DEPORTES

Lunes 1 de Diciembre de 2003

Sí, Maldonado é campeáo

Con una escenografía para no olvidar, Cruzeiro logró ayer el título del torneo brasileiro y el volante Claudio Maldonado se convirtió en el segundo chileno en obtener dicho trofeo.
Pablo Aravena
Enviado especial a Belo Horizonte

Cuando el espigado Mota puso el 2-0 parcial para los azules, el coloso de Belo Horizonte pareció desintegrarse. El ruido alcanzó niveles indescriptibles, miles de camisetas revolearon en el pesado aire mineiro y la alegría casi se pudo tocar con las manos. Entonces, las toneladas de cemento con que se construyó el segundo estadio más grande del mundo comenzaron a moverse. Literal. A moverse. Como si el mítico recinto de Minais Gerais fuese el epicentro de un movimiento telúrico. El carnaval preparado por la inédita corona del Brasileiro estaba desatado. Cruzeiro, al fin, era el campeón. Y entre los once del festejo estaba un chileno. Específicamente, un lontuenino. Claudio Maldonado hizo historia.

Por eso se paseó ufano por el césped. Dio la vuelta olímpica. Asomó en andas de los compañeros. Recibió aplausos y felicitaciones al por mayor. Festejó como nunca. "Fue impresionante todo lo que pasó", reconoció el chileno a la salida del camarín. "No fue fácil concentrarse porque viendo a la gente festejar durante el partido, de repente te dejas llevar por los gritos y te pierdes. Por eso el segundo tiempo fue lento. Lo que importaba era reventar de alegría y todo salió bien", agregó.

Maldonado tiene toda la razón. El análisis del partido poco importa. Cruzeiro anotó dos veces (Zinho a los 7' y Mota a los 74') y Paysandú, una (Aldrovani a los 90'). Punto. Eso quedará en los libros. Lo que no se sabrá es que hubo 80 mil almas enfervorizadas (¿o más?). Que cuando un volante defensivo chileno fue presentado por los parlantes, todos gritaron su apellido con fanatismo. Y que a la hora final, una bandera tricolor fue parte del paisaje dibujado por torcedores y jugadores en una cancha gigantesca.

"Estoy muy feliz. Después de cuatro años acá (en Brasil) obtuve el título de este torneo. Por eso paseé con la bandera. Ojalá después vengan otros chilenos y ratifiquen lo que valemos como jugadores y personas", dice el mediocampista.

Pero conserva la calma. No suena con un tonito revanchista. Ni aprovecha para pasar facturas pendientes. "En verdad, no tengo nada más que hablar de la selección. Mostré lo que puedo dar, más no puedo hacer. Meesforcé para estar un una convocatoria. Hice todo lo posible. Ahora depende del profesor Juvenal (Olmos)", dice con su habitual calma mientras los forofos y los periodistas no paran de consultarle que cuándo volverá a ponerse la roja.

La fiesta no para. En ninguna parte. Y si los hinchas siguen pegados a sus asientos es porque nadie quiere perderse detalle. Los goles sufridos por Santos ante Goias provocaron una celebración aparte (ya que el ex equipo de Pelé quedaba sin opción de amagar al monarca). Y la escenografía mantenía ese encanto del desorden de la fiesta.

Maldonado sólo sonreía. "Estoy feliz por mi familia, mis amigos, por Vanusa, quien además festeja por su papá. Ella me acompañó siempre, cada vez que estuve lesionado. Y eso siempre es importante", agrega. Claro que también vivió momentos de duda. Como cuando golpeó involuntariamente a Velber. Y pudo ser expulsado. "Tuve miedo de que me mostraran la tarjeta roja. Pero nunca intenté tirar un manotazo sino que lo hice para separar al que venía cometiéndome falta", se sinceró.

Está feliz. Y se le nota. Quizás porque, como él advierte, creció como jugador. Porque siempre toca el balón con claridad. Porque sufrió la falta para el tiro libre del primer gol y participó en la jugada del segundo. Porque es campeón en Brasil. "Sé que Elías (Figueroa) estará tan contento como yo. Él sabe lo que cuesta. E igualarlo es un motivo de orgullo", apuntó. Maldonado, el chileno, parte a festejar. En una noche sin final. En un día para no olvidar.

Hay gente que lo quiere

José Saavedra es el "tío" de Claudio Maldonado. La persona que lo crió en el sur. Y ayer estaba emocionado. Muy emocionado. Se notaba a la legua. Puso las manos tras la espalda y se apoyó en un muro del camino que conduce a los vestuarios de Cruzeiro. Ahí se desahogó. "¿Sabe a qué hora me vine al estadio? A las once de la mañana. Es que la locura era total. Ya lo había vivido ayer (sábado). Por eso nos vinimos temprano con mi esposa (Guillermina) y el hermano de Claudio, Osvaldo. Todos estamos muy contentos, orgullosos. No sé cómo la gente en la tribuna supo que somos familiares de Claudio y estuvieron saludándonos todo el partido. Era tanto, que decidimos bajar al vestuario cuando quedaban como diez minutos. Este cabro se merece todo esto. El 2 de enero va a cumplir 24 años y ha conseguido muchas cosas en la vida. Estoy orgulloso. Además, lo vivido acá es inolvidable. Fue espectacular", apuntó antes de perderse por el túnel.

Otra persona que estaba feliz por el chileno era una brasileña. Tiene veinte años y se llama Vanusa. Es la hija de Wanderley Luxemburgo y la novia de Maldonado. "Estoy feliz por mi papá y por Claudio", comenzó en medio del ajetreo post partido. "Es la cuarta vez que mi papá gana este torneo, pero esta vez lo estoy disfrutando más. Claudio es muito tímido, pero es muy cariñoso. Es una persona maravillosa, tranquila. Estoy contenta con él", declaró.

Vanusa no aguantó los 90 minutos fuera de la cancha. Y apenas pitaron el final ingresó al campo de juego para saludar a su novio.

El técnico Wanderley Luxemburgo también expuso su punto de vista. Se declaró feliz por el título. "Estoy tan contento como la primera vez que obtuve la corona. ¿Quiere que hable de Maldonado? Es chileno, tiene el pelo negro, ja, ja. Hablando en serio, es un buen jugador que supo adaptarse el fútbol brasileño".




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
CLAUDIO MALDONADO celebra con la copa, ante un Mineirao lleno que lo ovacionó como al mejor de sus caudillos.
CLAUDIO MALDONADO celebra con la copa, ante un Mineirao lleno que lo ovacionó como al mejor de sus caudillos.
Foto:José Alvújar


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales