VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 26 de Julio de 2003


En torno el Congreso

La paisajista Patricia Rodríguez ha tenido que hacer milagros para que arriben los jardines que rodean el Congreso Nacional en Valparaíso. A la salinidad reinante en el ambiente, se le suma que debieron construirse sobre los estacionamientos del lugar, teniendo las plantas capas de sólo 10 a 40 cm de tierra para poder sobrevivir.
Texto, Luz María de la Vega Prat / Fotografías, Homero Monsalves

El ser un lugar de uso público tan importante y masivo, como es la entidad donde trabajan diputados y senadores, ha marcado notablemente los jardines del Congreso Nacional. Desde 1976, cuando el edificio todavía estaba en Santiago y luego cuando se trasladó a Valparaíso, en 1990, han estado a cargo de la misma paisajista: Patricia Rodríguez.

Para esta obra, en Valparaíso, recibió ciertos lineamientos de los arquitectos Cárdenas, Covacevic y Farrú –quienes proyectaron el edificio–, pero ella debió realizar toda la elección vegetal y hacer cambios cuando complicaban la seguridad del lugar.

Ese era un aspecto muy importante en el diseño. Debía ser abierto hacia la calle, por lo que no se utilizaron setos, salvo algunos parterres de mayor o menor altura, tanto para delimitar lugares, como para dividir visualmente, como es el caso de las Escallonia rubra hacia la salida de los estacionamientos, o los boj del sector sur, junto al helipuerto.

El acceso del público, por la calle Victoria, tiene un patio adoquinado, con bancos, y es usado para actividades culturales, expresiones musicales y florales. Está flanqueado por corridas de Magnolios grandiflora.

Hacia la Plaza O'Higgins y la calle Juana Ross, el atractivo está puesto en jacarandás de hermosa floración azul. Por fuera, en el perímetro formado por Avda. Argentina y Pedro Montt, hay tuliperos. El acceso principal hacia la Cámara de diputados está marcado por Jubaea chilensis, que el MOP les donó; provenían de la avenida Las Palmas, la famosa bajada hacia el puerto, cuando se viene desde Santiago. También hay dos palmeras Phoenix que recuerdan que allí antes existía el Hospital Deformes. En el eje hacia la calle destaca una escultura de Mario Irarrázabal a la Solidaridad.

En el terreno del Congreso también se habían considerado diversas esculturas junto a fuentes de agua. Esto se dejó para el futuro y el diseño debió modificarse; en el suelo quedaron circunferencias con adoquines alrededor. Sólo hay una obra de Samuel Román y otra de Marta Colvin, que están rodeadas de rosas. Estas especies abundan en distintos lugares del jardín y en diferentes tonos: rojas, naranjas, blancas, amarillas; todas son floribundas, con flores desde septiembre a junio.

En el acceso al Salón de Honor, entrada hacia el Senado, Patricia Rodríguez puso arbustos que alcanzaran un crecimiento y volumen importante, pese a estar sobre un suelo de sólo 30 cm de profundidad. En todo el recorrido hay especies nativas, como canelos, quillayes, peumos, arrayanes y chilcos. El que las rejas tengan transparencia ha permitido que estos ejemplares se fundan con los de la calle, que sí poseen una base de sustentación mayor y por ello mejor desarrollo. Es así como se funden con las Araucarias heterophyllas (ex excelsa), aromos australianos y algunas coníferas de la Plaza O'Higgins, importante área verde de la ciudad.

Para Patricia fue importante también que en el recorrido por los jardines se lograran captar ciertas fragancias. Por ello están presentes heliotropos e Ilang-ilang. Explica la profesional que buscó desarrollar un jardín sencillo, sin escondrijos pero atractivo: "Me gustan los jardines ordenados, pero a la vez sin mucha estructuración. Diseños que no sean difíciles de mantener, que puedan recorrerse y donde lleguen los pájaros.

Siente que sus estudios de agronomía le enseñaron que la vegetación se pueda manejar de modo que sea autosustentable, "si no, los jardines se vuelven muy preciosistas y no se pueden cuidar en el tiempo, debido al exceso de mano de obra que requieren".

Es así como en el Congreso todas las hojas y ramas se chipean para hacer compost. Asimismo, lo que se poda termina siendo esqueje para nuevas plantas, con lo que se abaratan los costos.

Del mismo modo ha actuado con los jardines particulares que ha realizado durante su larga trayectoria, y en los pequeños jardines interiores del Congreso, donde simplemente lo que cambia es la vegetación elegida, pero permanece el concepto de simplicidad.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
PATRICIA RODRÍGUEZ SANHUEZAEdad: 55 añosEstudios: Agronomía, Universidad de Chile; Postítulo de Arquitectura y manejo del PaisajeObras: Tiene dedicación exclusiva a los jardines del Congreso. Ha construido jardines familiares y otros previos a este trabajo. Es columnista de la sección Jardinería Práctica de Vivienda y Decoración.Plantas preferidas: Las nativas chilenas, las de hojas con consistencia firme y los follajes livianos como contraste. Las spireas, abelias, helechos.Mail: prodriguez@congreso.cl
PATRICIA RODRÍGUEZ SANHUEZAEdad: 55 añosEstudios: Agronomía, Universidad de Chile; Postítulo de Arquitectura y manejo del PaisajeObras: Tiene dedicación exclusiva a los jardines del Congreso. Ha construido jardines familiares y otros previos a este trabajo. Es columnista de la sección Jardinería Práctica de Vivienda y Decoración.Plantas preferidas: Las nativas chilenas, las de hojas con consistencia firme y los follajes livianos como contraste. Las spireas, abelias, helechos.Mail: prodriguez@congreso.cl
Foto:Homero Monsalves


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales