ARTES Y LETRAS

Domingo 1 de Julio de 2001


La Perturbación de lo Mismo

¿Qué tienen que ver las pinturas de Josefina Guilisasti, Rodrigo Vega y Catalina Donoso con la viajera inglesa decimonónica Marianne North? Averígüelo usted mismo en la muestra que se exhibe en el Museo de Arte Contemporáneo hasta el 29 de julio.
En una de las grandes salas del segundo piso del fantasmagórico edificio del Parque Forestal se encuentra montada la exposición "La Perturbación de lo mismo" de Josefina Guilisasti, Rodrigo Vega y Catalina Donoso. En un extremo de la sala está instalado el montaje de Catalina Donoso titulado "Posible retrato del emblema", formado por una serie de sillas muy viejas de distintos estilos ubicadas delante de varias telas pintadas al óleo que reproducen sólo las cortinas de cuadros de pintores más o menos célebres de la historia de la pintura. Algunas citas son textuales y otras a una escala mayor que el original; otras pinturas han vaciado las figuras y situaciones representadas para dejar sólo las cortinas. En cada uno de los cuadros se escribió el nombre del artista o la escuela de que se trata. Hay telas donde son evidentes las correcciones y pequeños defectos, dejados así, tal cual, de manera deliberada. A un lado de estas sillas y pinturas, sobre unas repisas instaladas a quince o veinte centímetros del suelo hay nueve modelos de pies femeninos, sobre los cuales hay tres telas con cojines pintados al óleo, clavadas almuro.

"El Mono"

En el otro extremo de la sala se encuentra el montaje de Josefina Guilisasti titulado "La Vigilia". El espectador probablemente creera que se trata de una serie de objetos de aluminio puestos sobre estantes blancos que alcanzan una altura considerable. No se trata de los objetos mismos, sino que de 63 pequeñas telas que reproducen al óleo, con un realismo capaz de producir tal engaño al ojo, doce objetos desde 6 puntos de vista diferentes. Se trata de trastos de cocina fabricados de aluminio especialmente por la "emblemática" fábrica Aluminios El Mono, puestos - no clavados- en grandes estantes blancos. Los estantes están representados desde diversos puntos de vista y puestos en el mismo lugar desde donde fueron pintados los modelos, a escala uno a uno.
Entre estos dos montajes ubicados en los extremos de la larga sala, en uno de los lados, se encuentra la serie de pinturas al óleo de Rodrigo Vega denominada "S/T", sin título. Se trata de una serie de cuadrados de maciza pintados al óleo o acrílico que reproducen diversos fragmentos de desnudos femeninos extractados de revistas eróticas populares. Los distintos fragmentos fueron seleccionados a partir de las mismas fotografías para rerpresentarlos como una unidad visual. Algunas pinturas tienen añadidos ciertos objetos triviales como un pequeño pescado de colores imantado para poner en las puertas de los refrigeradores o una sirena con las mismas funciones y otros elementos de decoración similares.

Lo mismo

Los tres autores involucrados en esta muestra comparten una serie de elementos. De momento, Catalina Donoso, Josefina Guilisasti y Rodrigo Vega son licenciados en Arte de la Universidad de Chile. Comparten también el oficio de la pintura, por esa razón escogieron el título "La perturbación de lo mismo" para la muestra, que los reúne como una forma de plantear una alteración al oficio habitual de pintar. Además, según señalan, los tres tienen en común referencias, conceptos o significados y cierto imaginario. De acuerdo a ellos hay dos nociones fundamentales en esta muestra, por una parte lo que llaman "la noción de interior", relativo al género de la pintura, naturalezas muertas, "el paisaje urbano" y el retrato (géneros respecto de los cuales los artistas proponen una subversión de ciertas convenciones tradicionales) y la "la noción de escala", ya que los tres artistas trabajan de distinto modo con la escala uno a uno.

En cada caso los tres artistas se han propuesto tensar los límites académicos impuestos a los géneros o temáticas de las pinturas, así como proponer un diálogo entre pinturas y objetos contrastantes. En "Posible Retrato del Emblema", Catalina Donoso advierte la tensión que habría entre lo que simbolizan las sillas viejas y el marco ideológico de los cuadros históricos de los cuales se ven sólo las efímeras cortinas; lo mismo sucedería con los modelos de pies para los que la autora plantea una lectura relacionada con las notas al pie de página. En el caso de Josefina Guilisasti su obra estaría conformada por la interacción entre pinturas y estantes, donde el último cumpliría las funciones de soporte y atmósfera. La autora destaca una subversión de la naturaleza muerta a través del objeto y de sus traslación a lo largo del estante haciendo un juego con los diversos puntos de vista. Por último, Rodrigo Vega plantea que su obra altera las convenciones del retrato a través de la selección de estos fragmentos de cuerpos femeninos y de la elección de un tema alejado de los parámetros habituales del buen gusto y la decencia.

Marcelo Somarriva Q.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"Posible retrato del emblema".


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales