EDITORIAL

Sábado 27 de Julio de 2013

 
El Mercurio hace 50 años

 La estatua de Pedro de Valdivia se estrena en 1963

Confeccionada con el mismo bronce utilizado en los cañones de guerra de los buques hispanos, la estatua ecuestre a Pedro de Valdivia, hoy ubicada en la Plaza de Armas de la capital, fue donada por la colectividad española residente en Chile. Inaugurada el 25 de julio de 1963, su ubicación original fue el cerro Huelén -luego Santa Lucía-, desde donde, justamente, el conquistador español fundó la ciudad, el 12 de febrero de 1541, con el nombre de Santiago del Nuevo Extremo.

"El Mercurio" dio amplia cobertura a la ceremonia de entrega, presidida por el ministro del Interior, doctor Sótero del Río Gundián, quien acudió en representación del Presidente Jorge Alessandri Rodríguez. Se leía que "las fuerzas del regimiento Buin rindieron solemnes honores militares e interpretaron los himnos de Chile y España, mientras que la bendición estuvo a cargo del arzobispo de Santiago, cardenal Raúl Silva Henríquez".

Entre los discursos de la jornada destacaba el del embajador español en Chile, Tomás Suñer y Ferrer: "Esta es la ofrenda de los españoles por los 150 años de la independencia chilena, cumplidos en 1960. También, una ocasión para recordar la nítida impronta de los pensamientos y actos del Gran Capitán, que se abrió paso con el estilo hidalgo de un soldado que hace la guerra con impaciencia por la paz (...)".

El alcalde de Santiago, Ramón Álvarez Goldsack, recibió oficialmente el monumento de 2.700 kilos y cuatro metros y medio de altura, obra del escultor español Enrique Pérez Comendador. Expresó a este diario que "la capital de la República experimenta el halago de verse ornada con tan valiosa imagen de su progenitor, quien no conoció los caminos de la codicia y actuó poseído de un afán noble y perdurable. Su estampa ha de permanecer aquí para hacer siempre vívido su recuerdo".

Cabe destacar que la figura -trasladada en 1966 a la principal plaza de la nación- sostiene en su mano derecha un rollo con el acta de fundación de la ciudad y en la otra carga una espada. Y un detalle: el caballo no tiene riendas. "No hay un dominio", sintetizan los historiadores.

En 1999, un equipo especializado sometió al conjunto a una exhaustiva labor de restauración con solventes que no perjudicaran el bronce. Repusieron partes arrancadas con sierra por vándalos, como una espuela, cuerdas y estribos; sellaron grietas, y combatieron el deterioro causado por la contaminación y los desechos de palomas.

En España, en tanto, el diario La Vanguardia publicó el 16 de noviembre de 1961 las impresiones del embajador chileno en ese país, Sergio Fernández Larraín, cuando presenció la estatua terminada en las inmediaciones del palacio Buenavista, entonces ministerio del Ejército, antes del largo viaje que le esperaba por el Atlántico: "Pedro de Valdivia, militar heroico, fundador magnífico, en éste tu retorno a Chile, ve con Dios y con España".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales