NACIONAL

Sábado 24 de Agosto de 2013

 
Mónica Jiménez: Me gustaría que la prueba fuera uno de los indicadores que se consideran en la acreditación

 La Prueba Inicia partió bajo la gestión de Mónica Jiménez como un proceso que buscaba consolidar entre los egresados de Pedagogía la necesidad de medir sus conocimientos. A cinco años de la implementación del examen, la ex ministra de Educación afirma que el proceso ha avanzado y que a partir de este año podrán empezar a verse transformaciones más profundas.

"La prueba es un instrumento, así como los estándares en educación, que establecen qué es lo que tenemos que enseñar en cada uno de los niveles y en cada materia. Por otro lado, están los fondos que se dan a las facultades para que mejoren la calidad de la enseñanza y por otro la prueba. Son todos factores que tienen que ir unidos (...). Ahora los estándares están confeccionados y la prueba está hecha en función de ellos. Las facultades tienen que elaborar estrategias para que sus alumnos logren esos estándares. En esa tarea están ahora y yo creo que están trabajando muy seriamente".

Jiménez coincide con los decanos de Educación que plantean que la prueba midió los nuevos estándares a egresados que se formaron en base a mallas antiguas y que eso explica, en parte, los malos resultados. "Hay un desfase. Hay que considerar que este período es de transición y vale la pena haberlo hecho. Había que acomodar la prueba a los estándares y podíamos esperar lo que está pasando, que el rendimiento no fuera de lo mejor porque las facultades tienen que tomarse un tiempo hasta que logren acomodarse. A lo mejor no tenemos que tomar esta prueba como algo muy trágico, porque es una prueba en transición".

Considerando que ya en 2012 estaban todos los elementos en marcha (estándares, Inicia y $8.600 millones repartidos en siete universidades), tiene confianza en el futuro. "Las políticas públicas demoran mucho en consolidarse y tenemos que tener paciencia, pero no me cabe duda de que los resultados se van a ver. De hecho, ya observé que algunas universidades han mejorado notablemente. Hay otras que no están bien y van a tener que revisar su estrategia".

Ante el nuevo escenario, con más de 50 instituciones enseñando Pedagogía y casi todas acreditadas, Jiménez plantea que Inicia puede ir más allá de ser una prueba. "Me gustaría que fuera uno de los indicadores que se consideran al momento de hacer una acreditación. Actualmente son otros y sería interesante agregar los resultados de la prueba. Inicia estaba en proceso de validación y en la medida que muestre que los profesores con buenos resultados son realmente buenos, yo creo que los pares evaluadores van a considerarla en la acreditación".

Para la directora de Aequalis, los incentivos que fija el proyecto de Carrera Docente son favorables, aunque solo advierte una preocupación: Premiar solo el alto rendimiento podría terminar favoreciendo a los estudiantes del centro del país, donde están los planteles más selectivos.

"Las universidades regionales también tienen que preparar profesores buenos, porque no todos los estudiantes que pasen, por ejemplo por la UC, van a querer irse a lugares apartados de Chile". En esa línea destaca programas que preparan a los niños desde el colegio y propone bonificar a los jóvenes que opten por regiones y zonas aisladas.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:HÉCTOR YÁÑEZ
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales