EL SÁBADO

Sábado 16 de Agosto de 2014

 
La fábula del diputado y la multinacional

¿Por qué un veinteañero criado en una ciudad con altos niveles de corrupción querría postular a un cargo público? ¿Y por qué hoy tiene colon irritable? Vlado Mirosevic, el miembro más atípico de la bancada estudiantil, dice estar en una cruzada pro transparencia. Esto fue lo que pasó cuando intentó liderar su primer proyecto de ley.  
RODRIGO FLUXÁ, DESDE ARICA  Vlado Mirosevic quería jurar como diputado en aimara, no en castellano. Durante las tres visitas al Congreso en el verano previo a asumir hizo las consultas del caso. La respuesta fue: lo sentimos, no se puede. Quiso entonces enviar el mensaje de otra forma. Encima de su chaqueta se colgó una whipala, la bandera cuadriculada de los pueblos andinos, de color verde, azul , morado, blanco, rojo y amarillo. La respuesta fue: varios diputados y periodistas le preguntaron si era gay.Lo que realmente quería Vlado Mirosevic era empezar a legislar. Antes de esa tarde, antes de que ganara la elección por Arica, antes de que se cambiara el apellido, antes de que lo amenazaran de muerte, antes de todo eso, ya sabía cuál iba a ser su primer proyecto como parlamentario, una mezcla entre algo en lo que realmente creía y algo que fuera pragmático: el software libre.Vlado Mirosevic, con 27 años, en castellano, sin whipala, en una antigua casona de Arica, dice:-Era ganancia para todos. Y un poroto para mí.Y dice algo más:-Era una buena idea.Luis Verdugo, padre del diputado, odia su apellido. Es un agrónomo, empleado público que comenzó trabajando en el gobierno de Frei Montalva en Rancagua y siguió en el SAG, en Arica, durante la UP, la dictadura y en el retorno a la democracia. Se define como un libre pensador. Cree, por ejemplo, que Chile debiese darle mar a Bolivia y que la toma del Morro no fue un acto heroico, sino un cruel bloqueo de los soldados chilenos, ambas ideas muy poco populares en la ciudad. Desde la ventana de su casa, en el centro, veía todos los días la frase "Arica siempre Arica", inscrita en el Morro, dominando el paisaje, rodeada de dos corvos gigantescos. Llamó durante meses al comandante del regimiento para que removieran los cuchillos; por cansancio, lo hicieron. Luis Verdugo es entonces un pacifista y odia su apellido. "Me lo borraría, su significado es muy brutal. Apenas los niños tuvieron edad legal, invertimos el orden de los apellidos, así Vlado quedó Mirosevic. Tenía 13 años".Luis Verdugo y su mujer, en esa línea, inscribieron a sus hijos en el Andino, un colegio experimental en el valle de Azapa: pocos horarios, cursos pequeños, mucho aire libre, pelo largo y causas cívicas. A los 12 años, Vlado Mirosevic, primo de Milovan, el futbolista, fue detenido por protestar en la inauguración del McDonald's: -No me gustaba como ícono cultural, de consumismo. Mi familia me enseñó a no tener pretensiones taradas de arribismo. Mi papá siempre tuvo un auto del 81, al inicio me daba vergüenza, pero era su forma de enseñarme que esas cosas daban lo mismo. Nunca le hemos prendido velas a los objetos. Fue una tontera, era chico, pero me daba cuenta de que la ciudad necesitaba muchas cosas más antes que un McDonald's. Su papá, más que retarlo, le celebró su desobediencia cívica. Lo mismo con detenciones posteriores, por rayar murallas. Mirosevic fue presidente del centro de alumnos de su colegio y desde ahí lideró por dos años la organización de secundarios de Arica, que alcanzó notoriedad nacional por sus métodos de protesta, como subir 500 alumnos al Morro. "Nos adelantamos a los pingüinos varios años", dice Antonio Vergara, también dirigente secundario esos años. "Conocí a Vlado en un foro municipal. Estaba debatiendo sobre el servicio militar obligatorio. Era bien raro, tenía apenas 14 años".Mirosevic organizó charlas de emprendimiento, fue de oyente a los cursos de universidad del entonces senador Fernando Flores, montó conciertos metaleros contra la guerra de Irak, pintó fachadas de edificios patrimoniales, caminó la ciudad pidiendo financiamiento y fundó el primer diario ciudadano del país, todo en Arica.-El límite mental promedio del ariqueño estaba en Tacna por el norte e Iquique por el sur. Era un ambiente tedioso, no había qué hacer, así que empezamos a inventar nosotros las cosas para hacer.El equipo de Vlado Mirosevic, todos menores de 30 años, también sin experiencia en el Parlamento, dio con los números: solo este año el Estado iba a gastar 36 mil millones de pesos en comprar las licencias de software patentados, eso sin contar las consultorías asociadas a la venta. Presentaron la idea primero entre la bancada estudiantil. Gabriel Boric y Giorgio Jackson lo apoyaron, entendiendo la filosofía generacional que hay detrás, el concepto de desarrollo colectivo, que hay millones de usuarios en el mundo que se dedican a mejorar el programa y que liberan los avances sin costo.Después salieron a explicarlo a los parlamentarios de todos los partidos.-Habíamos notado que muchos no saben lo que votan. Miran lo que vota otro de su partido y piensan: "Si él lo vota, debe tener razón". Nos aseguramos de que al menos uno de cada bancada nos apoyara -dice Mirosevic.El proyecto era apenas un primer paso: solicitaba que los órganos del Estado evaluaran, caso a caso, según la conveniencia, la contratación de un software libre en lugar de uno patentado y, que cuando un organismo eligiera pagar, lo justificase por escrito.El lunes 14 de abril una ejecutiva de la empresa de comunicaciones Factor C llamó a su jefe de gabinete, Patricio Morales. Microsoft, su cliente, quería una reunión. El diputado lo entendió:-Era mi primer lobby.Vlado Mirosevic entró a estudiar, becado, Ciencias Políticas en la Universidad Central. Se imaginó montando sus marchas y protestas en Santiago.-Pero me decepcioné. Pensé que iba a estar todo pasando, por el tipo de carrera, y me encontré con una fábrica de clones, de burócratas sin interés en lo público. Era insólito, nadie hablaba de política. La gente buscaba un cartón y se mantenían los mismos patrones de aprendizaje del colegio: todo el mundo pensando en la nota. Dije: "¿Qué estoy haciendo aquí?".-Es un defecto del sistema chileno.-Totalmente. Las clases no sirven de nada, puedo aprender lo mismo leyendo libros. Sinceramente, ¿qué diferencia cultural hay hoy entre alguien que terminó la universidad con otro con cuarto medio? Si le preguntas a la gente con título si es feliz, te dirán que no, y esa se supone que es una de las gracias de encontrar una vocación: tener la libertad de hacer lo que uno ama. Hoy la gente estudia pensando en cuánta plata va a ganar. Apoyo las reformas del Gobierno, pero hay que entender que uno le puede sacar el lucro, la selección y el copago a la educación y al final va a seguir siendo una educación que reproduce este modelo depredador que te enseña a competir, que mata la diversidad y la transforma en nota. El único profesor que nos hacía pensar en la U era Luis Oro Tapia, ¿sabes lo que hacía? En las pruebas orales nos decía que nos iba a poner, por ejemplo, un 6,38.-¿Por qué? -Exactamente. No tiene ningún sentido.Mirosevic, en ese entonces, ya militaba en Chile Primero, siguiendo al senador Flores y a un grupo de diputados críticos de la Concertación. Congeló en cuarto año para levantar una candidatura a diputado por Arica, con 20 años. La ciudad era un cerrado nicho político de caudillos regionales, de sagas familiares, de la Concertación y la Alianza, que se habían repartido los cargos municipales y parlamentarios desde el regreso a la democracia. La campaña de Mirosevic duró unos meses; en su comando aparecieron cartas, con amenazas de muerte.-Las mafias estaban en su peak; Sankán era el alcalde. Nos hicieron sentir el peso de quienes eran los dueños de la ciudad. Y se iba a poner peor. Así que lo dejé.En paralelo, Chile Primero, Flores y Jorge Schaulsohn específicamente, había decidido apoyar la campaña presidencial de Sebastián Piñera. "Yo me fui de inmediato", dice Esteban Valenzuela, entonces diputado. "Nos peleamos con Vlado esa vez. Él tampoco estaba de acuerdo, pero decidió quedarse. Eligió seguir a Flores, que era su mentor". Chile Primero recibió, a cambio, seis cupos para diputados. Mirosevic fue designado en Independencia y Recoleta, y se vio yendo a buscar a las oficinas de Machasa afiches de él con el candidato presidencial de la Alianza. Patricio Morales fue su jefe de campaña: "Fue un error, Vlado se demoró mucho tiempo en darse cuenta de quién era realmente Flores; de hecho, aún lo respeta intelectualmente. Pero aprendimos con 20 años cómo operaba todo: de las peleas callejeras por las palomas, hasta reuniones con un futuro Presidente. Fue penca: nos tiraron una molotov al comando y se quemó una parte de la casa de un vecino".Mirosevic sacó el cinco por ciento de los votos.-Era un cabro chico, no tenía poder de decisión. Me sentí muy contradictorio. Seguí a Flores, traicionándome. Fui muy débil de carácter. No es un momento del que me sienta orgulloso. Sobre todo por lo que pasó después.Las cúpulas de Chile Primero decidieron integrarse al gobierno de Piñera, ocupar puestos. Mirosevic recibió ofertas, pero volvió a la universidad. En 2011 las marchas estudiantiles explotaron. Giorgio Jackson, Camila Vallejo y Gabriel Boric daban entrevistas, manejaban la agenda, marchaban en la calle, con miles de personas detrás. Vlado Mirosevic, no.Según aparece en la minuta, el miércoles 16 de abril, a las 14:30 horas, Alex Pessó, gerente de asuntos legales y corporativos de Microsoft, ingresó a la oficina 611 del Congreso. Lo acompañaban un representante de Gech y Acti, asociaciones que reúnen a los pequeños desarrolladores de programas.En 45 minutos hablaron todos los involucrados. El gerente de Microsoft citó un estudio de la U. Católica, defendió la neutralidad tecnológica del Estado y dijo que no se puede sugerir un modelo sobre otro y que, aunque sean gratuitos, el software libre sí responde, desde otro ángulo, a un modelo de negocios. El diputado pidió la palabra para decir que el actual escenario de neutralidad no es tal, porque la mayoría de las veces se opta por un software con licencia; es decir, por Microsoft, y que en este caso el Estado debiese velar por el bien público: buen servicio y ahorrar. El gerente de Microsoft señaló que han visto este tipo de proyectos antes y no han prosperado. El diputado insistió en que lo presentarían de todas formas.Microsoft reconoció la reunión, pero no quiso participar de este reportaje.El equipo de Mirosevic grabó el encuentro y transcribió el contenido. El apartado final del documento se titula "Acuerdos". Dice: No se sostienen compromisos de futuras reuniones, ni mesas de trabajo. -Al ver a Jackson y Vallejo en las calles, ¿no sentiste que habías errado el camino? ¿Que la generación joven que iba a llegar eran ellos y no tú?-Nunca me cuestioné ni dije: debimos haber hecho eso. Ellos fueron auténticos en su lucha y no creo que en ese momento hubiesen estado pensando en ser diputados. Elegí el camino largo, juntar firmas en regiones para armar un partido y eso es poco sexy; es una vía institucionalizada, meterle competencia al sistema desde adentro. Y eso carece de toda épica.Sin Flores ni Schaulsohn, Mirosevic con su equipo fundaron el Partido Liberal, el más pequeño del sistema político, con 12 mil miembros, siguiendo la tradición laica de nombres como Balmaceda y Bilbao, en el siglo XIX.-Una parte de la derecha se ha renovado hacia lo liberal. ¿Es, por ejemplo, Felipe Kast un liberal?-Son liberales bien de papel, de salón, que pertenecen a una élite católica, cuando los liberales históricamente se han rebelado frente a eso. Si Libertad y Desarrollo se hace llamar liberal, estamos mal. Yo creo en la legalización de la marihuana, en el aborto, en la eutanasia. Eso es liberal. Creo que el mercado no puede regir la educación y la salud.-Suena raro un liberal pidiendo más mano del Estado.-Es que en Chile la cancha está tan dispareja, ha estado todo en manos de una élite por tanto tiempo, que los liberales tenemos que abogar por el Estado hasta que los derechos personales estén garantizados. Después de eso: mérito, competencia, esfuerzo individual, libertad de iniciativa, prestigio, pero necesitamos una cosa más pareja antes. Yo no miro la riqueza con complejo, defiendo el mercado, pero acá en Chile no opera el mercado, operan las empresas. Esto ni siquiera es neoliberalismo, lo que hay es un neocorporativismo, nos gobiernan las empresas. Hay una religiosidad con la empresa: la UDI defiende las empresas, no el mercado. Todas las áreas relevantes están controladas en dos o tres manos. Somos la Corea del Norte del capitalismo y eso se nos olvida. El 3 de junio, a las 12:43 horas, comenzó la discusión del proyecto de acuerdo sobre la evaluación de la administración del Estado de software libre. -La mitad de la gente no tenía idea de qué estábamos hablando. No digo del concepto software libre, más bien de los softwares, pero como habíamos calculado, el resto siguió a los que sí habían entendido -dice Mirosevic.Cincuenta minutos después, los diputados estaban listos para votar. Fue un éxito rotundo: 64 a favor, 12 abstenciones y uno en contra, el PPD Daniel Farcas.Mirosevic dio varias entrevistas. Estaba exultante. Incluso unos colegas le propusieron crear la bancada digital.-Me cerró todo. Tenía que ver con mi ideología y además producía un bien tangible. Significaba que yo ahí podía hacer algún tipo de diferencia medible.Antes de ir al departamento en Recreo, donde duermen en camarotes, el equipo del diputado pasó a comprar una botella de whisky. Sentían que merecían una celebración.Lunes 28 de junio. 9:00 horas. Arica. Vlado Mirosevic inicia su semana distrital con una reunión con buzos mariscadores. Le comentan que la empresa pesquera del sector ha matado la fauna de la zona donde solían trabajar, que llevaron la denuncia a Sernapesca y les dijeron que no se podía hacer nada.Vlado Mirosevic piensa y dice:-Neocorporativismo.Al mediodía va al paseo peatonal 21 de Mayo, en el centro. Procede a encuestar a los transeúntes sobre su agenda valórica. Está ahí cerca de una hora. Al final, se le acercan dos monjas. Quieren dar su opinión:-¿Están a favor de la legalización de la marihuana? -pregunta Mirosevic.-Sí, póngale que sí. Así no hay tanto tráfico.-¿Están a favor del fin de lucro en los colegios subvencionados?-Sí, ponga que sí, no corresponde.-¿Y de la eutanasia? ¿De la posibilidad de una muerte digna?Las monjas lo piensan.-Mejor póngale que no.Más tarde visita el edificio de donde partía el antiguo tren Arica-La Paz. Pide verlo por dentro. El guardia, un octogenario, se niega a abrirle: le han dado instrucciones precisas. Un transeúnte se acerca a Mirosevic. Es un ex asistente social de la Municipalidad. El hombre le pregunta:-¿Y qué tal Valparaíso? ¿Muy pencas los diputados?-Sí -responde-. Son unos lateros. Hablan todo el día y no tienen nada que decir.Vlado Mirosevic finalmente llega a lo que quería mostrar. Se ve un enorme terreno, enrejado, en medio de la ciudad, con excavaciones profundas y trabajos a medio hacer.-Le dicen el "Parque cuático".El Parque Acuático de Arica fue la principal promesa de campaña del alcalde PPD Waldo Sankán. La idea era transformar la única área verde de la ciudad en un entramado de piscinas y toboganes, en una zona con problemas de sequía y a 500 metros de la playa. El costo era de 6.500 millones de pesos. -Y quedó ahí, como un monumento a la corrupción.El Consejo de Defensa del Estado se querelló contra la Municipalidad de Arica por fraude. El alcalde y seis concejales fueron formalizados por asociación ilícita, fraude al fisco, cohecho reiterado, nombramiento ilegal. Sankán está preso y en pleno juicio. Fue el más renombrado de una serie de hechos de corrupción que ha sufrido la ciudad y que, según informes de prensa, tiene al OS7 de la ciudad intervenido por contactos con el narcotráfico, a empresarios presos y hasta jueces con sanciones disciplinarias.-Es una ciudad vulnerable, por la droga. Las confianzas están quebradas. Pedirle a la gente que crea es difícil.Mirosevic publicó el origen de todo el financiamiento de su campaña, previo a la elección del año pasado: 68 millones de pesos, la mitad provenientes de préstamos de amigos y la mitad por el Servel. Durante la campaña le enrostraron su cercanía a Flores y cierto arribismo en el cambio de su apellido. Uno de sus detractores dice: "Se vende como el paladín de la nueva política, pero hay que ver quiénes eran sus padrinos. Y tiene un tono regionalista, pero antes trató de ser diputado en Santiago. Acá terminó por serle útil a la derecha". Vlado Mirosevic sacó el 21,25 por ciento de los votos el 17 de noviembre de 2013, evitando el doblaje de la Nueva Mayoría y la elección del candidato de la Alianza. Fue el único parlamentario electo miembro de uno de los partidos fuera de ambos pactos. Esa noche, en la casa de sus papás, que era su centro de operaciones, celebró. Y pensó, otra vez, en cuál iba a ser su primer proyecto.Al día siguiente de su victoria con el proyecto de software libre, el diputado despertó con sueño. Llegó al Congreso, revisó la lista de iniciativas a votar y leyó la número 50, cuya materia era: "Se le solicita a la Presidenta de la República la plena aplicación del principio de neutralidad tecnológica". Citaba el estudio de la UC y el resto de las razones de Microsoft. Lo firmaba Daniel Farcas: había sido ingresado un día después del proyecto de Mirosevic. Aparecían otros nueve diputados de la Nueva Mayoría, entre ellos cinco que el día anterior habían votado todo lo contrario: Daniela Cicardini, Jorge Insunza, Cristina Girardi, Marcela Hernando y Yasna Provoste. "No los vemos como proyectos contrarios", dice Insunza hoy.A las 13:47 horas votaron. El proyecto de Farcas ganó con 39 a favor, 5 abstenciones y 16 en contra. Mirosevic miró al lado, a Boric y Jackson: no lo podían creer. "Fue muy poco fino", dice Jackson. "¿Por qué se presentó el proyecto un día después? ¿Qué motivaciones hubo? Y una de dos: o los diputados no leen los proyectos o les dicen cómo votar. No sé qué es peor". Boric concuerda: "Ya nos ha pasado: no todos, pero sí muchos, representan intereses personales".El jefe de gabinete de Mirosevic fue a la oficina de Farcas, a pedirle explicaciones. "Me dijo: no te piquís, perrito. Se lo dimos vuelta", cuenta.Farcas dice hoy que presentó el proyecto para resguardar los derechos de los pequeños programadores. "Los derechos digitales son el corazón de su negocio. Tengo una relación de larga data con ellos. Y me equivoqué al votar; debí votar a favor de el de Vlado también", explica a "Sábado". Mirosevic dice que esa tarde perdió la inocencia.-¿Por qué?-Porque Microsoft nos violó.El diputado vive con sus papás. Su pieza, en el segundo piso, donde solía estar el comando, no tiene cortinas: una gigantografía de su cara bloquea la ventana. Está ahí desde la campaña. Los ojos de Vlado Mirosevic, de la gigantografía, apuntan al Club 51, un prostíbulo justo al frente de su casa, que en su promoción promete "música, baile y entretención". En Valparaíso, de lunes a jueves, duerme en un departamento de los papás de su jefe de gabinete. Tienen una tabla Excel con los gastos que se quieren permitir: tres salidas a comer con sus pololas al mes, libros, pero todavía no un terno nuevo: no está contemplado. Mirosevic dona el 20 por ciento de su sueldo, un millón 200 mil pesos, a grupos ciudadanos de Arica. Este mes, en una breve ceremonia, se benefició a un radioteatro, una banda de rock y unos bailarines de pop coreano.-Vivo con menos de 500 lucas. ¿Para qué más? No tengo afición por el consumo. Hasta octubre no vamos a cobrar sueldo, porque recién ahí vamos a poder pagar los créditos que pedimos para la campaña. Y después seguir igual, ahorrar. -¿Ahorrar para qué?-Para la siguiente campaña. Es la única forma de tener autonomía en el futuro, de no depender de nadie, de no deber favores.Mirosevic y Jackson, el 23 de julio, durante la discusión de reforma al binominal, intentaron incluir una iniciativa que obligue a transparentar las donaciones a las campañas, eliminando las anónimas y reservadas. La comisión de Constitución los frenó.-Fue muy violento verlo -dice Mirosevic-. Andrade le dijo a Giorgio: "Ya pues, niñitos, córtenla". Estuvimos durante una hora discutiendo y uno siente la presión: pasa la ministra y te dice: "Ya po', Vlado, retiren la indicación". No es fácil. Son una especie de asociación gremial en la que todos saben que tienen intereses cruzados y cuando alguien no depende de esos intereses, hay que cortarlo. Antes nadie ponía ese punto incómodo. Hoy al menos estamos nosotros.-¿Cuánto les durará eso? ¿No se comerá la máquina ese idealismo?-Es un riesgo que tenemos bajo observación. Somos un grupo de riesgo, la tendencia es acostumbrarse a los privilegios del Parlamento, que es una institución que está diseñada para eso.-¿Qué crees que significaba realmente ese "ya pues, niñitos"? ¿Qué te quieren decir?-En el fondo te dicen, así es la política, aprendan de política, nosotros dirigimos esto. Y mira el tipo de discusión que estamos teniendo: ¿alguien puede dudar de que es bueno que se sepa quién financia las campañas? Es sentido común. Ellos saben que no hay razones defendibles y ni pierden tiempo en explicarlo. Es la sensación de llegar a una fiesta donde todos se conocen, como un club de amigos. Te miran con recelo, quieren dejarte fuera. Tenís que estar contra la pared. No se puede estar de buena fe. Cuando me piden firmar proyectos, tengo mucho cuidado, puedes estar de acuerdo con la idea, pero no sabes a qué intereses estás sirviendo. La sensación de que siempre nos van a tratar de meter goles, es terrible; que si no tenemos yayitas, las van a inventar. Tengo el colon irritable y ni siquiera cumplo 30 años. Mi jefe de gabinete está encima de eso, de buscar formas de protegernos, de poner reglas a seguir.Regla número uno del congresista recién electo:-Si estamos comiendo y llegan mujeres al lado, sonriéndonos, desconfiamos. Puede sonar paranoico, pero ya hemos escuchado las historias: no sabes quién las puede haber puesto ahí.Desde su fracaso con el software libre, Mirosevic presentó otros cuatro proyectos. El 8 de julio le llegó a sus manos el protocolo de reforma tributaria logrado en el Senado. No alcanzó a hojearlo cuando lo llamó el abogado de su equipo:-Te vái a caer de espaldas. Página 4, artículo 14, último punto.Mirosevic lo leyó:Se establecerá exención de tasa de impuesto adicional por servicios de publicidad y uso y suscripción de plataforma de servicios tecnológicos de internet a empresas acogidas en el artículo 14 .-En el fondo, propone un beneficio tributario a las empresas que usen los softwares patentados. Fomenta a comprarlos y el Estado, en vez de ahorrar, termina subvencionándolos. Me sentí muy mal; pensé que por mi culpa, por mi proyecto, activé un lobby que terminó en eso. Era lo único específico en un protocolo muy general. Quedé abatido.-¿Por qué?-Porque de la violación resultó un embarazo. "Si llegan mujeres al lado, sonriéndonos, desconfiamos. Puede sonar paranoico, pero no sabes quién las puede haber puesto ahí""Todas las áreas relevantes en Chile están concentradas en dos o tres manos. Somos la Corea del Norte del capitalismo y eso se nos olvida" 

Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ALEX MORENO, JONATHAN MANCILLA, FRANCISCO MANRÍQUEZ.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales