DEPORTES

Sábado 13 de Septiembre de 2003


Una no es ninguna

Óscar González está a las puertas de unirse a Jorge Inda G., Pedro Bagú, Juan Cavieres A., Patricio Baeza y Oliverio Martínez como los únicos preparadores que han logrado llegar a las dos mil victorias.
Alejandro Gandolfi D.

La hípica, al igual que los demás deportes, se va nutriendo de logros y metas. Y mientras más altas y significativas sean, la trascendencia aumenta.

Sólo cinco preparadores han alcanzado la meta de los dos mil triunfos en su carrera profesional: Juan Cavieres Acevedo, Oliverio Martínez López, Patricio Baeza Álamos, Pedro Bagú Herrera y Jorge Inda Guzmán (ver infografía).

Óscar González Guerrero exhibe 1.999 éxitos y está a sólo un paso, o una victoria si lo prefiere, de convertirse en el sexto entrenador en formar ese selecto grupo. Logro que puede alcanzar en las próximas horas. Por eso, el trainer ya hace el balance de estos casi dos mil triunfos.

Recuerdo especialmente a dos pupilos muy buenos que tuve. Catrileo, que ganó cerca de 30 clásicos, y la yegua Cristalline, que a pesar de sus lesiones fue excelente. Y usted ve cómo ha rendido en su labor de madre, es lo primero que se le viene a la memoria a González.

El experimentado preparador tampoco olvida el triunfo de Pradilla en El Derby 1995. La yegua se quebró después de ganar la prueba, así que tuvo que irse inmediatamente a la reproducción. Pero Óscar González entrega un dato importante. De haber sido tan sana como Pradilla, Cristalline hubiese sido mucho mejor aún.

El profesional de 66 años dice estar conforme con lo conseguido en su campaña. Tengo más de 200 clásicos a mi haber y me siento muy contento de ingresar, en cualquier momento, a este pequeño grupo de preparadores que han alcanzado los 2.000 triunfos.

La última meta

Sin embargo, el hombre tiene una tarea pendiente. O más bien un anhelo por cumplir. Me encantaría ganar una carrera internacional representando a Chile... Además usted tiene que pensar que nunca tuve caballos de grandes precios ni de los potros de mayor renombre. Siempre he sido un preparador modesto, entonces cuesta. Cuesta que un caballo barato salga bueno. Eso se da muy a lo lejos. Entonces uno tiene que trabajar mucho para armar un finasangre que llegue a disputar los clásicos.

Ya con la sensación de la misión cumplida, Óscar González asegura que dejo una descendencia profesional en mis hijos. A Alberto le ha ido bastante bien, mientras que Hernán volverá a la preparación de caballos tras un período ausente. Y quizás deje a otro, Andrés, que viene detrás. Ojalá que a ellos les vaya mejor que a mí.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
A UN PASO DE OTRO LOGRO. Óscar González está a punto de ingresar al selecto grupo de preparadores con 2.000 éxitos.
A UN PASO DE OTRO LOGRO. Óscar González está a punto de ingresar al selecto grupo de preparadores con 2.000 éxitos.
Foto:Mario Muñoz
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales