VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 17 de Marzo de 2012

Carolina Galaz:
Cuando quiero algo soy de temer

El cerebro de Carolina Galaz funciona de una forma distinta.  
TEXTO, PABLO ANDULCE TRONCOSO | RETRATO, JOSÉ LUIS RISSETTI Si le preguntan hoy, a los 44 años, Carolina Galaz responde que su mayor ambición en la vida es entregar medios de construcción y expresión de la personalidad a la mayor cantidad de niños posible, de todos los estratos, a través de su taller de arte Lacaracola, y tomarse con ellos los espacios públicos. Veinte años atrás, a la misma pregunta habría contestado: "Quiero aprender danza, viajar y bailar en todas las compañías que pueda". A los 16 no habría dudado en decir -eufórica-: "¡Quiero entrar al colegio Saint George!".

A lo largo de los años, los propósitos de Carolina han cambiado muchas veces, de alguna manera se volvieron menos individuales y adquirieron tonos de misión, pero estos tres momentos ilustran bien la forma en que invariablemente se acerca a sus metas e invariablemente las logra.

El primero en conocer su determinación fue el director académico del Saint George. Antes de pasar a tercero medio, lo único que quería era cambiarse a ese colegio. No por la calidad de los profesores ni por algún chiquillo. Era la barra, la que veía en todas las competencias de atletismo en las que participaba, que le llamaba la atención y le hacía pensar "quiero estar ahí, quiero gritar así, ¡amo ese colegioooo!". Pero los resultados en el examen de admisión fueron decepcionantes.

Le cuesta un poco recordar el nombre de la secretaria académica -Gissella Tapia-, pero nunca se olvida del consejo que le dio, que era básicamente: "El que la sigue la consigue". "Ella vio mis ganas y me impulsó. Ahí entendí que hay que agotar los recursos. Fue como una inyección de ánimo que nunca salió de mis venas", dice Carolina con esa naturaleza pedagógica innata que la lleva a usar analogías todo el tiempo. "Cuando quiero algo soy de temer. Allá voy. Me da lo mismo lo que la gente diga. Es como si algo se apoderara de mí, la pasión, la intensidad, la voluntad, no sé". El pobre director lo comprobó durante todo el mes de enero en que ella se presentó cada mañana, de ocho a una, se hizo íntima de las secretarias y terminó sirviendo café a los profesores.

-No puedo más -le dijo unos días antes de que el colegio cerrara por vacaciones-. Anda y dile a tu papá que pague la matrícula, que te compre la corbata, pero no quiero verte hasta marzo.

Nunca simpatizó mucho con el modelo de educación chilena. Ahora entiende las razones: "¿Por qué en el siglo XXI los niños no están pensando y siguen memorizando? El aprendizaje tiene que ser a través de la experiencia. Tiene que estimular el pensamiento, la reflexión y el espíritu crítico. La información está toda en Internet". Ella era de los jóvenes cuyos talentos no se pueden medir con herramientas como la PAA y la PSU. Por suerte quería otra cosa.

Carolina es delgada e incluso sentada se ve alta. Como sus piernas cruzadas bajo la mesa, sus brazos son largos. Tanto que cuando gesticula entusiasmada uno siente temor de recibir un manotazo accidental. Con semejante complexión y una necesidad permanente de movimiento y expresión, estaba predestinada a la danza.

A los 20 años tuvo la oportunidad de instalarse en Estados Unidos. En ese momento comenzó un recorrido por las escuelas de varias compañías de danza: partió en el Ballet Theatre de Berkeley, luego pasó por la Universidad de Stanford, llegando a Martha Graham, José Limón y Alvin Ailey, en Nueva York. Durante siete años, hasta que sufrió una lesión irreversible, probó distintas técnicas y descubrió cuáles se ajustaban mejor a su cuerpo: "Fue como probarse muchas ropas. Algunas me apretaban, otras me quedaban grandes, otras eran muy brillantes, otras eran muy fomes".

Las técnicas contemporáneas, más vanguardistas y que incluían improvisación, le quedaban como a medida. Técnicas como las que se enseñaban en la escuela que Alvin Ailey -destacado bailarín y coreógrafo afroamericano- fundó a fines de los 50, en Harlem, para otros afromericanos. ¿Cómo llega esta chilena rubia a ser aceptada en una compañía negra? De la misma forma que entró al Saint George: con insistencia, pero esta vez más moderada. Un poco intimidada y convaleciente de una caída seria en bicicleta, Carolina se las arregló para ser admitida en el segundo examen.

Cuando no estaba bailando cortaba pelo, cuidaba niños, limpiaba casas, paseaba perros, era guía en museos y acomodadora en teatros -para ver los espectáculos sin pagar-. De todas las cosas que tuvo que hacer para mantenerse en Estados Unidos, lo que más la llenó fue el trabajo con niños. Por eso, tras la lesión, y cuando sintió que la danza le quedaba chica, reorientó sus inquietudes hacia ellos. El camino hacia Lacaracola -el taller de arte que desarrolla desde hace catorce años, por el que han pasado más de tres mil niños, cuyos trabajos se han expuesto en el centro cívico de Vitacura e incluso en la Plaza de la Constitución- comenzó allá, específicamente en el MoMA, con una convocatoria abierta, donde ella fue escogida entre tres mil postulantes.

En un espacio libre de 120 m2, con todos los materiales imaginables -cartones, tubos, espejos, pinturas, libros, etc-, la comisión le indicó: "Haga lo que quiera". Pasado el asombro, lo que quiso hacer fue una escultura, en la que entraba, permanecía unos minutos y salía, representando la búsqueda de sí misma. Ese taller laboratorio la orientó hacia el mundo infantil y le dio espacios para trabajar en él. Así llegó a realizar talleres de arte para niños con cáncer terminal en el Hospital de Nueva York, donde uno de sus alumnos la bautizó Caracola, por una concha que ella les daba para escuchar el mar. "Ahí descubrí que amaba enseñar, que el arte como medio de expresión es tan necesario en tantas partes". Con esas resoluciones y experiencias, pero sin ningún plan definido, volvió a Chile en 1998. Aquí partió modestamente ocupando el taller de su papá, el escultor Gaspar Galaz. Cuando los niños ya no cupieron fue el momento de cambiarse y buscar espacios para mostrar esto tan "mágico" que estaba pasando en su taller, Lacaracola.

Raúl Torrealba no la conocía. Cuando la recibió a las cuatro de la tarde de un día de febrero, ella prácticamente lo cubrió con fotos de los trabajos de sus niños. A la segunda reunión fue más preparada: "Me acuerdo de haber llevado cajas, cartones y tubos; armé una estructura y le dije 'sácate los zapatos, métete dentro'. La exposición consistía en cien esculturas que reflejaban el planeta que habita cada niño y necesitaba que el alcalde lo viviera". Gracias a esa presentación, la muestra se repitió por seis años consecutivos.

En esa lucha por conquistar espacios públicos para los niños sus ambiciones van en aumento. En el 2010 se propuso llevar "Yo soy" -126 autorretratos escultóricos hechos por niños de un colegio de Renca- a la Plaza de la Constitución y una vez más la primera respuesta fue "imposible". "Me demoré, fue más duro, fue difícil. Entremedio se quedaron encerrados los mineros, y me quedé atrapada con ellos. Pero al final resultó y fue algo histórico. Ningún niño o adolescente había expuesto ahí y con ese acto demostraron que tienen voz, que el amor por aprender se puede revivir, y que es transversal".

Dice que lo que sueña para el futuro es más grande que ella. Por eso formó un equipo multidisciplinario con ingenieros, sicólogos, artistas y educadores especialistas en autismo, limitaciones de aprendizaje y conciencia ambiental. Desde abril el ámbito de acción de Lacaracola se ampliará para llegar no sólo a niños de diversas condiciones sociales, también alcanzará a otros con capacidades especiales: autismo, síndrome de Down y limitaciones cognitivas. "Quiero que sean visibles los que no caben en ninguna revolución pingüino. Por ellos estoy dispuesta a movilizarme en grande".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>La organización TED, dedicada a las ideas dignas de difundir, invitó a Carolina a ser expositora en las charlas que se dieron en Chile.</p>

La organización TED, dedicada a las ideas dignas de difundir, invitó a Carolina a ser expositora en las charlas que se dieron en Chile.




[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales