NACIONAL

Viernes 10 de Abril de 2015

 
Manuel Ravest Mora, investigador e historiador de la Guerra del Pacífico

 A los 81 años falleció el abogado e historiador Manuel Ravest Mora, destacado investigador y coleccionista de testimonios y objetos de la Guerra del Pacífico. Hijo único de Clemente y María Luisa, su abuela Isabel Jaraquemada, casada con el oficial de Ejército Francisco Ravest, influyó mucho en sus primeros años de vida. Estudió en el Saint George's y en la U. Católica de Chile, titulándose de abogado en 1961. Su ejercicio profesional se vinculó a la asesoría a la Cámara Chilena de la Construcción. De su matrimonio con Oriana Peña Riveros nacieron cuatro hijos: Manuel Francisco, Matías, Juan Enrique y José Luis.

Desde pequeño la Guerra del Pacífico lo apasionó, al punto de llegar a formar en su vida adulta una de las mayores colecciones bibliográficas de los tres países involucrados. Miembro de la Academia de Historia Militar de Chile, indagó en archivos británicos, tradujo y publicó las cartas de la Compañía de Ferrocarriles y Salitres de Antofagasta, en su libro "La compañía salitrera y la ocupación de Antofagasta, 1878-1879". Luego publicaría "Ocupación militar de la Araucanía (1881-1883)".

En 2009, en una entrevista en "El Mercurio", hizo pública su faceta de coleccionista, que empezó desde los años 70, cuando decidió mantener un aviso económico en este diario con la leyenda: "Compro fotos, armas de la Guerra del Pacífico". Declaró: "No conozco más gente que haya tenido esta obsesión de comprar todo lo relacionado con la guerra, desde el libro, el sombrero, la bala... Lo más importante, sin embargo, ha sido coleccionar impresos, libros; soy un bibliófilo, o un bibliómano si quiere". "El placer sensorial de olerlos, o el agrado de abrir el libro intenso con el abrecartas. (...). Es un placer que produce una identificación muy fuerte con el objeto".

Pero pronto sintió incompleta su afición, y nació una segunda y fructífera vocación, la historia, que mantuvo viva hasta años muy recientes. Su primer texto estuvo vinculado a la compra de un cajón de papeles, que adquirió sin abrirlo: "Me enteré, al hacerlo, que contenía toda la correspondencia del oficial Juan Martínez, uno de los comandantes del Regimiento Atacama durante la Guerra del Pacífico. Estaba prácticamente toda su vida ahí". De allí surgió su obra "Juan Martínez, Comandante de los mineros del Atacama".

En los años 80 viajó a Londres para investigar en la Guidhall Library los archivos de la Casa Gibbs, socia de la compañía de salitre de Chile, del siglo XIX. "Llegué hasta allá porque me obsesionaba tratar de dilucidar si realmente la decisión de Chile de ocupar Antofagasta en 1878 había sido una decisión honorable de defensa de principios jurídicos adquiridos, o bien la consecuencia de presiones indebidas de grupos económicos influyentes de esa época".

En 2006 publicó "Barros Arana y la pérdida de la Patagonia: mito y verdad", que estimaba como saldar una deuda pendiente con su padre, "quien odiaba cordialmente a Barros Arana". Aunque el libro deja en claro, tras su investigación, "que mi padre no estaba en lo cierto respecto de su opinión sobre el actuar diplomático del famoso historiador".

Hombre de talante generoso, compartió sus hallazgos y en todos sus actos demostró un apasionado amor a Chile.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El historiador en su estudio.
El historiador en su estudio.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales