NACIONAL

Lunes 28 de Abril de 2003

Manejo de crisis:
Insulza niega que esté sin fuerza en el Gobierno

Ministro del Interior admitió haber cenado con tres magistrados de la Corte de Apelaciones de Santiago, pero rechazó que estuviera haciendo lobby en torno a los procesos judiciales que afectan al oficialismo.
ELIA SIMEONE

Aunque el Ministro del Interior, José Miguel Insulza, desmienta que el Gobierno esté preocupado, durante las últimas semanas ha habido movimientos y contactos que revelan la inquietud de La Moneda por los procesamientos que se están efectuando en el caso Gate.

En distintos ámbitos y con diversos referentes, entre ellos la Unión Demócrata Independiente, se ha analizado el impacto y las repercusiones de la acción de los tribunales.

Y uno de estos escenarios habría sido una cena a la que asistió el titular del Interior y en la que hubo tres ministros de la Corte de Apelaciones, en casa del abogado Gabriel Cáceres, a quien se vincula a la defensa del rector de la Universidad de Chile, Luis Riveros.

Junto con negar que usó tal ocasión para hacer lobby, Insulza defendió su posición e influencia al interior del Gobierno.- ¿Es efectivo que estuvo en una reunión con ministros de la Corte de Apelaciones?

"¡No hubo ninguna reunión! Esta es una comida, una cena que ofreció este señor (Gabriel) Cáceres en su casa, el cual nos invitó a una cantidad de personas -que yo no voy a dar la lista, claro- , como es perfectamente natural, como ocurre a cada rato. Entonces, yo no estoy disponible para meterme en una especie de acusación o espiral de acusaciones y contraacusaciones porque voy a una cena. ¡Esto es una locura! O, sea, ¿ya no se puede conversar con nadie?".

- La oportunidad se presta para cuestionar su conveniencia porque el Gobierno enfrenta un período complicado por líos judiciales.

"No, ¿por qué? Ese tema no está ante la Corte de Apelaciones en estos momentos. Yo no soy el ministro a cargo del tema tampoco. Entonces..., ¡perdón!, no hay ministro a cargo del tema".

- ¿Qué función debe cumplir el ministro de Justicia, Luis Bates, en este asunto?

"Lo que pasa es que los ministros no son abogados del Gobierno y cada uno cumple las funciones de su cartera y, evidentemente, el ministro Bates tiene relaciones con los tribunales de Justicia para las cosas propias de su cartera. Pero ni él ni yo vamos a entrar a hacer lobby por determinadas causas".

- Se dice que la salida de Gómez fue porque el Presidente se habría disgustado porque no habría hecho lobby.

"No, eso no es efectivo. Esa no es la política del Presidente".

- Pero se comenta que usted habría pedido su salida.

"No. Yo con Gómez mantengo hasta hoy día una excelente relación y quien toma las decisiones sobre los ministros es el Presidente".

- Igual se especula que usted pidió a esos ministros que acallaran la actuación de los jueces(Aránguiz y Chevesich).

"Todos conocemos a los jueces y las cosas no se hacen así. Y ensayarlo, sería una tontería de mi parte".

- Y si fue una cena privada que no tenía esa finalidad, ¿por qué no podemos saber qué ministros asistieron?

"Porque no corresponde. Yo no puedo contarle a todo el mundo con quién como, con quién me reuno, con quién hablo. ¿Por qué, pues? Cada uno dirá si le interesa decir quién fue y quién no fue. Yo no voy a caer en eso".

- ¿Se habló de todo?

"Entre amigos, se habla de todo".

El supuesto lobby

- ¿Usted niega que efectuó lobby?

"No, lo que yo niego es que haya habido una reunión para hacer lobby, para tratar el tema".

- Entonces, ¿por qué tanto secreto?

"Lo que es secreto... ¿usted sabe dónde comí anoche?"

- No.

"¿O antenoche o la noche anterior? Entonces, supuestamente, tendría que publicar mis comidas, la agenda de mi vida social".

- Asumiendo que este encuentro fue como usted dice, ¿por qué el Presidente se enojó?

"La verdad es que eso no ocurrió, yo no he conversado con el Presidente sobre eso, como tampoco converso con el Presidente sobre mi actividad social y, desde luego, él no me ha manifestado ninguna molestia ni ningún enojo".

- ¿Hay división en el Gobierno sobre cómo enfrentar el tema judicial?

"Lo niego absolutamente. Siempre hemos dicho lo mismo. Yo he dicho varias veces: uno puede tener una opinión respecto de lo que piensan los tribunales de justicia, pero acata lo que hacen. Todos estamos de acuerdo en eso".

- ¿Usted se reúne habitualmente con gente de la corte...?

"No..."

- ...y además en casa del abogado del rector Riveros?

"No es así. No estoy enterado que don Gabriel Cáceres sea formalmente el abogado de don Luis Riveros, que, por lo demás, no está acusado absolutamente de nada que yo sepa".

- Pero está cuestionado...

"¡No, no! No está acusado absolutamente de nada. Usted me dice como si fuera el abogado de una persona que estuviera procesada por algo. Pero, además, no tenía idea ni me interesa tampoco".

- ¿No tenía idea?

"En este país se está llegando a un nivel en que no se va a poder reunir un ministro con unos parlamentarios porque es influencia. No se va a poder encontrar uno en un estadio con un par de jueces porque es influencia. ¡Esto ya está llegando a la locura!"

- ¿Y a usted lo invitaron?

"Por cierto. No la organicé yo. ¡Imagínese organizarla yo!"

- Pudo haberla instigado.

"No. Si invito, invito a mi casa".

- ¿Y no pudo ser que alguien le haya tendido una trampa?

"¡No, en absoluto! Yo creo que alguien le contó a alguien y ése lo contó a otro que se encargó de interpretar las cosas, no más".

- ¿El lobby con los jueces fue porque está débil en el Gobierno?

"¿Yo?"

- Sí, usted.

"Oiga, otra vez. Si mi problema fuera de debilidad dentro del Gobierno no veo para qué voy a andar haciendo lobby con los ministros de la Corte de Apelaciones".

- Para anotarse un "porotito"...

"No, no, no, no. Yo nunca he trabajado así".

"Caso a caso"

- ¿En qué consiste la nueva estrategia del caso a caso?

"No, es algo que venimos diciendo hace mucho tiempo. En el caso de eventual pago de sobresueldos, no vemos un fenómeno propiamente de corrupción, porque no se ha demostrado que nadie se haya echado plata al bolsillo. Por lo tanto, en los casos de pago de sobresueldos, vamos a examinar cada caso y si esa persona tiene realmente las condiciones para seguir cumpliendo su función. La gente de cargos directivos probablemente no va a seguir cumpliendo dichos cargos mientras esté procesada porque no va a tener la tranquilidad para eso. Pero no a cualquiera que haya recibido un sobresueldo lo vamos a sacar de su cargo. No es lo mismo que un caso en que la gente se echa la plata pública al bolsillo. Eso es un fenómeno de corrupción que no vamos a tolerar.

- ¿Esto no es un cambio del "caiga quien caiga"?

"No. No se había presentado la situación de funcionarios concretos y respecto de ellos vamos a examinar la situación de cada cual".




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El ministro del Interior, José Miguel Insulza, definió la posición oficial frente a las versiones de una supuesta estrategia ante los procesos judiciales.
El ministro del Interior, José Miguel Insulza, definió la posición oficial frente a las versiones de una supuesta estrategia ante los procesos judiciales.
Foto:El Mercurio
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales