INTERNACIONAL

Domingo 6 de Septiembre de 2009

Frank-Walter Steinmeier, candidato socialdemócrata a la Cancillería alemana:
La misión imposible de Frank

De ser un funcionario eficaz, pero sin rostro, el hoy ministro de RR.EE. se hizo espacio en un SPD que se derrumba. Pero está lejos de inquietar a Angela Merkel, su rival en las elecciones. Por años a la sombra de Schroeder, su experiencia electoral es nula, y se lo ha tildado de "clínicamente aburrido". Así y todo, analistas creen posible que obligue a una nueva Gran Coalición.  
Jean Palou Egoaguirre "Franz-Walter ¿QUÉ?".

En 2005, el semanario Der Spiegel describía con sarcasmo la discutible proyección política del desconocido Frank-Walter Steinmeier. Un leal y eficiente colaborador en las sombras de Gerhard Schroeder, que, tras la derrota del ex Canciller frente a Angela Merkel, dejaba atrás su cómoda posición de funcionario sin rostro para emerger súbitamente en la primera línea de un Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) alicaído y desorientado como nunca.

Cuatro años después, el hoy ministro de RR.EE. y Vicecanciller tiene un buen camino recorrido y ha demostrado su muñeca política al imponer su candidatura para disputarle en las elecciones federales del 27 de septiembre el cargo a su "jefa", la popular Canciller Merkel (Unión Demócrata Cristiana, CDU, que gobierna en coalición con el SPD).

Sin embargo, Steinmeier aún no puede desprenderse de su imagen de burócrata gris y empaquetado, de político de escritorio que en sus 32 años de militancia en el SPD se ha limitado a ejercer el poder tras bastidores, y nunca en un cargo de mandato popular.

Con Merkel encumbrada como una intocable "Dama de Hierro alemana" que habla lo justo y necesario, comentaristas han tildado a Steinmeier de "clínicamente aburrido", y Financial Times Deutschland calificó su candidatura como "la más rara en la historia de la post-guerra". "¿Hay alguien más desdichado que Steinmeier en estos días? Con bajísimos índices de aprobación, él ya está de luto por el cargo de Canciller que perdió", aseguró.

¿Y el carisma?

"Steinmeier es una especie de excepción", explica Viktor Vanberg, director del Walter Eucken Institut. "No tiene el currículum típico de los políticos, y le falta el carisma necesario para una campaña exitosa. Pero el mayor problema no es él, sino el dilema programático del SPD", apunta.

"Comparado con Schroeder, Steinmeier es un tipo diferente de animal político, más tranquilo y menos agresivo. Asumo que muchos lo llamarían aburrido", afirma, por su parte, el politólogo Magnus Brechtken. "Su dilema es que su estilo no parece muy diferente al de Merkel. Entonces la gente dice: ¿Por qué votar por él, si pueden tener a la 'original'?".

Según Gero Neugebauer, experto de la Freie Universität, Steinmeier ha sido incapaz de reencantar al electorado con la idea de justicia social del SPD. "Su perfil no es el problema -dice-, porque la mayoría de los alemanes votan de acuerdo a su filiación partidaria. Él no tiene por qué ser un político 'tipo Obama'. Pero bueno, si lo fuera...".

Steinmeier, sea dicho, no lo ha hecho mal en la cartera de Exteriores. Es reconocido por su pragmatismo y su capacidad para negociar -sin ir más lejos, con su jefa y rival-, y la figuración que obtuvo en sus continuos viajes (gran afición de los alemanes) lo convirtió en el político socialdemócrata con más alta valoración.

El punto es que no ha sido capaz de "venderse" como Canciller, y esto va más allá de la crisis que golpea al SPD y que amenaza con los peores resultados desde la II Guerra Mundial.

Sus asesores han intentado "modernizar" su imagen de diplomático gélido. De partida, en la campaña eliminaron su segundo nombre de pila y su apellido: "Nosotros con Frank", rezan sintéticamente sus carteles.

Luego, en un guiño a las hoy esquivas bases sindicales del SPD, se ha paseado con casco y en manga de camisa por fábricas y minas, y han resucitado sus orígenes humildes y su perfil de hombre hecho a sí mismo. Aunque no tiene mucho de qué reír, se lo ve cada vez más risueño -luciendo las "margaritas" que se forman en sus mejillas-, y en mitines se ha "sacado la foto" tomando cerveza: un clásico de cualquier candidato alemán que se valga de tal.

"Ha tratado de dar algunos discursos 'encendidos', pero en ese rol no aparece como genuino", opina Vanberg. Neugebauer coincide: "Ha mejorado, pero demasiado tarde como para hacerle creer a la gente que es más que un buen administrador".

Balón de oxígeno

Los recientes resultados en las elecciones regionales en Sarre, Turingia y Sajonia, que fueron un revés para la CDU, le dieron un balón de oxígeno a Steinmeier, y recordaron la remontada de última hora de Schroeder en 2005.

Aunque analistas dudan de que se produzca un vuelco así de espectacular, sí creen posible que el SPD sume votos suficientes para obligar a Merkel -quien preferiría formar gobierno con su "aliado natural", el Partido Liberal- a negociar nuevamente una Gran Coalición. "Podríamos esperar que Steinmeier lleve al SPD a una posición en que pueda sobrevivir como partido de gobierno", dice Neugebauer. Pero matiza: "Un segundo lugar es realista. Pero como se sabe, el segundo es también el primer perdedor".

"Steinmeier ya no puede hacer nada por su falta de carisma. Tendrá que aceptar que le será imposible 'imitar' a Schroeder".

Peter Matuschek

Investigador jefe de encuestadora Forsa

23% de los electores votaría por Steinmeier si la elección en Alemania fuera directa, frente al 64% que quiere un segundo mandato de Angela Merkel. Se trata de la mayor diferencia desde que comenzó esta medición de Politbarometer, en 1977.

37% de los votos obtendría la Unión (CDU/CSU) de Merkel, mientras sus "aliados naturales", los liberales, tendrían el 14%. El SPD, en tanto, obtendría 23% de los sufragios, Los Verdes el 12% y La Izquierda el 9%.

 Entre la herencia de Schroeder y la amenaza de LafontaineFrank-Walter Steinmeier le debe su carrera al ex Canciller Gerhard Schroeder, a quien llama "mi querido Gerd". Fue su director de gabinete en el gobierno regional de Baja Sajonia, y desde 1999 a 2005 ejerció como jefe de la Cancillería federal. Se lo considera, además, uno de los principales cerebros de la Agenda 2010, una reforma al mercado de trabajo que implicó profundos recortes a las prestaciones sociales y que terminó alejando al ala izquierdista del SPD.

Esta deuda con su "padrino político" ha marcado su perfil centrista dentro del SPD. "Steinmeier tiene dificultades porque representa a un partido dividido entre los que quieren una política socialdemócrata más pragmática, que se identifica con los ex cancilleres Helmut Schmidt y Schroeder -en ese campo está él-, y aquellos que quieren una política más izquierdista para competir directamente con el partido 'Die Linke'(La Izquierda) de Oskar Lafontaine", explica el analista Magnus Brechtken.

"El problema es que el SPD en realidad son dos partidos", coincide Viktor Vanberg. "Desde que las dos alas quieren ir en dos direcciones totalmente diferentes, es imposible para Steinmeier presentar al electorado un programa creíble", asegura.

Lafontaine, ex presidente socialdemócrata que en 1999 dejó el gabinete de Schroeder, ha sido uno de los principales ganadores en esta crisis de la socialdemocracia. "Es un orador carismático y popular que parece estar en una cruzada para vengarse de su ex partido, y hoy está atrayendo a muchos votantes del SPD", dice Brechtken.

Principales propuestasFrank-Walter Steinmeier

Abogado, 53 años, casado, una hija.

Crear 4 millones de empleos hasta el 2020 (lo que equivaldría al "empleo total") invirtiendo en tecnología verde y servicios.

Introducir un salario mínimo de 7,50 euros la hora.

Retirar paulatinamente la energía nuclear y que el 50% de la energía en 2030 provenga de fuentes renovables.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<STRONG>Ensuciándose.-</STRONG> Steinmeier ha intentado en vano mostrarse más cercano. Acá, con la cara sucia durante una visita a la mina de Prosper Haniel.
Ensuciándose.- Steinmeier ha intentado en vano mostrarse más cercano. Acá, con la cara sucia durante una visita a la mina de Prosper Haniel.
Foto:ASSOCIATED PRESS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales