ARTES Y LETRAS

Domingo 15 de Noviembre de 2009

LANZAMIENTO Publican su "Arqueología del antiguo reino de Chile"
Fernando Márquez de la Plata: entre el Nilo y el Mapocho

Documentó desde las "pelucas en cascada" hasta las puertas y la ropa blanca usada en el Chile del XVII. Las investigaciones del arqueólogo chileno, que de joven presenció el descubrimiento de Altamira, fueron pioneras en el estudio de nuestra cultura material.  
ELENA IRARRÁZABAL S. Cuentan que la casa de Fernando Márquez de Plata era un buen reflejo de la personalidad y los estudios del arqueólogo. Un hombre que estudió en Madrid, que presenció el descubrimiento de las pinturas rupestres de Altamira, que amaba la ciudad de Roma, y que estudió con pasión las momias egipcias. Pero que también gozaba apreciando el trabajo en metales de reminiscencias árabes en un estribo chileno -la "ataujía"-, o la factura de una tinaja.

De carácter discreto y quitado de bulla -no vendía sus libros, sino que los distribuía entre sus conocidos-, Márquez de la Plata era un hombre tímido que pasaba mucho tiempo en su casa. Y allí, en los pasillos y piezas de su residencia, estaba su mundo: los sarcófagos de momias egipcias, las pinturas italianas, los muebles coloniales y hasta una silla de mano del siglo XVII, que se usaba en Chile para trasladar a las señoras de la época.

"Lo recuerdo como un pozo de sabiduría, un hombre discreto y refinado, que aparte de los trabajos históricos y arqueológicos que desarrolló en Europa, fue pionero en Chile en el estudio de ámbitos como la artesanía, la arquitectura rural, el traje y los muebles en los primeros siglos del país, aspectos que más tarde desarrollaron otros historiadores, como Eugenio Pereira Salas", rememora el padre Gabriel Guarda.

"Su rescate de todo lo que constituía la 'cultura material' de Chile fue muy relevante. Se produjo en una época en que pocos valoraban lo que un traje o un mueble podía decir de la cultura e idiosincrasia de un pueblo", agrega la historiadora Isabel Cruz. A su juicio, de los diversos ángulos de la cultura material que documenta Márquez de la Plata, uno de sus grandes aportes son sus estudios sobre el traje y los muebles coloniales.

Estas investigaciones las publica por primera vez Márquez de la Plata en 1953, bajo el título "Arqueología del antiguo reino de Chile". El uso del término "arqueología" -que hoy vinculamos más bien con el estudio de culturas prehistóricas o precolombinas- se relaciona con la acepción amplia del término en esa época, en el sentido de 'remontarse al origen'.

Las investigaciones en terreno sobre la cultura material chilena las lleva a cabo al arqueólogo hasta su muerte. Para ilustrarlas, recurría a colecciones fotográficas o le pedía a sus hijos que tomaran las fotos que requería. Poco después de su fallecimiento, en 1959, sus hijos publican, con los estudios que deja su padre, un segundo tomo del libro, al que luego se suma una tercera publicación con nuevos materiales.

Hoy estas tres partes se unen en un solo volumen. Recorrer sus páginas implica sumergirse en un insospechado catálogo de arquitectura tradicional, artefactos, muebles y objetos estudiados por Márquez de la Plata. El libro incluye pequeños capítulos con textos e ilustraciones sobre abanicos, clavos, puertas coloniales, carruajes, edificios de Santiago antiguo, tipos de pavimentos, objetos de cobre, plata y greda, pircas, molinos y más. Un universo que el cosmopolita arqueólogo descubrió y valoró a las orillas del Mapocho, tras abandonar las riberas del Manzanares, el Tíber y el Nilo.

 Su vida y su obraFernando Márquez de la Plata Echenique (1892-1959) se radica muy joven con su familia en Madrid y sorprende a sus padres cuando elige la desconocida carrera de Arqueología y Antropología. Colaborador del investigador alemán Hugo Obermaier, es testigo del descubrimiento de las Cuevas de Altamira y sus pinturas rupestres. A los 22 años publica un comentado estudio sobre los orígenes prehistóricos del pueblo español (1915). También edita una publicación sobre el poblamiento americano. En el Norte de España estudia las raíces y casas originales de 169 familias que emigraron a Chile, lo que da lugar a un estudio de varios tomos. Italia y Grecia lo fascinan, pero especialmente Egipto, donde realiza una serie de investigaciones . Ya radicado en Chile, les da un giro a sus estudios, reenfocando su interés hacia la arquitectura y objetos cotidianos chilenos, como trajes y muebles, en el marco de las manifestaciones artísticas y artesanales producidas en el país durante sus primeros siglos.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Arcones y armarios (como este de los capuchinos) fueron de los primeros muebles usados en Chile.
Arcones y armarios (como este de los capuchinos) fueron de los primeros muebles usados en Chile.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales