y obra del autor inglés:
El hechizo y el enigma en la vida de Shakespeare

Es probablemente el clásico que mejor ha envejecido. Sigue generando admiración, dudas, estudios y biografías, aunque su vida encierra no pocos misterios y mitos. Cuatro libros recientes los abordan. También sigue traduciéndose: aparecen sus obras completas en formato de bolsillo y con versiones actuales.  
Patricio Tapia De él dijo Victor Hugo: "Hay hombres que son océanos". Consideraba que Shakespeare era una de esas figuras que marcan el flujo y reflujo del pensamiento humano. Pero Shakespeare es también un océano en el sentido de que su obra, si bien definida, parece inabarcable; y su vida, como las profundidades marinas, tiene zonas inexploradas. Si el autor es visible en su obra, la persona permanece misteriosa.

Los biógrafos de Shakespeare están constreñidos por la falta (o escasez) de datos personales. Y a menudo se dice que sabemos muy poco de él. ¿Cómo es posible, entonces, que se hayan publicado y sigan haciéndolo tantas biografías de Shakespeare? Cuando menos hay dos biografías recientes y voluminosas, en el clásico estilo que recorre desde la cuna a la tumba. Una está escrita por el novelista y biógrafo Peter Ackroyd, quien parece saber tanto de los siglos XVI y XVII como si hubiera vivido entonces. La otra, de la profesora Lois Potter, destaca por su detallado retrato del ambiente literario y teatral de Shakespeare, con erudición minuciosa, además de incorporar las novedades posteriores al libro de Ackroyd.

Este último está configurado por 90 capítulos breves, algunos de ellos verdaderos ensayos sobre temas concretos, en los que no está excluida la especulación.

Algunos mitos

Pero ¿es cierto que no sabemos mucho de la vida de Shakespeare? En un libro reciente, "30 grandes mitos sobre Shakespeare", dos académicas inglesas, Laurie Maguire y Emma Smith, sostienen que tal cosa es un mito -el número 16 del libro- y que, de hecho, sabemos mucho de su vida, más que de cualquier otro autor isabelino. El esquema de su vida está puntuado por una serie de "hechos" en diversos registros: bautizo (no nacimiento), matrimonio, hijos, actuaciones, publicaciones, adquisición de propiedades, muerte. Lo cierto es que se poseen datos públicos, no privados.

Las autoras entienden por "mitos" las creencias aceptadas, aunque no todos los mitos sean falsos. En el libro, en realidad, hay más hechos que mitos (entre otros que "Hamlet" genera un libro o artículo académico por semana). Algunos de estos mitos son curiosos: Si Shakespeare escribiera ahora, ¿lo haría para Hollywood? (No). "La tempestad" no fue su adiós al teatro (interpretando el último monólogo de Próspero como el suyo propio), pues escribió al menos dos obras posteriormente -"Enrique VIII" y "Dos nobles de la misma sangre", en colaboración con John Fletcher.

Hay otros que tienen un planteamiento más interesante o novedoso. Por ejemplo, el número 3: ¿Deben sus obras representarse en trajes isabelinos? Respuesta: No. Las ropas no pretendían precisión histórica. Sus obras estaban pensadas para el presente (incluso en las obras ambientadas en Roma o la Edad Media). En la época isabelina era normal la representación a la manera isabelina, pero no una exigencia de la obra misma. No habría motivos ideológicos para no representarlas en ropas modernas, aunque hay razones lógicas para evitarlo.

O el mito 21: ¿Tenía un vocabulario inmenso? No. Citando la autoridad de David Crystal, señalan que el vocabulario de Shakespeare era de 20.000 palabras en un universo de la época de 150.000. Para una persona educada del siglo XXI, Crystal propone un vocabulario de 50.000 palabras en un universo de 600.000. De manera que el vocabulario de Shakespeare es menos de la mitad del que tiene un angloparlante actual.

Datos ciertos

La primera fecha cierta de Shakespeare es la de su bautismo (26 de abril de 1564), en Stratford. Su padre, John Shakespeare, hacía guantes. No era pobre, e incluso llegaría a tener fortuna. Al momento de nacer William, era un respetable ciudadano, y cuando su hijo tuvo 5 años, fue elegido alcalde del pueblo.

William estudió hasta los 15 años. Del tiempo -a veces llamados los "años perdidos"- entre la escuela y la primera referencia a él en el teatro londinense, no hay registro alguno. Pero en ese período tomó algunas de las decisiones más importantes de su vida, como casarse y ser actor. Se casó en 1582, a los 18, siendo menor de edad, con Anne Hathaway, de 26 años. Su primera hija, Susanna, nació 6 meses después, en 1583, y en 1585 tuvo mellizos: un niño, Hamnet y una niña, Judith. A menudo se asume que fue un matrimonio infeliz.

No se sabe si tuvo que casarse por obligación, si amaba a su esposa, si vivió en otra parte que no fuera Stratford y Londres, si tuvo amoríos con otras mujeres (u hombres); si era religioso (y en ese caso, si era católico o protestante).

Desde 1595 hasta 1613 estuvo asociado a una compañía, Lord Chamberlain's Men, que con el ascenso de Jacobo I, se convertiría en The King's Men. Llegó a ser acomodado y tenía un dejo de arribismo (obtuvo un escudo de armas). Ackroyd sigue la idea de los románticos de que Shakespeare no tomaba partido, lo que le permitió no ofender a los censores y llegar a ser un hombre rico.

Murió el 23 de abril de 1616 y su viuda, en agosto de 1623. Sus hijas lo sobrevivieron, Susanna hasta 1644 y Judith, hasta 1662. Los hijos de Judith murieron tempranamente. La única hija de Susanna, Elizabeth, murió sin hijos; con su muerte, en 1670, la descendencia de Shakespeare se extinguió.

Siete años después de la muerte de Shakespeare, sus amigos y colegas publicaron la primera edición recopilatoria de sus obras, la gran edición en Folio de 1623. Luego está la complicada cronología en las fechas de composición, desde "Los dos caballeros de Verona" (1590-1) hasta "La tempestad" (1611) y "Dos nobles de la misma sangre" (1613-14).

Vinculaciones entre vida y obra

Aún subsisten misterios en torno a Shakespeare, como, por ejemplo, su aspecto. Hay muchos retratos, ninguno definitivo y todos algo diferentes. No se sabe mucho tampoco sobre su sexualidad o su religión.

Una forma de llenar los vacíos es establecer las vinculaciones entre su vida y su obra. Un biógrafo, Jonathan Bate, enfatiza, su dimensión campesina; Ackroyd, en cambio, presenta un Stratford más urbanizado que el que describe Bate y el corazón de su libro es Londres.

Shakespeare tuvo una educación más que aceptable. El sistema educativo obligatorio en Inglaterra en su época, señalan Maguire y Smith, le enseñaba latín, gramática y retórica, saliendo con la formación de un estudiante universitario en letras clásicas de hoy. Por otro lado, él pudo leer muchas obras con el auspicio de su editor Richard Field, contemporáneo y coterráneo, quien, en Londres, publicaría no solo los primeros libros de Shakespeare, sino las traducciones de Ovidio, Plutarco y Holinshed, que servirían de fuente a las obras shakespearianas.

El hijo de Shakespeare, Hamnet, murió a los 11 años en agosto de 1596. No se sabe la causa de su muerte. Inevitablemente, los biógrafos buscan evidencias de la pena de Shakespeare en los escritos que siguieron a la pérdida de su hijo. Pero quizá las más impactantes descripciones de dolor paterno están en obras previas. Hamnet murió en 1596; el padre de Shakespeare murió en 1601. Entre ambas muertes, él escribió "Hamlet". Aclaran Maguire y Smith, en su mito 12 que Hamlet no fue nombrado en razón de su hijo, Hamnet, quien a su vez recibió su nombre de su padrino, Hamnet Sadler. El del personaje deriva de la fuente que leyó Shakespeare, Saxo Gramático.

El teatro isabelino

Shakespeare fue actor, dramaturgo y copropietario de un teatro. Los espectadores ven ahora algo muy distinto de lo que vieron en esa época. El interés en reproducir las condiciones del teatro isabelino comienzan en el siglo XIX: experimentos como producciones solo masculinas, trajes de época...

El libro de Ackroyd y sobre todo el de Potter permiten adentrarse en el teatro inglés de la época: desde el tamaño de los escenarios hasta las formas de entrar y salir de escena o la manera de declamar. Los roles femeninos los interpretaban niños y jóvenes (algo desconocido en la Europa continental). Los asistentes eran de todas clases sociales, pero había que tener no solo el dinero, sino el tiempo de ir a verlo, por lo que todo apunta a que era una clase más bien próspera. En The Globe había un escenario de al menos 15 metros de ancho, protegido del sol y las obras duraban un promedio de dos horas.

¿Quién escribió las obras de Shakespeare?

El mito 30 de Maguire y Smith es si Shakespeare no escribió las obras de Shakespeare. La cuestión de la autoría misma, suscitada por el salto entre sus obras extraordinarias y su ordinaria, demasiado ordinaria, vida. En este ámbito surgen teorías conspirativas según las cuales Shakespeare era la fachada del "verdadero autor": gente como el filósofo Francis Bacon, el poeta y dramaturgo Christopher Marlowe, el conde de Oxford, el conde de Southampton, el barón Brooke e incluso la Reina Isabel.

En "Shakespeare. Una vida y una obra controvertidas", James Shapiro estudia el tema. Su interés se remonta a los primeros que dudaron de que Shakespeare hubiera escrito sus obras. Y se enfoca no en qué creían, sino por qué lo creían, esto es, en los contextos religiosos y sociales en que surge ese escepticismo.

En el relato de Shapiro, la controversia es más bien una invención reciente. Comenzaría hacia mediados del siglo XIX. Shapiro descubrió que el documento que remontaba la discusión a 1785 -cuando el estudioso James Wilmott no pudo encontrar evidencia de que Shakespeare fuera un autor- era falsificado.

En cambio, aborda figuras como Delia Bacon, quien sostuvo en 1857 que Shakespeare era iletrado y no podía haber escrito una obra tan refinada. Su opción era el filósofo Francis Bacon (sin parentesco con ella).

En 1920, el profesor J. T. Loomey atribuyó las obras a Edward de Vere, conde de Oxford, en razón de cuestiones tan vagas como sus conocimientos de cetrería o que tuvo tres hijas (como el rey Lear). De Vere, cortesano y poeta, viajó mucho por Italia e incluso en uno de sus viajes su barco fue atacado por piratas (prefigurando el extrañísimo incidente en "Hamlet"). El único problema es que murió en 1604, años antes de algunas de las obras más importantes de Shakespeare. Sigmund Freud adoptó también esta teoría.

Otros sostienen que Christopher Marlowe, el poeta y dramaturgo amigo de Shakespeare, quien fuera asesinado en 1594, en realidad fingió su muerte para seguir escribiendo bajo el nombre de Shakespeare. Lo cierto es que fueron coetáneos y colaboradores.

Uno de los puntos de Shapiro es que estas personas veían, como Delia Bacon, sus propias frustraciones en Shakespeare.

 Su gran obra en pequeños librosCuando Lady Viola de Lessops -en la película "Shakespeare apasionado"- se encuentra con el "cisne de Avon" no le pregunta simplemente si él es Shakespeare, sino: "¿Es usted el autor de las obras de William Shakespeare?". Ella ya conocía y amaba sus obras antes de conocer y amar al hombre. Y tiene la suerte que él sea apuesto, sensible y valiente como Joseph Fiennes y no algo gordo, pelado, arribista e incluso homosexual, como Shakespeare pudo ser en la realidad.

De cierta manera, el autor deriva de su obra. Si la edición en Primer Folio la ordenaba como comedias, historias y tragedias. Las "Obras completas", en edición de Andreu Jaume, aparecen ahora en formato de bolsillo -han de ser bolsillos amplios, eso sí, porque aunque pequeños son de muchas páginas-. Se dividen en cinco volúmenes: tragedias, comedias, dramas históricos, romances (mezcla de tragedias comedias y alegorías, en la obra tardía de Shakespeare), además de un quinto volumen con la poesía, el único bilingüe de la colección.

En Editorial Debolsillo. Tragedias (1.146 pp.). Comedias (842 pp). Dramas históricos (1.072 pp); Romances (818 pp.). Poesía (578 pp.).

Se han recuperado traducciones contemporáneas y de calidad en castellano. Las de Agustín García Calvo, Vicente Molina Foix, María Enriqueta González Padilla, José María Valverde, Alberto Silva, Víctor Obiols, Andrés Ahrenhaus, entre otros.

EN TV: "Shakespeare según..." en Film & ArtsEl canal de cable está transmitiendo una serie de documentales en los que historiadores y actores -Derek Jacobi, Joely Richardson, Simon Schama y Ethan Hawke- se adentran en diversos aspectos de la vida y obra del dramaturgo y poeta. Durante mayo se pueden ver "Shakespeare según... Derek Jacobi" (el día 29 a las 20:00 horas; y el 30 a la 1:00, 4:00 y 12:00 horas) y "Shakespeare según... Ethan Hawke" (el 22 a las 20:00 horas; y el 23 a las 2:00, 10:00 y 15:00 horas).



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Su imagen. El grabado en la portada de la edición Primer Folio es de Martin Droeshout, que difícilmente pudo ser del natural porque el autor era un niño cuando murió Shakespeare. El retrato Cobbe (a la izquierda), recientemente descubierto, perteneció al conde de Southampton y aparentemente sería el original del que otros habrían copiado, incluido el retrato Chandos, donde figura con un aro (perteneció al duque de Chandos antes de entrar a la National Portrait Gallery).
Su imagen. El grabado en la portada de la edición Primer Folio es de Martin Droeshout, que difícilmente pudo ser del natural porque el autor era un niño cuando murió Shakespeare. El retrato Cobbe (a la izquierda), recientemente descubierto, perteneció al conde de Southampton y aparentemente sería el original del que otros habrían copiado, incluido el retrato Chandos, donde figura con un aro (perteneció al duque de Chandos antes de entrar a la National Portrait Gallery).
Foto:Reuters


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales