VIDA SOCIAL

Sábado 13 de Diciembre de 2014

 
La colonia alemana en Peñaflor recuerda sus comienzos

C.W.R. No era la primera vez que Chile desarrollaba un proyecto de inmigración con el fin de poblar o desarrollar una zona. Lo había hecho antes en el norte y más extensamente en el sur. Esta vez se planteó hacerlo en la zona vecina a la capital: Malloco. Y el gobierno miró a Alemania. En 1929, la Caja de Colonización Agrícola, antecesora de la Cora, compró el fundo "San Javier de Malloco", en Peñaflor, a Pedro Correa Ovalle. Se dividió en 43 parcelas de 10 hectáreas, aproximadamente, cada una; se hicieron los caminos ripiados, obras de regadío; se construyeron 4 modelos de casas de "estilo alemán" de dos pisos cada una y se plantaron frutales. El proyecto contemplaba una parroquia católica (religión de los que vendrían), colegio, galpón, gallinero para 100 aves, planta deshidratadora de frutas y otras granjerías que, por cerca de $78.000 pesos de entonces, podía atraer a familias alemanas. El gobierno de Ibáñez del Campo puso avisos promocionales en 430 periódicos de Baviera, primero, y luego en otras localidades para captar interesados. Finalmente, en febrero de 1930, a bordo del barco "Heluan", llegaría el primer grupo: 9 familias con 58 personas que arribaron a Valparaíso. En otros cinco barcos llegaron otras 38 familias. En mayo de ese año la colonia tenía 280 personas. Algunos se mudaron del lugar a poco andar. Otros permanecieron allí por décadas. Tenían un modo de vida, la plaza Colonia, la calle Berlín. Y un clásico hasta hoy, el Der Münchner, de la familia Zahlhaas, principal punto de reunión de los colonos.

Walter von Bischhoffshausen investigó durante tres años qué había pasado con estos proyectos colonizadores y en concreto con éste. Y el resultado, un libro con fotos y mucha información, fue presentado por Ricardo Binder, en el auditorio de la Liga Chileno-Alemana la semana pasada. Hasta ahí llegaron no varios descendientes de estas familias.

 La parcela 37 Sebastián Inninger Graf y su señora Marcella Schiehl Büch llegaron desde Alemania a ocupar la parcela 37. Su hija Marcela se casó con Guillermo Schneider Hübner (proveniente de una familia también allegado a los alrededores de Peñaflor). De este matrimonio nacieron Irene y Carola.Su otra hija, Ingeborg, casada con Juan Celume tuvo cuatro hijos, dos de los cuales conservan una propiedad en el lugar. 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los colonos llegaban directamente al loteo subdividido en parcelas de 10 hectáreas, aproximadamente. La calle principal (Av. Berlín) había sido ripiada, con la escuela en un extremo. Se habían plantado los primeros frutales; construido casas con instalaciones de agua y electricidad, pero sin conexiones a las redes de abastecimiento. Cada colono firmaba un contrato en alemán. La colonia llegó a tener cuatro cafés, una escuela (que se incendió en marzo de este año), una fábrica de pan integral de la familia Weinzierl y un almacén en la parcela 19, entre otros. En la actualidad, son pocas las parcelas que mantienen su uso agrícola. Prácticamente la totalidad ha sido loteada en paños de aproximadamente 5.000 m {+2} para parcelas de agrado, por lo que ya no es posible hablar de una colonia, si bien quedan vestigios, como algunas casas. En la foto, uno de los cuatro modelos de casas que recibieron los colonos.
Los colonos llegaban directamente al loteo subdividido en parcelas de 10 hectáreas, aproximadamente. La calle principal (Av. Berlín) había sido ripiada, con la escuela en un extremo. Se habían plantado los primeros frutales; construido casas con instalaciones de agua y electricidad, pero sin conexiones a las redes de abastecimiento. Cada colono firmaba un contrato en alemán. La colonia llegó a tener cuatro cafés, una escuela (que se incendió en marzo de este año), una fábrica de pan integral de la familia Weinzierl y un almacén en la parcela 19, entre otros. En la actualidad, son pocas las parcelas que mantienen su uso agrícola. Prácticamente la totalidad ha sido loteada en paños de aproximadamente 5.000 m {+2} para parcelas de agrado, por lo que ya no es posible hablar de una colonia, si bien quedan vestigios, como algunas casas. En la foto, uno de los cuatro modelos de casas que recibieron los colonos.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales