NACIONAL

Miércoles 13 de Junio de 2007

Se mantiene prófugo:
Gral. (r) Iturriaga envía un video desde la clandestinidad y la policía refuerza búsqueda

La declaración pública conocida ayer causó alivio entre sus cercanos, quienes temían que el hoy inubicable uniformado en retiro hubiera atentado contra su vida.

C. VALENZUELA, X. MARRÉ H. ÁVALOS y p. gonzález

"¡Búsquenlo, ustedes son los detectives!", respondió un cercano al general de Ejército (r) Raúl Iturriaga Neumann cuando la policía llegó a buscarlo a su domicilio en la zona oriente de la capital, cumpliendo la orden de detención emitida por el ministro de fuero de la Corte de Apelaciones de Santiago Alejandro Solís.

La respuesta, aunque escueta, estimuló las presunciones de los efectivos de la Brigada de Asuntos Especiales y Derechos Humanos de que el segundo hombre de la Dina no ha pensado en quitarse la vida.

Tales presunciones se vieron confirmadas por la tarde. Desde la clandestinidad, el retirado militar envió una declaración -primero vía correo electrónico y más tarde en video- en la que rechaza la condena impuesta por la justicia y se declara abiertamente en rebeldía (ver nota relacionada).

El hecho reforzó las tareas de búsqueda por parte de la Brigada de Ubicación de Personas de la Policía de Investigaciones, que hoy pedirá tanto el texto del e-mail como el video para analizarlos.

Iturriaga no daba señales de vida desde las 9:00 horas del lunes, cuando salió de su departamento para ir al Comando de Telecomunicaciones, donde debía iniciar el cumplimiento de una condena de 5 años de reclusión por el secuestro del mirista Luis Dagoberto San Martín, desaparecido en 1974 tras su paso por el centro de detención "Venda Sexy" de la Dina.

Antes, algunos parientes temían por la integridad física de Iturriaga y presentaron una denuncia por presunta desgracia en Carabineros, ante lo cual la Fiscalía Oriente ordenó investigar su paradero. Unos 90 detectives participan en la búsqueda.

El abogado del prófugo, Jorge Balmaceda, advirtió que "un comando puede hacer cualquier cosa", aludiendo al entrenamiento que recibió en el uso de las armas.

Desde hace años, el general Iturriaga está separado de su primera mujer, con quien tuvo tres hijos. Recientemente otorgó un mandato a su abogado para que pagara la universidad de su hija menor con su pensión de retiro, una vez que comenzara a cumplir su condena.

La posibilidad de que el prófugo haya escapado a la Argentina, por algún paso fronterizo no habilitado o con documentos falsificados, también es indagada porque uno de sus hermanos reside en Buenos Aires.

La declaración enviada por Iturriaga causó alivio entre quienes pensaban que podía haber atentado contra su vida, como lo han hecho otros ex uniformados vinculados con procesos de derechos humanos.

"Por una parte, estoy muy contento porque me da una tranquilidad enorme saber que no ha atentado contra su vida. Por otra parte, la declaración que acabo de terminar de leer es muy fuerte", dijo Balmaceda.

Para el profesional, el texto es un llamado a meditar: "No solamente los abogados que tenemos que asumir las defensas, creo que es para meditar por los señores jueces que tienen que aplicar las normas que están vigentes, para meditar por parte de los miembros del Poder Legislativo que tienen que dictar las normas para poner término a estos conflictos, para meditar en el Gobierno, para buscar una real reconciliación nacional".

"Esperaba algo como esto", dijo, a su turno, el abogado querellante Nelson Caucoto.

Para el profesional, lo que pretende Iturriaga al rebelarse es crear un hecho político. "Él es el más político de todos los militares procesados. Pretende desviar la atención de la realidad judicial y procesal en la que se encuentra. Pretende llamar la atención de la sociedad, de la clase política y de otros militares en retiro. Va a poner en el debate el tema, eso lo va a lograr, pero no sé por cuánto tiempo", opinó.

Caucoto recalcó que la situación procesal del otrora mano derecha de Manuel Contreras fue revisada por tres instancias judiciales, "y en todas fue hallado culpable".

"Afortunadamente sabemos que no se quitó la vida. Yo le hago un llamado a que acepte a la justicia como en el Ejército se le enseñó", afirmó.

La abogada Loreto Meza, también querellante, consideró "inaceptable" que Iturriaga haya faltado al compromiso que tenía con el ministro Solís.

El senador del Partido Socialista Jaime Naranjo llamó al Poder Judicial a "actuar con la mayor prontitud y decisión posible ante esta conducta de rebelión".


Oficial de inteligencia

La especialidad de Comando y Paracaidista selló la carrera militar del general (r) Raúl Eduardo Iturriaga Neumann como oficial destinado a inteligencia. Graduado en la Escuela de las Américas para llegar al Estado Mayor del Ejército, se convirtió en instructor de doctrina y estrategia de contrainsurgencia.

El 11 de septiembre de 1973 era el segundo comandante de boinas negras en Peldehue. Dos meses después parte a Tejas Verdes a formar los primeros cuadros de la Dirección de Inteligencia Nacional, bajo el mando del general (r) Manuel Contreras. La sentencia que lo condenó por el secuestro de un mirista consigna testimonios de ex subalternos en la Dina que lo sindican como jefe de la brigada Purén, que operó en los centros de detención de Villa Grimaldi y La Venda Sexy.

En el proceso por el asesinato de Orlando Letelier se le menciona como agente del Departamento Exterior de la Dina, lo que le valió su condena en Italia por el atentado a Bernardo Leighton y su esposa y la acusación por el asesinato del general (r) Carlos Prats y su cónyuge. También está requerido por el juez español Baltasar Garzón.

Durante el régimen militar fue gobernador e intendente, además de ocupar altos cargos militares. Nacido en Linares en 1938, estuvo casado con la hija del general (r) Ernesto Baeza (ex director de Inteligencia), Mireya Baeza, con quien tuvo un hijo y dos hijas. Se retiró del Ejército en 1990.

"Abiertamente me rebelo ante esta condena. ¡No la acepto!"

Éstas son algunas frases de la declaración pública del general en retiro Raúl Iturriaga Neumann, difundida desde la clandestinidad:

"Abiertamente me rebelo ante esta arbitraria, sesgada, inconstitucional y antijurídica condena. ¡No la acepto!".

"Se me ha condenado por el delito de secuestro, delito no acreditado en el proceso. Pedí concretamente al ministro Alejandro Solís, que sentenció en primera instancia, que investigara el secuestro, no lo hizo".

"Nunca conocí ni vi a Luis Dagoberto San Martín Vergara, nunca lo detuve, ni ordené detenerlo, nunca lo secuestré, ni ordené secuestrarlo".

"Fui sometido a un indebido proceso, al igual que aproximadamente 500 integrantes de las FF.AA. y de Orden, de los cuales ya hay varios condenados por la misma razón, ante la mirada complaciente del gobierno e instituciones que no funcionan para defender los derechos que tenemos y que justamente reclamamos".

"Muchos jueces y ministros del Poder Judicial chileno han transgredido abierta y vergonzamente la Constitución y las leyes de mi patria".

"Ya he aceptado muchas cosas: he sido prontuariado en varias oportunidades, soportado detenciones, interminables declaraciones, careos con falsos testigos, humillaciones, doble estándar, parcialidad, exámenes psicológicos, sufrimientos de mi familia y de mis amigos, pérdida de trabajo, caos financiero personal, persecución política judicializada, etc. ¿Debemos seguir aceptando esto? ¡Yo no! ¡Ya no más!".

"¡Hace años que no se aceptan mis justas apelaciones, escritos, requerimientos y presentaciones! ¡Hace años que acepto injusticias de la justicia! ¡Ya no más!".

"Si el ministro me procesó por secuestro, él debió demostrar que el mirista Luis Dagoberto San Martín Vergara está vivo y secuestrado por mí. Él tiene el peso de la prueba, no era yo el que debía demostrar mi inocencia. Él debía demostrar el delito que se me imputa, no lo hizo".

"El ministro Solís, al igual que otros jueces y ministros, interpreta torcidamente la ley con el objeto de procesar y condenar por secuestro, como si los integrantes de las FF.AA. y de Orden fueran particulares. La doctrina y jurisprudencia son unánimes en considerar que los miembros de las instituciones militares chilenas tienen el carácter de empleados públicos".

"Algunos ministros y jueces, con toda mala intención, interpretan torcidamente, además, los convenios y los tratados internacionales, con el objeto de dictaminar que los supuestos delitos son imprescriptibles e inamnistiables".

Manns: "Situación se puede repetir"

"Puede pasar cualquier cosa porque estamos presos de un sistema todos los que somos actores de estos procesos", dijo ayer el abogado Juan Carlos Manns, al analizar la situación del general (r) Raúl Iturriaga.

El profesional, quien representa ante la justicia a varios ex uniformados, aseveró que se ha producido un "fenómeno psicológico y social" entre los militares sometidos a diversos procesos "con un sistema especial de aplicación de un derecho que no está vigente, de normas jurídicas que no se aplican", aseveró.

Manns, quien por años defendió al general (r) Manuel Contreras, criticó además la extensión de las causas que involucran a ex uniformados. "Yo en las causas de derechos humanos llevo como 8 años. Muchos están más de 10 años en estos procesos, y no es bueno. Los tratados internacionales nos dicen que se debe juzgar en el más breve plazo, entonces las reacciones sociales, las reacciones psicológicas de este personal militar, no podemos aventurar de qué índole van a ser. No podemos aventurar qué pasa con el general Iturriaga, no podemos aventurar qué pueda pasar con otros militares", advirtió.

No obstante, el profesional destacó que hasta ahora los militares procesados han tenido una concurrencia ejemplar ante los tribunales. "Los ministros que ya tramitan por largo tiempo han podido comprobar que tanto la institución Ejército como el personal militar incluido en estas causas, han venido tranquilamente al requerimiento judicial en forma permanente durante ya muchos años. Pero evidentemente son seres humanos también y están en una situación de conflicto psicológico", dijo

El general (r) René Norambuena, en tanto, se mostró preocupado por el futuro de su amigo personal Raúl Iturriaga. El ex uniformado sostuvo que en el país existen dos tipos de justicia y realidades desde hace años: la que se aplica a los que cometieron crímenes contra los militares y la que se aplica a los ex uniformados. "Los primeros han recibido prescripciones, indemnizaciones y los otros nada, incluso se presupone su culpabilidad antes de procesarlos", afirmó.

EN INTERNET

La declaración completa en emol.com

GOBIERNO

"El honor militar hace que uno responda de los hechos que cometió. Un militar no se arranca, un militar no se fuga, menos un militar chileno", advirtió anoche el ministro de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El general en retiro Raúl Iturriaga Neumann hizo llegar la declaración a su círculo cercano, a quienes pidió leerla
El general en retiro Raúl Iturriaga Neumann hizo llegar la declaración a su círculo cercano, a quienes pidió leerla "detenidamente" y luego difundirla en forma masiva.
Foto:RETOQUE DIGITAL EL MERCURIO / IMAGEN DE TELETRECE


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales