REPORTAJES

Domingo 2 de Septiembre de 2012

 
Confianzas en cortocircuito

Con el ministro Pablo Longueira y con el empresario Hermann von Muhlenbrock conversé con tranquilidad sobre este tema que a veces se trata en forma vociferante y otras para callado, en tono de pelambre.  
PILAR VERGARA LAS LÍNEAS CORTADAS y los cortocircuitos por los que atraviesa la confianza entre ciudadanos, empresas y autoridades de gobierno son un tema de conversación encima de la mesa y debajo de la mesa. Y gato al que vale la pena ponerle cascabel.

No se necesitan mayores encuestas para percibir que los "nuevos chilenos" -con tarjeta de crédito, realidad universitaria e ingreso promedio de 17 mil dólares- no están para agachar la cabeza y no hacer valer sus derechos; que muchos empresarios están muy molestos y se sienten injustamente perseguidos y frenados en su tarea, por un exceso de organismos reguladores y fiscalizadores... y más encima alzas de impuestos; y que el gobierno de Piñera ha tomado una opción de tolerancia cero con los abusos, está matriculado con los "consumidores", y, entre los empresarios, con los que obedecen a las condiciones de emprendedores, innovadores y pymes. Además, a la cabeza de esta misión ha puesto a su "perro guardián más power ", el ministro Pablo Longueira, con quien conversé sobre el tema esta semana.

EN ESE CUADRO DE SITUACIÓN me llamó la atención el punto de vista de un empresario del "club de los grandes", pero que tiene un pensamiento muy personal y adelantado. Distinto de los discursos que me suelen tocar. Hermann von Muhlenbrock -CEO de la brasileña Gerdau Aza para Chile, Perú, Argentina y Uruguay- es, además, un hombre de empresa que se interesa por lo público. Ex presidente de Asimet, es también el convocante del "Grupo Guernika", donde empresarios y personajes de la política debaten una vez al mes los asuntos del país... ¡desde el 2008! La gracia de este grupo es su férrea confidencialidad que nadie rompe, aunque a veces hay hasta 40 personas reunidas... Si hasta se sigue llamando Guernika, por el nombre de un restaurante, donde se juntaban, que ya hace tiempo desapareció... "La gracia de este grupo es que no existe...mediáticamente no existe", me comenta Von Muhlenbrock.

CAEMOS EN LA CONVERSACIÓN del minuto: la "bomba" judicial sobre la central termoeléctrica Castilla.

-Este sí que es un atentado a la confianza de los empresarios, ¿no?, le comento.

"Con este fallo de la Corte se está tirando al suelo toda la institucionalidad ambiental que por tanto tiempo se ha estado construyendo -comenta-. Esto es muy grave, porque se ha trabajado mucho en leyes, en la forma de hacer los estudios de impacto ambiental, en hacer valer la participación ciudadana. Es un proceso perfeccionable, como todo, pero consolidado. Entonces, que un poder del Estado vuelva todo a fojas cero es como increíble. El sistema entero se cayó, y uno se pregunta qué conocimientos técnicos tienen los jueces como para invalidar todo lo que los especialistas establecieron al aprobar los informes ambientales. Y qué piensan sobre el impacto que su decisión tiene sobre el desarrollo del país,

desde el momento en que la nuestra es la energía más cara del continente".

(La energía que compra Gerdau en Chile es de unos 130 dólares por MW, que se comparan con los 50 de Perú y los 80 que es el valor "plus" de Argentina, similar al de Estados Unidos).

EL MINISTRO LONGUEIRA, desde el gobierno, coincide con que el fallo judicial excedió sus atribuciones, y confirma que estamos en un problema como país cuando se judicializan decisiones ciento por ciento económicas y de proyectos necesarios para el desarrollo.

Claro que él no está por bajar la guardia. Dice que el gobierno seguirá poniendo todo su empeño y compromiso para enfrentar el problema energético. Que ahí está el proyecto de la carretera pública que entra el martes al Congreso, "que es de esperar que destrabe el uso de la energía limpia, barata, hídrica que tenemos en el sur".

Y cuando un empresario como Elke Batista sostiene que "se está volviendo imposible invertir en Chile", el ministro dice hasta ahí no más. "Vamos a batir el récord de 12 mil millones de dólares en inversión extranjera, lo cual habla de la confianza de los inversionistas hacia nuestro país".

EL ANÁLISIS SOBRE LA CONFIANZA de Hermann von Muhlenbrock parte por su visión acerca del "nuevo ciudadano", personaje que surge hace no más de 4 o 5 años. Que quiere que le pregunten; exige opinar sobre lo que estima que le afecta -desde dónde se colocará una termoeléctrica hasta dónde se edificará un mall-; que valora cada día más su calidad de vida.

"Cualquier autoridad, cualquier empresario, debe saber hoy que no basta con cumplir la ley: también hay que ganarse la confianza de las personas. Y eso pasa por escuchar, sin prejuicios".

A su juicio, donde quedó eso clarísimo es en el conflicto por los olores que despedía la industria de los chanchos en Freirina.

" Aquí se dio un situación que refleja el cambio de los tiempos. Parecía absurdo que una población matara su gallina de los huevos de oro si pensamos en que esa planta era una importante fuente de empleo para esa población. La gente de Freirina estimó que su calidad de vida -que pasaba por un ambiente libre de malos olores- tenía un valor superior al dinero y a la seguridad laboral".

Y el punto lo lleva a una nueva reflexión.

"Recuerdo que hace unos 20 años se hablaba de la sociedad del ocio como una aspiración. Fue cuando en algunos países de Europa se promovía trabajar 35 horas semanales y se pensaba que la robótica nos llevaría a que todo el trabajo pesado lo haría esa gente de acero".

Las sociedades, sin embargo, tomaron otra variante, distinta, pero parecida -concluye-, en cuanto a que la gente comenzó a preocuparse mucho más de su calidad de vida, y no solamente por el dinero. "Hoy la gente lo que pide no son horas extraordinarias".

AL NUEVO CIUDADANO CORRESPONDE UN NUEVO EMPRESARIO, según Von Muhlenbrock.

"Los empresarios tienen que comprender que no pueden seguir siendo esos señores raros que hasta comen en lugares separados en las fábricas. En general, no se les reprocha que paguen mal. Lo que se les objeta -y crea desconfianzas- es la falta de cercanía. Hoy los trabajadores no se sienten explotados; pero quieren un trato más igualitario, que los tomen en cuenta. ¿Quién quiere ser mano de obra?"

¿POR QUÉ HAY EMPRESARIOS TAN TOSTADOS CON EL GOBIERNO?, le pregunto a él, que se reúne permanentemente con los que están molestos...

"Que el gobierno ha tratado de desmarcarse de los empresarios, eso es una realidad. Y además se ha hecho cargo de la defensa de la gente contra los abusos, que no son una práctica generalizada, pero los hay por todas partes, sobre todo con la letra chica".

Admite que a veces hay funcionarios que se pasan de la raya...Y que hasta puede ser cierto lo que dicen, que el jefe del Sernac quiere ser diputado. "Pero la fiscalización se justifica, y llegó para quedarse en el país".

Y me cuenta el caso reciente de un cercano que tomó un seguro de salud para viajar. Cuando por desgracia quiso usarlo, resulta que era válido hasta los 75 años, y él tenía 76... estaba escrito con la letra chica, que por supuesto nadie le advirtió al contratarlo.

REPONER LAS CONFIANZAS para este empresario es capital. "¿Cómo vas a tener una sociedad exitosa si no reina la confianza?

Termina contándome que él sus relaciones no las inicia planteándole a la otra persona que se "gane su confianza", sino al revés.. "la confianza no se gana; lo que puede pasar es que se pierda".

EL ÚLTIMO IMPASSE DEL MINISTRO LONGUEIRA CON LOS BANQUEROS deja muy claro cuál es su postura. En seco les paró su reclamo por la demanda del Sernac que les exige reparar a los clientes afectados por la clonación de sus tarjetas. El conflicto está en pleno desarrollo. Y aunque las instituciones en conflicto son cuatro y las demás llegaron a acuerdo, el gremio sostiene que su crítica cuenta con unanimidad. El ministro dice que la falla es 100% de los bancos que deben resguardar los dineros de las personas y, por lo tanto, las debe compensar.

A mí me agregó que sobre todo porque las víctimas son de La Araucanía, tienen que tener defensa.

"A ALGUNOS LES CUESTA MUCHO COMPRENDER el cambio que significa en una sociedad entrar en el camino del desarrollo", comenta Pablo Longueira, al reflexionar sobre las confianzas.

Se declara un optimista de Chile. Y aplaude las movilizaciones sociales y las marchas tal como él las ve (obviamente que condena la violencia que se agazapa en esas protestas).

"Me gustan las marchas, porque lo que expresan es una exigencia de oportunidades. Lo que nos están diciendo los que se movilizan es que ellos están ahí, que son parte de la sociedad que va hacia el desarrollo y merecen los mismos derechos...Yo quiero que mi hijo también vaya a la universidad -nos dice ese padre de familia que sale a la calle-, y no le quiero decir a él que eso no será posible porque no tengo las lucas. Eso es una actitud muy distinta de la que se veía en los años 80 y 90, ¿verdad? Esa gente no está pateando piedras, sino exigiendo que los incorporen. Eso es lo que hay que entender".

DOS SON LOS FENÓMENOS FUNDAMENTALES del cambio para el ministro.

El primero es el que tiene que ver con los ciudadanos más exigentes, más cultos.

" Hoy hay diez veces más jóvenes en la educación superior que cuando yo fui a la universidad".

Y si las cosas siguen en la dinámica que están -sostiene-, si seguimos creciendo como lo está haciendo el país, tendremos dentro de pocos años un ingreso de 22 a 25 mil dólares; es decir, de países desarrollados.

"Cómo no entender que eso es un mundo diferente y que para allá vamos, con exigencias propias de sociedades más sofisticadas. En estos cambios, los que fracasan son los que no entienden el fenómeno y siguen con sus mismas prácticas".

Quizás -dice- aquellos empresarios que no se suben al carro es porque se quedaron en lo que en los años 90 había que hacer: defender el modelo. Lo hicieron muy bien -afirma-; el modelo se instaló. Pero ahora hay que escuchar lo que dicen estos tiempos.

LAS REDES SOCIALES son, en la mirada del ministro, otro fenómeno que hoy rige las relaciones desde el momento en que es imposible que algo quede oculto, por lo que asumir la transparencia es un must.

"La conectividad permite algo que antes era impensado: que cualquiera, provisto de su celular -y hay más celulares que personas hoy en Chile-, denuncie algo que le parece injusto; lo filma y lo reenvía en forma inmediata". Y más vale contar con que quienes se sientan víctimas de cobros excesivos y estafas con la letra chica, recurrirán al Sernac, porque comprobaron su efectividad.

"Estamos todos en jaque", afirma el ministro, refiriéndose a gobernantes, políticos, empresarios...Y en ese sentido valida todos los medios para ver cómo están funcionando las cosas: "Vía Twitter seguimos el desarrollo del Censo los tres meses que duró".

La mirada del empresario actual debe ser muy inclusiva -sostiene-; el resto es no comprender nada. Muchos ya lo entendieron...

LA CONCLUSIÓN A LA QUE UNO LLEGA LUEGO DE ESCUCHAR a estos dos protagonistas del problema es que el gran cambio social que vivimos y se siente, en realidad es un rebaraje del poder.

LONGUEIRA: "EN ESTOS CAMBIOS, LOS QUE FRACASAN SON LOS QUE NO ENTIENDEN EL FENÓMENO Y SIGUEN CON SUS MISMAS PRÁCTICAS".

VON MUHLENBROCK: "EN FREIRINA, LA GENTE PREFIRIÓ MATAR LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO ANTES QUE SACRIFICAR SU DERECHO A UNA CALIDAD DE VIDA".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales