ACTIVIDAD CULTURAL

Lunes 26 de Enero de 2004

Jazz:
En memoria del mítico Omar Nahuel

El pianista es recordado con un concierto tributo y la digitalización del material completo de "Nahuel Jazz Quartet".

ÍÑIGO DÍAZ

En las primeras décadas del siglo pasado, por los estudios de grabación nacionales desfilaron decenas de jazzistas. Desde la desconocida banda que registró el shimmy de José Bohr "I tenía un lunar" (sic) en 1926 o la Orquesta de Juan Santiago Garrido en 1929, hasta los Mapocho Stompers en 1954. Pero todos ellos lo hicieron solamente para estampar su música en la cara A o B de un single, o en alguna compilación. Las grabaciones siempre escasearon.

Por eso la figura del mítico pianista Omar Nahuel no sólo representó la columna vertebral de una generación moderna de nuestro jazz desde 1959, sino además se transformó en el inicio de una nueva era en las grabaciones. Con un breve retraso recordamos los cuarenta años del angular álbum "Nahuel Jazz Quartet" (1963).

"Desde 1954, con catorce años, yo había tocado en los Mapocho Stompers y luego en los Dixielanders. Estaba muy aburrido del dixie. Un día apareció un tipo muy apuesto, que fumaba muchísimo y vestía de traje y corbata. Era Nahuel. Y me dijo 'estoy buscando a los mejores músicos'. Entonces entré al principal conjunto de jazz moderno de la época y posiblemente de nuestra historia", recuerda Orlando Avendaño.

Entre 1960 y 1963, Avendaño fue el baterista estable de Nahuel. Ya iba encaminado a ser el sucesor de José Luis Córdova en el jazz chileno, con una vena percutiva muy rítmica y musical, construida tras cientos de horas de audición de discografía jazzística. Las crónicas le dan una categoría de "niño terrible" del bop. Los otros elegidos por Nahuel fueron el contrabajista Alfonso Barrios y el saxofonista alto Patricio Ramírez. Una banda única.

Próximo tributo

"El disco 'Nahuel Jazz Quartet' compite de igual a igual con grabaciones actuales. Yo hago escuchar algunas de estas piezas a mis alumnos y por lo general quedan sorprendidos por la calidad del sonido y el ensamble de los músicos. Todo se grababa en vivo y en ocasiones en una toma. Sin ninguna post producción", dice Patricio Ramírez en su oficina de la Escuela Projazz. Para él, Nahuel fue también un impulsor de la hornada de músicos profesionales, entre los cuales Ramírez es tal vez el más antiguo vigente.

Según las notas que incluía el long-play original "Nahuel Jazz Quartet", escritas por el baterista Paco Deza, la idea surgió después de un festival efectuado en Concepción en el verano de 1963.

La banda se presentó en el Festival de Jazz de Mar del Plata y luego ingresó al estudio, con casi cuatro años de afiatamiento en los ensayos del taller de calle Villavicencio y la temporada de actuaciones en el teatro La Comedia como banda de la obra "Sabor a miel".

Se grabó el 2 y 3 de mayo de 1963, con Patricio Lara como invitado, un clarinetista por entonces llamado el "Eric Dolphy chileno". El repertorio destacado lo representa "Serenata" (Leroy Anderson), "A taste of honey" (Bobby Scott), "Donna Lee" (Charlie Parker), y "Tranquilo" (Ramírez y Lara), un nombre que salió de una calurosa discusión entre ambos.

La fisonomía del cuarteto ya estaba delineada y muy consolidada, y finalmente se tradujo en un disco de cinco estrellas, es decir, un clásico. Luego de este álbum vinieron dos más, hasta que en 1969 un trágico accidente en Valparaíso acabó con la vida de Nahuel (de 33 años) y lo transformó en leyenda.

Dentro de los proyectos de Orlando Avendaño para 2004, están la digitalización del material completo incluido en "Nahuel Jazz Quartet", y la preparación de un concierto tributo al pianista. La idea es reunir a los sobrevivientes de la banda (Ramírez, Barrios y Avendaño) y presentar a pianistas destacados para que ocupen la silla de Nahuel. "Moncho Romero y Carlos Silva son seguros. Estamos evaluando también invitar a pianistas nuevos que están dado que hablar, como Mario Feito y Lautaro Quevedo", dice Avendaño.

Los tres cuartos

Patricio Ramírez: En 1968 se alejó del conjunto de Nahuel. Para entonces, junto con Sandro Salvati, era ya un referente entre los saxofonistas modernos de jazz. Participó en los conjuntos Tiempo de Swing (con Ronnie Knoller y Daniel Lencina), Cámara (con el cantante Osvaldo Díaz), Pentágono (con el pianista César Gutiérrez) y en su conocido Nexus, banda bop fundada en 1987 y plenamente vigente. Pronto grabará un disco solista junto al trío de Carlos Silva.

Alfonso Barrios: Con la muerte de Omar Nahuel terminó para este contrabajista la vida en el jazz. Vivió en California junto a Orlando Avendaño y estudió fotografía. Luego se trasladó a Nueva York con un book bajo el brazo y se transformó en fotógrafo de modas y magazine. Cofundó la asociación gremial Fotop y se vinculó a la cofradía de fotógrafos autodenominada "Las Luciérnagas".

Orlando Avendaño: Tuvo una carrera meteórica como músico profesional. Su viaje de estudios a California en 1963 hizo que su militancia en el cuarteto de Nahuel fuera intermitente, debiendo alternar la batería con Waldo Cáceres y Jaime Farfán. Luego se integró a conjuntos históricos en la música popular de la época: Los Bric-a-Brac (pop vocal-instrumental con los hermanos Zabaleta), los conjuntos de Daniel Lencina, el grupo Fusión (jazz-rock con Enrique Luna), Almandina (funk-rock con los hermanos Lecaros), Impresiones (del pianista Mariano Casanova) y el mítico Sexteto Hindemith 76 (con Guillermo Rifo y Adolfo Flores).




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Hace poco más de 40 años, Omar Nahuel grabó junto a su agrupación un disco de cinco estrellas, al que siguieron otros dos álbumes.
Hace poco más de 40 años, Omar Nahuel grabó junto a su agrupación un disco de cinco estrellas, al que siguieron otros dos álbumes.
Foto:El Mercurio
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales