ARTES Y LETRAS

Domingo 19 de Mayo de 2013

Crítica de Arte Galerías A.M.S. Marlborough, XS e Isabel Aninat:
Elogio a la madera

WALDEMAR SOMMER Ha fallecido Carmen Waugh , la galerista chilena por antonomasia. Su nombre, además, quedará inevitablemente asociado al de nuestra más importante colección de arte contemporáneo internacional, la del Museo de la Solidaridad Salvador Allende. Justo en este local y presididas por Stella, Vasarely, Soto, Cruz-Diez, Le Parc, se están ahora exhibiendo serigrafías de Guillermo Núñez y algunos restos de la incendiada galería Paulina Waugh. Las del primero corresponden a una época suya menos conocida. Cabría clasificarla de nueva figuración con fuerte influencia del pop art . Aunque cargados de una burlona temática política, sus atributos plásticos se imponen victoriosos. Respecto de la segunda procedencia, por abigarrados, los bordados populares no alcanzan la excelencia que en nuestro país alcanza ese atractivo género. Sí resultan de la mayor calidad las xilografías en blanco y negro de Teresa Gacitúa que visualmente comentan, impregnadas de intención expresiva, ciertas Bienaventuranzas evangélicas. También su realismo de tono expresionista y con huella popular nos revela una veta más desconocida de la autora.

Esculturas de madera

Esta vez a la madera como material dedica Galería A.M.S. Marlborough su exhibición de 18 escultores. Para alguno, aquella no resulta su intermediario habitual. Así, los bloques poderosos de Vicente Gajardo claman por ser piedra. No obstante, para la mayoría de los presentes el leño se les entrega con toda naturalidad. Sobre todo en los casos de Peña , Colvin , Ovalle y Campos. Al primero le basta la más desnuda abstracción para hacer dialogar una simple tabla consigo misma, a partir de una especie de íntima reproducción partenogenética. Marta Colvin, por su parte, entrega una de sus típicas interpretaciones andinas, esta vez en formato menor. Pilar Ovalle vive la madera, haciéndola florecer en concentrada quietud o extrovertida, como línea curva voladora. Cual madre con su hijo, Cecilia Campos opta por la conversación amistosa entre un vacío y su corpórea proyección material. También Beatrice di Girolamo se halla bien lejos de lo reconocible. De ese modo, ensambla tablas con color, cuyo ritmo dinámico nace desde la entraña de su agrupación mural. Los dos volúmenes muy oscuros del pintor Patricio Court , mediante el rayado de superficies o mediante el contorno frontal, más bien tiende a evocarnos planicies.

En cierta medida, al ingenuo arquetipo zoológico y al objeto funcional se vinculan, respectivamente, las dos esculturas multicolores de Francisca Núñez . Pero su carretilla juguetona, además, se convierte en réplica estupenda a la gravedad seca de otra obra parecida, ajena y con trayectoria internacional. Rituales, un enigmático mueble o un instrumento oriental nos sugiere Aura Castro , a través de su conjunción potente entre cuero y maderamen. Si Cristián Salineros alude a una forma vegetal agresiva y el par de tótems del menos conocido Matías Camus miran a Brancusi, alrededor de la figura humana operan los restantes escultores que comentamos. Matías Vial , por ejemplo, dentro del conjunto deja ver su rol fundacional en nuestro desnudo femenino conducido hacia la abstracción. En buena medida, aquí cercanos les resultan Alberto Maffei e Ignacio Valdés . El primero proporciona uno de sus dos cuerpos con la entraña genuinamente quemada, en tanto que Valdés con sus figuras negras en proceso de revelarse parecen recoger ecos del último Miguel Ángel. Están, asimismo, el característico jinete y su cabalgadura de Luis Mandiola y la pareja humana, donde Francisca Cerda aprovecha las redondeces naturales de la veta del leño. En fin, realista del todo se ofrece el busto con máscara o segundo rostro, de Lucía Waiser .

En la contigua Galería XS hallamos trabajos de Pilar Mackenna . Asoma como una artista de veras promisoria en su veta de escultora, la cual hace del papel el más atractivo material. Empleado con impecable sentido del color, le sirve para volcar imágenes personales en pleno proceso de cimentación.

Ana María Benedetti

Galería Isabel Aninat presenta pinturas de la diseñadora gráfica y autodidacta Ana María Benedetti. Al comienzo parecen ellas planos arquitectónicos, pero se trata de desarrollos abstractos de base ante todo geométrica, a los que se suman manchados de pigmento por disolución. Sin embargo, con frecuencia el color se encuentra a punto de ensuciarse -en especial, los tres "Conexión en verde Nilo", cuyas formas se le ablandan-. Más sólida se muestra la parte lineal con sus ritmos de rectángulos y curvas amplias que nunca se cierran, con sus coloraciones más neutras y apagadas.

MADERABuen conjunto de distintos escultores de la maderaUN LUGAR IMPOSIBLEPersonales volúmenes en papel, de Pilar MackennaLugar: Galerías A.M.S. Marlborough y XSFecha: hasta el 15 de junioVISIBLESPinturas de Ana María Benedetti, donde el ingrediente geométrico pone la mejor parteLugar: Galería Isabel AninatFecha: hasta el 30 de mayo

 ErrataDebido a un lamentable error que no es responsabilidad del autor, en su columna de arte de la semana pasada se agregó una expresión falsa relativa a Manet definiéndolo como el "padre del impresionismo". El pintor francés es de la escuela realista.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Beatrice di Girolamo vuelve a sorprender con una propuesta lejos de lo reconocible.
Beatrice di Girolamo vuelve a sorprender con una propuesta lejos de lo reconocible.
Foto:LUCIANO RIQUELME


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales