ESPECTÁCULOS

Miércoles 25 de Mayo de 2011

 
Cantante Osvaldo Díaz reaparece como gestor cultural en La Serena

La voz setentera que alguna vez estuvo en el Festival de Viña y en la OTI cuenta cómo ha surgido de la mano de las buenas ideas aplicadas al ámbito de la cultura.  
DIEGO RAMMSY S. "Hay muchas lindas iniciativas que nosotros llevaremos a la práctica", cuenta un animado Osvaldo Díaz al teléfono desde su casa en Santiago. Más bien su ex casa, porque en ese mismo instante se encuentra preparando las maletas para radicarse en la Región de Coquimbo, donde será el hombre tras un proyecto cultural de nivel regional. Se trata de un colectivo artístico con la intención de impulsar las artes, el turismo y la educación en la zona. "Hay muchos proyectos en el ambiente que están dando vueltas", explica el otrora cantante que hace más de diez años está dedicado al ámbito de la cultura. "La cultura es enriquecedora", dice.

Porque Osvaldo Díaz fue un artista destacado en los '70, considerado dueño de una de las mejores voces por los discjockeys de la época. De la mano de canciones como "Ternura" y "Los carasucias" cimentó una carrera musical de corta duración, que se vio truncada por su aparición en diversos actos humanitarios en pleno gobierno militar. "Nunca dije algo contra el régimen", alega el cantante hoy.

A pesar de logros como el triunfo en el Festival de la OTI en 1975 con la canción "Las puertas del mundo" y el premio al mejor intérprete en el Festival de Viña de 1971, Díaz no consiguió reactivar su carrera artística. "Desde el año 90 que no estoy en TV", dice el cantante que en 1986 se autoexilió a México durante un año. "Me tuve que ir. Pero no tengo rencores y no tengo ningún interés en meterme en política".

Siguió cantando. En 1993 volvió al Festival de Viña, pero su regreso fue sólo una última señal de la expiración de su carrera. Luego presentó un recurso de protección contra TVN por usar una grabación de él reiteradamente. "Me dieron como caja porque olvidé la letra de una canción mexicana en TVN. La pasaron desde 1992 hasta 2001. Me hizo sufrir durante mucho tiempo porque se burlaban de mí", recuerda Díaz.

La cultura y sus proyectos

Ya desechada la posibilidad de seguir cantando, Osvaldo debió buscar nuevos rumbos. "He vivido de forma bastante humilde, pero he aprendido a vivir así", dice. Por eso, su hijo intentó conseguirle presentaciones musicales oficiando de representante. "Los hijos se dan cuenta de los sufrimientos de su padre, y obviamente él hizo todo lo posible por ver nuevamente al artista con éxito. Fue una reacción emocional y me consiguió algunas tocatas, hace varios años ya", cuenta Díaz.

Pero ahora su interés es otro. Desde que en 1992 desarrolló proyectos en la Universidad de Atacama, Díaz no se ha despegado de la senda de la gestión cultural, hasta el punto que actualmente preside el Colectivo de Artistas e Intelectuales por La Serena y la Región de Coquimbo Cultural. Afirma que "la gestión cultural produce satisfacciones".

En su labor, el músico cultiva una de sus máximas favoritas: "La cultura tiene que ser novedosa". Por eso, ideas como esculturas con robótica basadas en símbolos rupestres ancestrales de la región o un acabado estudio del copao, el fruto característico de la zona, han surgido de la inquieta cabeza de Díaz. "Siempre estoy desarrollando nuevas ideas", comenta.

De hecho, el proyecto que más le emociona es uno al que le ha dedicado varios años, dinero y sudor. Se trata del "Gestorganillo", que vendría a ser una especie de organillo del porte de un automóvil. O, como lo explica él mismo, orgulloso de su idea: "Imagínate un organillo que toca música chilena y promueve la cultura en la calle. Tiene un teclado que va a registrar las obras musicales del patrimonio musical chileno como 'Mantelito blanco' o 'Gracias a la vida'. Además, por el sistema computacional que tiene, va a poder interpretar en el teclado una obra completa de Bach, y al mismo tiempo transmitir la señal vía internet al otro lado del planeta a otro 'Gestorganillo' en tiempo real".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Osvaldo Díaz ganó en 1975</b> la versión chilena del festival de la OTI con la canción
" >
Osvaldo Díaz ganó en 1975 la versión chilena del festival de la OTI con la canción "Las puertas del mundo".




[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales