EDITORIAL

Martes 11 de Marzo de 2008

Chile y el Primer Mundo


La ansiada meta chilena de llegar a ser un país desarrollado ha recibido el inesperado apoyo del experto indio en geopolítica y gobernanza global Parag Khanna. En su libro "El segundo mundo", de gran acogida en el ambiente académico mundial, Khanna afirma que Chile es el país de América Latina con más posibilidades de acceder al Primer Mundo -esto es, alcanzar el desarrollo-, por "las inversiones en infraestructura, educación y salud, y su orientación hacia el libre comercio" con Asia, Europa y Estados Unidos.

Para quienes habitan en Chile, dicha afirmación parece no estar en sintonía con el ambiente que prevalece entre los agentes económicos -de pesimismo en algunos casos, de desilusión en otros-, no sólo por las turbulencias internacionales que afectan al mundo, sino por su insuficiente desempeño en materia de desarrollo en los últimos años. Chile ha mostrado incapacidad para aprovechar las ventajas que efectivamente le otorgan las referidas "inversiones en infraestructura, educación y salud, y su orientación hacia el libre comercio", para transformarlas en un acelerado crecimiento económico que permita establecer las condiciones para alcanzar el desarrollo. De allí que la promesa -en 2002- del Presidente Lagos para 2010 ya no vaya a cumplirse, y que la agenda de la Presidenta Bachelet la haya dejado sin fecha. Eso provoca frustración y desencanto en muchos, y contrasta con el optimismo de Khanna en su libro.

Esta obra del experto en relaciones internacionales recién ha sido publicada, de modo que cabe presumir que contiene sus reflexiones a lo largo de los años previos a su publicación, y ellas recogen, probablemente, el consenso que en esos años existía respecto de la posibilidad de que Chile alcanzara el desarrollo.

Sin embargo, en 2007 Chile estuvo en la mitad inferior del ranking por crecimiento de los países de la región; las proyecciones para este año están siendo corregidas mensualmente a la baja; los problemas de delincuencia y de baja calidad de la educación subsisten, a los que se ha sumado la creciente conflictividad laboral -subliminalmente impulsada por la agenda del Gobierno en esa área-; en fin, simbólica, pero decidoramente, cabe registrar que, de los 34 proyectos de mayor envergadura que contemplaba el listado prometido en 2002 por el entonces Presidente Lagos para marcar la llegada al desarrollo en el Bicentenario, 10 destinados a regiones presentan hoy atrasos de hasta seis años.

Por todo lo anterior, probablemente ese consenso que recogió Khanna en una hora distinta será reemplazado por una mayor cautela en ulteriores evaluaciones sobre el futuro de Chile. Evitar esto supone un cambio de rumbo, que este Gobierno hasta ahora no se ha mostrado dispuesto a realizar.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales