ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sábado 22 de Octubre de 2005

Televisión / Problemas que enfrentan a la Compañía Chilena de Comunicaciones con Vida Visión:
¿Qué pasó con Canal 2?

Después de que salieran del aire programas como "Plaza Italia" o "Plan Zeta", esa señal estuvo varias veces en venta. Y en conflicto. Incluso con acusaciones de estafa y apropiación indebida de dineros, tema que hoy está en manos de la justicia.

MARÍA DE LOS ÁNGELES NAUDON D.

La historia de la venta de Canal 2 tiene ribetes de novela de misterio y algo de crónica policial.

Desde que a fines de 1999 pusiera abruptamente fin a sus transmisiones, ha venido ocurriendo una serie de hechos que tienen como común denominador la intriga y la confrontación de opiniones. ¿Entre quiénes? El mundo evangélico, que lidera la máxima autoridad de la Iglesia Misión Cristiana Vida Visión, Alejandro Martínez; y la Compañía Chilena de Comunicaciones, encabezada por Luis Ajenjo, un hombre cercano al gobierno, la DC, y presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE).

El deceso de lo que alguna vez fue el canal Rock & Pop es historia conocida: ocurrió sin previo aviso, dejando boquiabiertos a empleados y televidentes. Las cifras jugaron una mala pasada y la situación financiera se volvió inmanejable.

En ese escenario -y con un frustrado intento de venta al grupo venezolano Cisneros y Hicks, Muse, Tate & Furst- Canal 2 llamó a una licitación en 2000.

No se sabe a ciencia cierta si a ese llamado respondieron uno o más compradores. Vida Visión Comunicaciones -la productora audiovisual de la Iglesia que preside el pastor Martínez- asegura que fueron los únicos. En la compañía -dueña de Radio Cooperativa y en ese entonces de Canal 2- dicen que no.

Sea como fuere, la licitación existió y se declaró desierta porque el o los potenciales compradores estuvieron fuera de bases. Se pedían US$ 8 millones al contado.

A toda costa

Pese el primer fracaso, el mundo evangélico quería tener su propio canal y siguió negociando con Ajenjo, quien no respondió los insistentes llamados de este diario.

El pastor Martínez asegura que acordaron que la compra del 100% de las acciones que componían Canal 2 se haría a plazo (un máximo de 12 años, salvo que consiguieran financiamiento externo), por US$ 3 millones. Esto incluía sólo la señal, no las instalaciones.

El supuesto acuerdo -bastante sui géneris, porque no consta por escrito ni tiene respaldo legal- implicaba que no se firmaría contrato de venta hasta que los evangélicos enteraran el pago de US$ 1 millón. Ése sería el pie y, mientras lo juntaban, podían transmitir gratuitamente a través de la señal 2. Ésa, según Martínez, era la garantía de la seriedad del pacto.

La gente de Ajenjo tiene otra versión. Reconocen haber negociado con el pastor, pero niegan cualquier promesa de venta.

Si ellos dicen la verdad, ¿por qué permitieron que Vida Visión transmitiera gratuitamente a través de su señal? La respuesta es la siguiente: al principio creyeron en la seriedad de Martínez, lo ayudaron con las transmisiones (cosa que él habría solicitado) para que pudiera entusiasmar a potenciales inversionistas y concretar el negocio.

Incluso hubo un viaje que se realizó con esas intenciones. En 2001 Ajenjo y Martínez volaron a Miami, para conocer a un grupo de financistas evangélicos (Venefin), que finalmente no participaron.

En Chile, Ernst & Young estaba encargada de la venta del canal y desde ahí se envió un mail que, según el pastor, da cuenta de la real intención de vender: "Comunicamos a Vida Visión el otorgamiento, por parte (...) Canal Dos S.A., de un período de exclusividad de 60 días a contar de la fecha de hoy (hasta el 21 de enero de 2002), para que a través de la organización de Venefin, obtenga el financiamiento (...) que le permita adquirir el 100% de las acciones".

En otra oportunidad, Vida Visión intentó concretar la compra dejando en garantía un predio forestal llamado Fundo Roma. La idea quedó en nada porque el terreno tenía problemas legales.

Mientras todo esto sucedía, públicamente el canal parecía ser de los evangélicos: publicaciones periodísticas hablaron que ese grupo había comprado Canal 2 en US$ 1 millón y nadie lo desmintió.

Al ser consultados, una fuente de la compañía responde que a ellos les "daba risa" ver lo que salía en los medios. Pero si la idea era vender y el canal aparecía vendido, eso no era precisamente favorable.

Además, Vida Visión realizó algunas telemaratones donde contaba a los fieles que estaban comprando el canal y que necesitaban sus aportes. Tampoco hubo reparos al respecto.

Años de relación

La relación entre este grupo evangélico y Canal 2 partió mucho antes de la licitación de 2000. Mientras Rock & Pop estuvo al aire, Vida Visión le arrendó espacios televisivos. Y cuando todo se vino abajo, Martínez quedó con un saldo impago que, según él, fue del orden de $51 millones. La compañía se niegan a precisar el monto.

Otra vez volvamos a lo que realmente consta: por esos dineros impagos el pastor fue demandado, pues firmó 16 letras de cambio y unas 14 fueron protestadas.

Juan Alberto Rabah, abogado de Martínez, es enfático en afirmar que la deuda se zanjó totalmente y que la justicia archivó el caso. Argumenta que si Ajenjo hubiera creído que ellos eran unos "sinvergüenzas", no les habría prestado el canal y tampoco negociado con ellos.

Más allá de las conjeturas, el hecho concreto es que entre 2002 y hasta abril de 2005, Vida Visión entregó cerca de $500 millones a la compañía, supuestamente para enterar el pago del US$ 1 millón acordado.

Ese dinero se habría entregado vía Transam, firma que recaudó aportes telefónicos hechos por fieles evangélicos, con cheques nominativos y cruzados a nombre de la compañía dirigida por Ajenjo.

Vida Visión tiene las fotocopias de esos documentos, con sus timbres de aceptación. En la compañía dicen que eso no es prueba de veracidad, porque muchos fueron protestados por falta de fondos. Aseguran que lo que recibieron de parte de Martínez sólo alcanzó para cancelar saldos impagos y que, más allá de eso, el único aporte fue de poco más de $20 millones, por concepto de gastos de recuperación. Martínez habría buscado demostrar seriedad, dicen cercanos a Ajenjo. En esto, como en todo, tampoco hay acuerdo. Según Vida Visión, de los casi $500 millones, sólo un cheque por $1,8 millón tuvo problemas, que luego solucionaron.

Inversiones

A fines de 2004, y convencidos de que el acuerdo de venta seguía en pie, la comunidad evangélica solicitó un préstamo de $1.700 millones para comprar el Estudio Gigante, ubicado en calle Catedral. Recibieron la propiedad el 1 de julio de este año y cinco días después dejaron de transmitir, porque Canal 2 finalmente vendió su propiedad a Alfa 3 S.A., afirman.

Esa sociedad, de propiedad de Jaime Cuadrado -ex gerente comercial de Canal 13-, empezó a negociar la compra a fines de 2004.

La versión de la Compañía Chilena de Comunicaciones es otra. No hablan del momento en que partieron la negociación con Cuadrado, pero insisten en que a fines del año pasado informaron a Martínez de que había perdido su opción de compra. El pastor asegura que eso es falso.

En los tres meses que han pasado desde que se cortaron las transmisiones de Vida Visión, el pastor Martínez ha recurrido a varias instancias, asegurando que nadie ha sido capaz de darle una respuesta. Hasta hace cuatro días, tampoco el Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

Comenta, sorprendido, que después de tantos meses, justo el día en que "El Mercurio" informa al CNTV de esta investigación, ellos hayan recibido una invitación de la presidenta de la entidad para conversar acerca del tema, a la que accedieron.

Por el momento, nada de esto ha sido zanjado. Y cuesta bastante obtener información, ya que gran parte de la historia está en manos de la justicia y forma parte del sumario.

El conflicto, en cambio, está claro: si los dineros que salieron de Vida Visión fueron para pagar la deuda impaga o no. Y si hay un excedente ¿dónde está la plata?

Interpretaciones

Las teorías que se oyen de boca de personas cercanas a la conflictiva venta de Canal 2 son contradictorias y, mientras la justicia no se pronuncie, sólo tienen carácter de conjetura.

Algunos estiman que ha habido discriminación hacia la comunidad evangélica presidida por el pastor Alejandro Martínez y al conjunto de fieles de ese credo en su totalidad.

Ellos dicen que han dejado de percibir muchos recursos, dejado gente sin trabajo y acción social sin realizar.

Otros, en tanto, creen que Martínez ha actuado de manera cuestionable y que no sería la primera vez que lo hace.

En el pasado trató de comprar Radio Nacional y luego no tuvo fondos para pagarla. A eso suman los protestos de letras y cheques y un par de querellas criminales, que fueron sobreseídas por el 4° Juzgado del Crimen de Santiago.

Lo concreto es que los evangélicos presentaron una querella criminal por estafa y apropiación indebida en contra de Luis Ajenjo y quienes resulten responsables.

La querella fue presentada ante el 23° juzgado del crimen de Santiago, acogida a tramitación. La Brigada de Delitos Económicos también está al tanto del asunto.

Por su parte, la compañía que dirige Ajenjo también ha iniciado acciones legales. Y ha trascendido que incluso habría una demanda por injurias y calumnias en contra de Martínez.

El rol que jugó el Consejo

En medio de este embrollo, surge la pregunta por el papel que jugó el Consejo Nacional de Televisión (CNTV). Su presidenta, Patricia Politzer, comenta que ellos trataron el caso cuando el pastor Martínez presentó una reclamación y que hicieron lo que la ley les permite.

En ese momento, revisaron sus archivos para ver si había algún aviso de traspaso accionario anterior, cosa que no existía, y solicitaron a la Compañía Chilena de Comunicaciones una explicación.

En el acta del CNTV del 15 de julio de este año, consta que la compañía contestó que nunca se celebró contrato alguno con alguna institución o persona vinculada a Martínez y que tampoco ha existido pago alguno como supuesto anticipo de precio de venta de canal o de transferencia del derecho de transmisión.

En este punto también existe una duda. Según los evangélicos, ellos administraron la señal y el cambio "de mano" debió informarse al CNTV, pues lo exige la ley. La Compañía Nacional de Comunicaciones lo refuta, porque estiman que ni de hecho ni legalmente cedieron ningún derecho.

Si el manejo quedó en manos de los evangélicos (cosa que tendrán que ver los tribunales), Politzer admite que hubo un error, pues es deber del Consejo autorizar los cambios de mano de administración, ya sean legales o de hecho.

¿Por qué no investigaron más, dado que el tema era polémico? La presidenta de la entidad es clara para explicar que el CNTV no tiene atribuciones legales para ello. Dice que pueden fiscalizar lo que sale en pantalla y nada más. Salvo que se trate de un traspaso de concesión, lo que en este caso no se aplica, porque la venta es del paquete accionario que compone la propiedad de Canal 2 y no de la consesión propiamente tal.

La pregunta que surge es que, si hasta ahí llegan sus capacidades, ¿cómo hacen para asegurarse de que las concesiones o las admninistraciones de señales -que por ley deben resguardar- no sean manejadas de forma irregular? Politzer explica que aún hay margen para mejorar la ley y aumentar las capacidades fiscalizadoras del consejo, sin embargo, otra fuente al interior de esa entidad dice que el problema de fondo es que "al CNTV no le gusta meterse en líos".

LOS EVANGÉLICOS se sienten discriminados. Los ex dueños de la señal 2 dicen que jamás prometieron venderles la señal.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Ajenjo y Martínez
Ajenjo y Martínez "pelean" actualmente en los tribunales.
Foto:EL MERCURIO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales