VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 26 de Septiembre de 2009

 
Cruzada por un emblema

Meses de investigación están tras el reciente nombramiento del invernadero de la Quinta Normal como Monumento Histórico. 
Texto, Claudia Pérez Fuentes  Un viaje de intercambio entre el 2001 y el 2002 a Bordeaux, Francia, fue el origen de la relación entre la arquitecta Magdalena Barros Castelblanco, la Quinta Normal y su invernadero. Entonces conoció el Jardín Público de esa ciudad y se sorprendió con la similitud que tenía con el parque capitalino, la gran diferencia era que éste, al contrario del europeo, tenía sus "elementos de gran valor en situación de abandono".

"Siempre me llamó la atención que un lugar de su importancia estuviera en ese estado. Pensé que había que hacer algo", cuenta la profesional. Así, de regreso en el país, el primer paso tras ese objetivo lo dio con su proyecto de título: un museo del vino emplazado en el edificio donde antes funcionaba la Estación Enológica de la Quinta Normal. Sin saberlo ese sería el principio de su cruzada por salvar el invernadero ubicado frente a ese inmueble.

-Mientras trabajaba en mi propuesta empezó a llamarme la atención esa estructura, me concentré en ella, en sus detalles y gran valor histórico-, dice.

Desde entonces no ha parado en su afán por rescatar este "emblema de la arquitectura metálica en Chile". El proyecto Fondart "Elaboración de un expediente para obtener la declaratoria de Monumento Histórico del invernadero de la Quinta Normal" -carácter que facilita el acceso a fondos para su restauración-, fue el inicio de un trabajo que la tuvo el 2007 investigando y difundiendo la importancia de una obra sobre la que hay "muy poca información".

"Casi no existe algo similar en Chile, lo más parecido es el invernadero del Parque de Lota. Es todo un símbolo representativo de una época y de la historia. Por eso la relevancia de poner el tema en carpeta y decir: aquí hay una construcción que vale la pena rescatar", explica Magdalena, quien pese a su riguroso estudio no encontró datos definitorios sobre el origen de la obra.

Algunos sostienen que se construyó en 1875 para la Exposición Universal desarrollada en la Quinta Normal; otros, que formaba parte de la Quinta Meiggs -propiedad ubicada en el sector del actual barrio República- y que desde ese lugar, tras ser adquirida por el Estado en 1890, se trasladó al parque capitalino como "observatorio de plantas exóticas" del Jardín Botánico Nacional.

Sin embargo, estima que la estructura prefabricada en fierro forjado y vidrio, incluyendo algunos de colores, se fabricó en la segunda mitad del siglo XIX en "alguna fundición europea", pues presenta varias similitudes con invernaderos de Francia e Inglaterra, dos de los países en los que la arquitecta visitó varios ejemplos de estas construcciones.

El buen estado de los ejemplares europeos evidenció aún más el abandono del modelo santiaguino que vivió su apogeo hasta la segunda década del siglo XX. De ahí en adelante se sumió en un proceso de deterioro "que se ha acentuado en el tiempo". Salvo acciones puntuales, como "El conservatorio de plantas medicinales" que entre 1990 y 1995 intentó revivirlo, la tónica han sido las intervenciones "precarias, parciales y sin metodología" que han desvirtuado la estructura de "gran fragilidad".

Hace algunas semanas el trabajo de la arquitecta -que además del expediente presentado al Consejo de Monumentos Nacionales, contempló la creación de un sitio web (www.invernadero-quintanormal.cl) y todo un concepto gráfico para apoyar su labor- fue recompensado con la publicación en el Diario Oficial del decreto que declara Monumento Histórico al invernadero de la Quinta Normal.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La cúpula que alcanza los 15 metros, da cáracter al invernadero que desde 1995 se encuentra abandonado.
La cúpula que alcanza los 15 metros, da cáracter al invernadero que desde 1995 se encuentra abandonado.
Foto:Jorge Brantmayer


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales