ACTIVIDAD CULTURAL

Domingo 11 de Octubre de 2015

 
Los nuevos desafíos del GAM opinan los especialistas

Hay acuerdo en que la programación ha sido de calidad en estos cinco años. Pero aún hay temas pendientes, como convertir a los visitantes en espectadores y diseñar su propia política cultural.  
Romina de la Sotta y Daniela Silva "Los grandes logros de estos cinco años son la ampliación de públicos, llegar a una gran diversidad social, y constituirse como ágora de la cultura y punto de referencia y de encuentro", asegura Ramón López, presidente del directorio del GAM. Y reconoce que el centro cultural vive un momento de inflexión. Por un lado, ya partieron los trabajos de la Etapa 2, que incluyen la construcción de la sala de artes escénicas con dos mil butacas. Por el otro, está la renuncia de Alejandra Wood, hace diez días, ante lo cual el directorio anunció el jueves la formación de un comité de búsqueda, un plazo de cuatro meses y la subrogancia de Cristian Uribe, hasta ahora secretario del directorio.

"Estamos ante una nueva etapa del GAM. Debemos mantener las políticas que funcionan bien, pero también abrirnos a un nuevo perfil de programación ahora que nos convertiremos en un portaviones. Y tenemos que configurar una estructura y una organización institucional acordes", declara López, y revela que Wood estaba ya trabajando en un plan de gestión: "Seguramente es lo primero que verá el nuevo director ejecutivo".

Las cifras del GAM son muy positivas: en cinco años superó los 5 millones de visitas, con un crecimiento notable desde 621.180 en 2011 asistentes a 1.646.193 durante 2014.

No obstante, de cada cinco visitantes, solo dos participan como espectadores de las exposiciones o de las funciones de danza, teatro o música. Teatro es la disciplina que ha congregado más espectadores en estos cinco años -sobre 222 mil-, con el 53% del total del público de artes escénicas del GAM. Lo siguen música, con el 26,8%, y danza con el 17,2%.

No obstante, los dos espacios más visitados del GAM fueron la sala de artes visuales, que alcanzó casi 530 mil visitas y la sala del Museo de Arte Popular Americano (MAPA), con más de 300 mil. Ambas tienen acceso gratuito.

 Conquistar al otro 60% del públicoClaudia Zaldívar

Directora del Museo de la Solidaridad Salvador Allende

El gran logro del GAM es cómo, en poco tiempo, se posicionó, pasó a ser un referente y se reencontró con su rol histórico: acercar la cultura al pueblo. Ha convocado a gran cantidad de públicos, especialmente jóvenes, que han hecho propio el edificio, lo que es admirable. Aunque se ha generado una actividad inmensa, clave a nivel social y cultural, solo un 40% del público participa de su programación con énfasis en las artes escénicas. El gran desafío para esta nueva etapa es conquistar a ese 60% restante. Respecto de las artes visuales, se debiera establecer una línea curatorial, que trabaje con el contexto territorial, social y cultural, y con esos jóvenes que no se están retroalimentando de su programación.

Elaborar una política culturalMaría Inés Silva

Miembro del directorio del Teatro Municipal y académica U. de Chile

Tras cinco años de trabajo, en el GAM cuentan con una gran experiencia en programación, gestión y desarrollo de públicos, y están en condiciones de evaluar logros y desaciertos. Un desafío importante es explotar su condición de plataforma de circulación y expresión de prácticas artísticas y culturales que hasta ahora se han dado de manera espontánea. Pero, sobre todo, es el momento de elaborar una política cultural que responda a su misión y ejes de acción, donde los más relevantes son el fomento a la creación y difusión artística, y el acceso y la participación. Con objetivos específicos del GAM, pero en estrecha sintonía con el proyecto del Estado.

Un director ejecutivo con experienciaBárbara Negrón

Directora del Observatorio de Políticas Culturales

Se han sentado buenas bases para el crecimiento del GAM: sus audiencias pasaron de ser mayoritariamente de grupos socioeconómicos más acomodados a ser más diversas. El desafío es estrechar la relación entre el ciudadano y la cultura, porque existe una desventaja de acceso de quienes pertenecen a los sectores más vulnerables. Ahora que se construirá la gran sala, no da lo mismo quien dirija el GAM: debe ser alguien con experiencia en gestión de proyectos del tipo y magnitudes similares. Lo peor sería improvisar con personalidades comunicacionalmente atractivas, sin trayectoria. O que fuera un cupo atractivo a los intereses de los partidos.

Facilitar el acceso a públicos juvenilesFelipe Mella



Director ejecutivo de Balmaceda Arte Joven

El primer gran aporte del GAM fue dotar de nueva energía a un edificio de enorme carga simbólica. Y luego implementó una programación de calidad. En eso destaco la gestión de Alejandra Wood, y creo que en la siguiente etapa su nuevo director debiera darle continuidad al trabajo de programación y formación de públicos ya ejecutado. Uno de sus mayores desafíos radica en los jóvenes; en el país hay una deuda grande frente a su acceso para espectáculos de calidad. Muchas veces no pueden pagar entradas costosas para consumir cultura. El GAM, sin duda, tiene que pensar en cómo facilitar el acceso de ese público.

Incentivar la creación nacionalMaría José Cifuentes

Directora de Nave

Al ser el primer espacio profesional para las artes escénicas, en estos cinco años el GAM logró posicionar a la danza como disciplina de interés nacional. Esto ha posibilitado la visita de artistas internacionales que integran los circuitos más importantes del mundo, privilegio que antes solo tenía el Teatro Municipal de Santiago.

Su sello ha sido la formación de audiencias, y su desafío ahora es fidelizar esa audiencia hacia la producción nacional. Es fundamental que el GAM apunte a la coproducción de artistas locales, y que incentive la creación, dado que en la danza chilena hoy existen más pedagogos que coreógrafos debido a cuán precario y complejo es sostener compañías y la circulación de las obras.

Respeto acústicoJaime Donoso

Miembro de la Academia de Bellas Artes y crítico de "El Mercurio"

El GAM se ha convertido en punto de referencia del encuentro entre urbe y cultura, debido a su situación en el espacio público y su oferta. Es destacable que para su programación en las salas especializadas se haya aliado con instituciones que dan garantía de calidad, lo que ha sido especialmente beneficioso para la música clásica. Esto debe mantenerse y ahondarse.

La sala de música del GAM tiene una estética funcional y grata, y excelente acústica, muy apropiada para el repertorio de cámara. Cuando esto se ha olvidado y se han incluido programas con solistas, coro y orquesta, el resultado sonoro satura el espacio, la obra se perjudica y se afectan las virtudes originales de la sala.

Doble trabajoGaspar Galaz

Escultor y miembro de la Academia Chilena de Bellas Artes

Este centro cultural tiene gran peso en la capital y en Chile, además de identidad fuerte y muchísima actividad. La gestión inaugural de recuperación y activación del espacio ha sido exitosa; sin embargo, para que se complete es crucial que se construya la gran sala con dos mil butacas y el auditorio para 400 personas, de la segunda etapa. Con ello se recuperará la efervescencia de los años 70, cuando el edificio se inauguró. El próximo director del GAM tendrá doble trabajo, pues deberá lograr mantener ese nuevo espacio activo durante todo el año y llenarlo.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales