WIKÉN

Jueves 5 de Septiembre de 2002


Fidelidad televisiva

Hoy sale a las estanterías del país "Lo estamos pasando muy bien", el documental en formato DVD que gira en torno a la reunificación de Los Prisioneros. Son cuatro horas de música, confesiones y, sobre todo, muy buenas imágenes.
Pablo Márquez F.

Jorge González al frente, 70 mil personas a la redonda, y pregunta con un dejo de ironía si sería bueno que Los Prisioneros siguieran tocando. El estruendo, claro, es afirmativo y emocionante. Entonces el trío se despide de su segunda y última noche en el Estadio Nacional, el pasado 1 de diciembre, y la historia vuelve a escribirse.

El regreso de González, Tapia y Narea a los escenarios, después de doce años de inactividad, fue cautivado con delicadeza y con un despliegue técnico inédito en nuestro mercado por la realizadora y periodista Carmen Luz Parot ("Estadio Nacional", "El derecho de vivir en paz"), quien, junto a su equipo, registró todos los detalles de las dos jornadas en vivo del trío de San Miguel en el recinto de Ñuñoa.

En dos discos, casi cuatro horas de material audiovisual y un pulcro sonido dolby 5.1, "Lo estamos pasando muy bien" (disponible, a partir de hoy, a un precio sugerido de $17.990) muestra en forma íntegra el repertorio que Los Prisioneros ofreció a sus fanáticos en un Estadio Nacional dos veces repleto, y se filtra en la sala de ensayo de la banda en los momentos en que se gestaba el proyecto.

Con un manejo de planos y emociones siempre vertiginoso, acertados cortes de edición y, sobre todo, armonía de sonidos con imágenes, los momentos más intensos de este DVD llegan cuando los músicos se olvidan de la omnipresencia de las cámaras y se entregan a su trabajo con soltura.

Por eso el track interactivo de las sesiones de ensayo no resulta tan efectivo y conmovedor - pocas veces uno se siente un verdadero voyeur, que es el efecto buscado- como el seguimiento de la banda a su gira por Concepción, donde la cámara nos permite subir al bus que transporta al grupo por la ciudad, nos revela la disposición de los músicos con los fanáticos penquistas y nos presenta un extracto de ese show sureño que estuvo coronado a ratos por una lluvia torrencial.

Sólo un grupo de pop

El público siempre es importante en la factura de estos trabajos musicales, donde la multitud devota es un actor más frente a las cámaras. El punto es que aquí - más allá del entendible fenómeno- se destinan demasiados minutos a los aullidos y a las alabanzas repetitivas por parte del respetable: hay un largo bonus sólo destinado a mostrar lo bien que lo está pasando el público.

Más interesante habría sido, por cierto, darles más tiempo a las entrevistas personales a cada uno de los músicos.

A ese segmento donde González admite que Los Prisioneros nunca fue un grupo con compromiso social alguno, sino sólo una banda de pop; donde Narea reconoce que, a diferencia de los conciertos actuales, la banda nunca sonó bien en vivo; y donde Tapia confiesa que en un principio no estaba muy interesado en la reunión, porque ya le da lata sólo tocar batería.

El DVD se completa con el clip oficial de promoción, un collage de imágenes bajo el ritmo de "Quieren dinero", y cuatro canciones tomadas de los dos conciertos que la banda ofreció en la viñamarina Quinta Vergara, a principios de mayo pasado, como cierre de su exitosa gira nacional.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:Warner Music
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales