DEPORTES

Sábado 2 de Junio de 2007

LOS GLOBETROTTERS SE PRESENTAN HOY A LAS 18 HORAS EN LA ARENA SANTIAGO:
El equipo que cambió el básquetbol para siempre

Pioneros en lo deportivo y visionarios en lo comercial, los de Harlem crearon un sello único en la historia del deporte.

RODRIGO FLUXÁ N.

Abe Saperstein jamás fue un gran jugador. Igual está en el Salón de la Fama del Básquetbol, siendo, de paso, el hombre más bajo con tal honor (1,70 metro).

Pero el norteamericano de origen judío era un tremendo hombre de negocios. En 1927 vio a un grupo de jóvenes de raza negra en Chicago y decidió formar su propio equipo. Los Globetrotters nacieron ahí y con ellos la marca más reconocible de la historia del baloncesto.

Saperstein ligó a los "Trotamundos" a Harlem, por ser un barrio más identificado con la comunidad.

No eran tiempos fáciles para los atletas afroamericanos. Sólo un equipo medianamente profesional estaba dando vueltas: New York Rems, eterno rival de los Globetrotters en los primeros años.

En un comienzo, los de Harlem eran un quinteto en serio. Jugaban por todo Estados Unidos masacrando a los combinados locales. Entrada la década de los 40, eran reconocidos ya como el mejor conjunto del planeta. En 1948, en un esperadísimo choque, vencieron a Minneapolis Lakers, campeón de la NBA (sólo con cesteros blancos y liderados por George Mikan), en un partido que cambió para siempre la historia de la liga: ya dos años después, Nathaniel Clifton, un ex Globetrotters, se transformó en el primer hombre de raza negra en firmar un contrato en la NBA (Knicks), dando el paso definitivo a la integración total.

Por aquel tiempo el equipo era un espectáculo mundial. Sus partidos tomaron un tinte cada vez menos deportivo: aseguraban la victoria en la primera mitad y en el complemento se dedicaban a los malabares y las bromas. Sus miembros fueron los pioneros de las clavadas, pases sin mirar y todos los trucos que se reeditaron en la NBA décadas después. Los coloridos shows de medio tiempo, las bailarinas y la música en el gimnasio también nacieron ahí.

Nunca han recibido un crédito total por eso. Primero, por un creciente descrédito entre la comunidad afroamericana, ligado principalmente a la figura de Saperstein. En el libro "Girando por el Mundo: auge y caída de los Globetrotters" , de Ben Gordon, ex jugadores acusan al empresario de racista.

"Los negros tienen un cuerpo maravilloso, pero como (el boxeador) Joe Louis son tan tontos como alguien puede ser. Pero saben obedecer órdenes. Con los negros o eres el jefe o no eres nada. Y yo soy el jefe", cita el autor a Saperstein, de una añeja nota del "Vancouver Sun".

Al comienzo los cesteros eran muy mal pagados, pero varios amasaron fortunas con la fama y las giras internacionales. Los Globetrotters recorrieron el orbe y vivieron episodios muy recordados en plena Guerra Fría. En 1951 jugaron ante 75 mil personas en el Olímpico de Berlín -el mismo donde quince años antes Adolf Hitler repudiaba a los atletas de color en plenos-, con tropas estadounidenses aún en la ciudad alemana.

En 1958, y con Wilt Chamberlain en sus filas, se presentaron en Moscú con Nikita Khrushchev en las gradas. El jerarca soviético los recibió ante el asombro mundial.

En los sesenta la NBA tenía problemas para llenar los gimnasios y los Globetrotters seguían en la cima. A comienzos de los ochenta, su calidad deportiva ya era abiertamente cuestionada -eran considerados comediantes más que atletas- y la incapacidad de reclutar talento fresco terminó por enterrarlos. Cambiaron de dueño varias veces y quebraron finalmente en 1993, tras lo cual un ex integrante, Mannie Jackson, compró la franquicia para devolverles la dignidad.

Lo logró, pero los tiempos habían cambiado: las acrobacias estaban vistas y el básquetbol, como todo lo demás, completamente globalizado.

ENTRE 1962 Y 1971, los Globetrotters estuvieron invictos por un total de 2.495 juegos. Muchos eran contra rivales irrisorios, eso sí.

Es la sexta vez en Chile

Con Marques Haynes y Reece Tatum a la cabeza, la generación dorada de los Globetrotters aterrizó por primera vez en Chile en 1953. Jugaron en un Caupolicán repleto contra la selección chilena liderada por Víctor Mahana. Los nacionales intentaron jugar en serio, lo que sulfuró a las visitas, que tuvieron que sudar para quedarse con el partido. Volvieron en 1960 con el mismo éxito.

El show volvió recién en 1982. Y pese a lucir un elenco B generó furor en sus doce presentaciones.

Las últimas dos visitas -en 1989 y 1994-fueron ya durante el período de decadencia máxima de la franquicia. Igual, el nombre alcanzó a movilizar masas.

Diez mil entradas vendidas

La Arena Santiago ya está lista y la venta de entradas superó las expectativas iniciales.

"Ya hay diez mil vendidas y ahora esperamos más", dijo José Miguel Verdugo, de la productora a cargo del evento (Fénix).

El recinto posee un aforo estimado en 12 mil espectadores.

Los Globetrotters llegan hoy a Chile tras un extenuante paso por Argentina: dieron 22 exhibiciones en 17 días.

El programa dura poco más de dos horas y tiene mucha interacción con el público.

La lista de jugadores está compuesta mayoritariamente por norteamericanos (aunque hay, por ejemplo, un seleccionado de Panamá), sin una trayectoria demasiado importante en el profesionalismo. Pero son hábiles para el show.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Esta vez habrá sólo una presentación en Chile.
Esta vez habrá sólo una presentación en Chile.
Foto:EL MERCURIO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales