REVISTA YA

Martes 18 de Marzo de 2014

 
Cómo incentivar la creatividad en los niños

Largos horarios de estudio, la poca aceptación de los errores y la falta de libertad que tienen en su tiempo libre atentan contra la creatividad infantil. La psicóloga Neva Milicic y la artista Carolina Galaz explican aquí cómo propiciar el pensamiento creativo en los niños, tema con el que inaugurarán el 8 de abril el ciclo de Charlas de Revistas de "El Mercurio".  
Por JUAN TORO / FOTOS: GETTYIMAGES Carolina Galaz, artista y directora del Espacio Creativo "La caracola", recuerda cómo era ser una niña en sus tiempos, hace más de 30 años. Podían ser las seis de la tarde de un día de verano y nadie se cuestionaba qué actividad extraprogramática haría la pequeña Carolina. Había que improvisar: "Tomabas la manguera, la colgabas de no sé dónde y jugabas en el agua". Hoy, es menos probable que ese escenario se repita, la realidad cambió.

Los niños de hoy tienen horarios copados. No solo deben ir al colegio, sino que sus padres también buscan talleres y clases extra para ocupar el resto de sus días y que tengan algo que hacer el fin de semana. Además, la televisión e internet son un pasatiempo recurrente en las rutinas de muchos niños.

La gran pérdida infantil es la libertad. Galaz explica que es necesario que los niños tengan espacios libres, espacios en que hagan nada. "Cuando no ocupas sus tiempos, los niños ven el techo y ahí se les ocurren cosas. El niño sabe lo que quiere hacer, pero hay que darle la oportunidad de que lo diga y lo haga", dice Galaz, quien reconoce esa capacidad infantil cuando ocurren, por ejemplo, cortes eléctricos: un niño siempre sabe qué hacer para ocupar su tiempo.

Galaz define la creatividad como un valor. No es una característica que tienen algunos niños y otros no, o que deba utilizarse exclusivamente en ciertos contextos. Para Galaz, la creatividad es una forma de enfrentar la vida. Es siempre encontrar más de un camino para hacer una misma cosa y debe aplicarse desde   el aprendizaje: "Si un niño no pudo aprender en el colegio que dos más dos son cuatro, hay que buscar otras formas; puede aprender pintando, o con pirámides o con cubos. Lo que no puede pasar, es que no aprenda porque una forma no funcionó", dice Galaz.

La psicóloga y terapeuta infantil Neva Milicic explica que los niños que tienen una creatividad desarrollada manifiestan una gran curiosidad y son capaces de agobiar a los padres con sus preguntas: "Ellos tienen alta capacidad de asociación, pueden plantearse pensamientos alternativos y divergente, es decir, tienen la capacidad de salir de un pensamiento estrictamente lineal", dice Milicic. Agrega que pueden mirar las cosas desde diferentes perspectivas, buscan y mezclan información de manera original. Tienen imaginación, fantasía, capacidad crítica y una apertura a salir de sus rutinas.

Los niños creativos no tienen necesariamente un mejor rendimiento escolar: "La creatividad se relaciona con la autoestima de cada niño. Hay quienes tienen un promedio 6,5 y son inseguros", dice Galaz. Explica que es necesario ver qué niños se sienten más contentos. Esos niños tienen confianza y seguridad.

Dentro de la creatividad hay distintos aspectos involucrados: la libertad, la toma de decisiones, la equivocación. Para Galaz, el niño que siempre fracasa va renunciando a volver a empezar. Un niño que siente que "no puede", no se siente bien consigo mismo, tiene más sensaciones de fracaso que de éxito. Un niño que no puede llevar a término sus proyectos, se frustra.

Para que un infante potencie su creatividad, debe conocerse a sí mismo. Carolina Galaz explica que parte de eso es experimentar todas las emociones: "No creo en las emociones negativas, salvo que se transformen en patologías. No le tengo miedo a la tristeza, mientras no sea una depresión. Tampoco le temo a la felicidad, mientras no sea una euforia, eso es complicado. El ser, es un ser complejo: piensa, siente, hace y tiene una manera de moverse por la vida. Cuando te conectas con tu quehacer, y tu quehacer es tu identidad, eres más permeable a lo que está afuera y te rodea, porque revisas y miras tu propia manera de actuar". Para Galaz, cuando un niño trabaja su creatividad, se vuelve más sensible, puede ver de una manera diferente y aprende a conocer.  Destaca que para conocer y  ver de una manera creativa el mundo, es necesario salir de la zona de confort: "Si el niño ve siempre al profesor, sus compañeros y la sala desde el mismo lugar de la sala, se encasilla. Es necesario cambiar los formatos constantemente, no porque un formato sea mejor que otro, porque el dinamismo es bueno para cambiar la perspectiva".

La rutina, la falta de originalidad y las familias en que todo está pauteado, esos son algunos de los enemigos de la creatividad infantil, según Neva Milicic. A ellos se suman la falta de espacios de libertad para pensar y hacer las cosas de una manera diferente; los ambientes restrictivos en que lo diferente es rechazado y la falta de valoración a las respuestas originales de los niños. Estas condiciones se pueden encontrar en colegios y hogares.

Para Carolina Galaz, los colegios debería incorporar el pensamiento creativo en todo ámbito, no como algo exclusivo de una clase: "Incluso en las clases de matemáticas debería fomentarse la creatividad. Se necesita un cambio metodológico en los colegios". El mismo cambio que, para ella, necesita la televisión y el uso de internet: "La programación de la señal abierta en Chile no es ningún aporte en el desarrollo de la creatividad. No entrega herramientas, aunque podría ser un buen medio para hacerlo".

Galaz explica que Internet puede servir para fomentar la creatividad de los niños. Lo define como un gran espacio de creatividad, pero en un inicio, su uso debe ser dirigido. De esta forma, pueden conocer las opciones y no limitarse a copiar y pegar lo que ya existe: "El punto es cómo se hace, cuándo se hace, por qué y para qué se utilizan las tecnologías", agrega.

Es importante que un niño tenga capacidad de crítica y autocrítica para fomentar su creatividad en la sala de clases. Esa forma de aprender ayuda al desarrollo de los niños, pero no necesariamente mejora sus calificaciones, y esto puede ser confuso. Carolina Galaz ha visto cómo muchos padres hacen las tareas de sus hijos, resumen los libros que deben leer y, en plena prueba, le piden por WhatsApp a sus hijos una foto de la prueba, la resuelven en casa y le envían las respuestas correctas a su celular. Para Galaz, esto es un reflejo de la idiosincrasia actual que se centra en los resultados inmediatos: "Hay un error en la concepción del error. En un trabajo creativo te vas a equivocar mil veces y está bien. Aprendemos del error. Los adultos están en una postura equivocada frente al error, la equivocación y el no saber".

Para convertir el hogar en un espacio que propicie la creatividad de los niños, Neva Milicic explica que es necesario incluir la innovación: cambiar los muebles, experimentar nuevas recetas o inventar paseos diferentes a lo que se hace todos los días.  Carolina Galaz agrega que  una buena idea es hacer un picnic en la misma casa: "Ya es un cambio comer en un lugar diferente al de siempre. Y podemos buscar otras comidas, preguntarles a los niños qué quieren comer ese día".

Neva Milicic explica que un buen ejercicio para mejorar el ambiente creativo es jugar con los cuentos: "Las historias plantean problemas distintos en que el protagonista piensa soluciones originales para resolver los problemas. Si inventamos cuentos, los niños pueden ser los protagonistas y alentarlos a que encuentren una solución o desafiarlos a cambiar el título o el final".

Carolina Galaz explica que toda la libertad que necesitan los niños debe guiarse en un comienzo. Hay que considerarla como un beneficio que se conquista paso a paso. Si se entrega total libertad a un niño sin una preparación, no sabrá que hacer: "Es como el pánico escénico que surge cuando hay una pagina en blanco. Hay que guiarlo". Un medio para guiar la creatividad es el arte. Carolina Galaz, en su taller La Caracola, trabaja fomentando la creatividad infantil a través de ejercicios artísticos. Al utilizar medios como la escultura o la pintura, se puede conocer mejor el inconsciente de los niños. Luego, ellos deben explicar sus obras, verbalizarlas, y así el niño toma conciencia de su propio ser: "La obra tiene una identidad y la esencia del artista en este taller. Son capaces de ir plasmando algo muy único y con una identidad bastante fuerte. Eso va acompañado de una narrativa, es como si le pusiéramos un espejo al alma. Un espejo que deja ver lo que le pasa al alma, que yo no sabía", explica Galaz.

Para Galaz, se puede ser creativo en toda circunstancia y contexto social: "Ojala todos tuviéramos salas y pudiéramos colgarnos del techo para pintar. Pero esa no es la realidad", explica. Carolina Galaz ha tenido que trabajar con niños en todas las condiciones posibles: con pinceles, con salas de arte, con mesas sucias y sin nada. Siempre encuentra un ejercicio o actividad para los niños. Entonces, recuerda uno de sus eslóganes: "Todos pueden desde lo que son y tienen"."Cuando no ocupas sus tiempos, se les ocurren cosas. El niño sabe lo que quiere hacer"."En un trabajo creativo, te vas a equivocar mil veces, y está bien. Aprendemos del error", dice Carolina  Galaz.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales