ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 15 de Marzo de 2015

Más allá de Santiago: serie de reportajes que muestra negocios exitosos en regiones
Industrias de alimentos, farmacias y el retail animan los negocios de la Región de Valparaíso

El buen clima, el mar y empleados comprometidos, han conquistado a grandes firmas como Carozzi, Empresas Navieras y Cruz Verde; también a otras más pequeñas como Knop, Casa Ximena o Merello, que han hecho de la V Región su base de operaciones.  
Bernardita Aguirre Pascal  El Té supremo de los CambiasoEn 1875 llegó a Valparaíso Juan Bautista Cambiaso y su sobrino Antonio Cambiaso, y formaron la sociedad "Vallarino y Cambiaso", que se dedicó a la importación de manufactura italiana, como aceite de oliva, yerba mate y té, y a la exportación de frutos del país. Tiempo después, Antonio tomó el control total de la sociedad, pasando a denominarse "Antonio Cambiaso e hijos". En 1917, tras la muerte del padre, pasó a llamarse Cambiaso hermanos. En 1921 formaron conservas El Vergel y luego Cocosa, una compañía dedicada a fábricar conservas de productos del mar. No fue hasta los años 60 que se concentraron en el té, porque en 1964 una disposición sanitaria los obligó a envasar el té y ahí nació la marca Supremo.

En 1983 la empresa incursionó en el área de los plásticos para producir sus propios empaques de té. Esta actividad tomó fuerza propia y surgió la línea de bolsas de aseo y productos de empaque para los supermercados Superior. En 2005, la línea de aseo creció con la compra de Alufoil, de papeles plásticos y metálicos. Compraron los productos de limpieza Clean, las bolsas de aseo Basulip y las bolsas multiuso La Facilita. A estas marcas de aseo las siguió Adelgazul, de cereales e infusiones.

En junio del año pasado la planta envasadora de té de Placilla se quemó por completo. La compañía tuvo que recurrir a proveedores de Sri Lanka para reabastecer al mercado nacional con té envasado de las variedades Ceylán Premium, Ceylán Express y Ceylán Oro.

Los Bofill con las manos en las pastas, chocolates y caramelosEn Valparaíso, capital de la V Región, nació en 1898 La Joven Italia Carozzi, una empresa productora de pastas que fundó Augusto Carozzi Passani. Nueve años después se trasladó a Quilpué y fue en esta ciudad donde Francisco de Caso Muñiz conoció a Carozzi e inició la distribución de sus pastas. Catorce años después compró las primeras acciones.

"Tanto Carozzi como nuestra familia estábamos radicados en Quilpué desde sus inicios, y ahí se crearon los importantes lazos afectivos que nos unen hasta hoy. Cómo olvidarme de la sirena de la fábrica que marcaba los tiempos de nuestra querida ciudad", recuerda el actual presidente de la compañía, Gonzalo Bofill Velarde.

En 1969 asumió la presidencia Francisco de Caso, pero fue bajo el mando de Gonzalo Bofill de Caso, a partir de 1975, que Carozzi se transformó en una empresa multicategoría y multimarca. Ese año comenzaron a producir jaleas y jugos Caricia y en 1982 compraron Costa, empresa que también es de la V Región. Unos años después crearon Agrozzi, productora de pulpas de frutas y pastas de tomates. En 2000 adquirieron Ambrosoli, otra compañía de la Quinta Región, e ingresaron al mercado de los cereales para el desayuno, al del arroz con Miraflores, y al negocio de harina, con Selecta.

En 2007 asumió la presidencia Gonzalo Bofill Velarde y hoy en el directorio lo acompañan sus hijos Gonzalo y Pablo Bofill Schmidt, la quinta generación.

Carozzi participa en 16 categorías de alimentos, incluso para mascotas, tras la compra en 2011 de Master Dog y Master Cat. Tiene operaciones productivas en Chile y Perú, además de oficinas comerciales en Paraguay, Ecuador y Estados Unidos, y exporta de manera directa a más de 50 países.

El año pasado, la compañía tuvo ventas cercanas a los US$1.200 millones y en los próximos tres años invertirá en torno a US$ 500 millones. Pero su mayor aporte a la Quinta Región, dice Bofill, es ser el mayor empleador en la zona: 2.000 puestos directos de trabajo.

"Creemos en las regiones y hemos apostado por el crecimiento regional, haciendo importantes inversiones en Teno, con Agrozzi, en Lontué, con Master Dog, en Parral con Arroz Miraflores y en Victoria, con nuestros molinos de harina y avena. El 44% de nuestros más de 7.000 colaboradores en Chile trabajan en regiones", recalca.

Los Urenda y sus empresas navierasLa familia Urenda siempre ha tenido los ojos puestos en el mar. Su empresa madre, la Compañía Chilena de Navegación Interoceánica (CCNI), nació en 1930, producto de la unión de las compañías navieras Menéndez Beheti con Brown y Blanchard. Los Urenda estaban presentes desde esos días, pues el abogado que legalizó la sociedad fue Carlos Urenda Trigo -abuelo de los actuales directores de la compañía, Beltrán y José Manuel Urenda Salamanca-, quien se convirtió en accionista minoritario.

En 1960, el hijo de Carlos Urenda, Beltrán Urenda Zegers, formó otra empresa marítima: Agencias Universales (Agunsa), y en 1983 pasó a ser accionista referente de CCNI. Ese mismo año formó la sociedad Euroandina de Inversiones, que pasó a llamarse Empresas Navieras, y en 2011, dado el aumento de sociedades filiales y coligadas, cambió el nombre por el de Grupo Empresas Navieras (GEN), compañía que hoy controla Agencias Universales (Agunsa). Administra con Portuaria Cabo Froward los puertos de Coronel y Calbucoy el de Talcahuano. Tiene presencia en los puertos de Arica, Iquique y Antofagasta.

Hoy también participa en las sociedades concesionarias de los aeropuertos de Calama, Magallanes, La Serena -el de Santiago lo operarán hasta septiembre-, y en la carbonera Schwager.

Los Urenda están en proceso de traspaso de CCNI a la alemana Hamburg Süd. Con esto se deshicieron del negocio de transporte marítimo de contenedores, la marca, el logo y nombre de CCNI, lo que les significaría utilidades financieras del orden de US$ 85 millones.

"La compañía no desaparece, solo deberá cambiar de nombre o razón social, lo que se espera ocurrirá en abril próximo", asegura José Manuel Urenda. Agrega que el negocio de adquisición, venta y arriendo de naves partirá con el arriendo de 9 naves a terceros; entre ellas, barcos para el transporte de autos y dos barcos-tanque para transportar petróleo de Enap.

Los conserveros de Quillota y Viña del MarConservas Centauro nació a principios de 1900 de la mano de la familia Bozzolo. Quien comenzó esta aventura empresarial fue Luis Bozzolo Ferrando que llegó desde Génova a Quillota y formó la empresa que llevaba su apellido. Esta se dedicaba a la producción y venta de pasta de tomate a granel en el mercado nacional.

A fines de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a envasar legumbres, arvejas, maíz y porotos verdes en contenedores de hojalata, y en los años 50 agregaron a sus conservas las frutas en almíbar, mermeladas y tomates enteros pelados a los que imprimieron la marca Centauro.

Con ella salieron al exterior, primero a Perú y Ecuador. En 1985 hicieron los primeros embarques de cereza en conserva al mercado japonés, en 1987 ingresaron al mercado norteamericano con tomate en conserva y en 1994, al mercado industrial de la pasta de tomate.

Las conservas Deyco son de la familia De María, que llegó a Valparaíso en 1896. En el puerto, Ángel de María comenzó la fabricación y comercialización de diversos productos. Pero no fue hasta 1935 que los hijos de Ángel y Virginia Antillo -Reinaldo, Giocondo y Juan-, fundan la Compañía Manufacturera de Aconcagua, que se dedicó en sus primeros años a fabricar y vender clavos, papel volantín, velas, alpargatas, betunes y ceras. En esa fecha nació la marca de ceras para pisos y betunes para calzado Virginia y se comenzó a comercializar la chancaca Deliciosa. En 1945 los De María formaron la fábrica de conservas Deyco, cuyo producto más conocido es la sabrosalsa Deyco, famosa en los años 80 como auspiciadora del Festival de la Una, al igual que las ceras Virginia y su eslogan "Una pasadita y basta". Hoy su casa matriz está en Viña del Mar.

Dhelos en el sector inmobiliarioEn 2001 nació la empresa Dhelos, con el interés de desarrollar proyectos inmobiliarios en la V Región. Sus socios fundadores son Fernando Reitz, miembro del Grupo Rhona, junto a Manuel Lagomarsino y su hijo Andrés. En 14 años han desarrollado 15 proyectos inmobiliarios residenciales y dos de oficinas.

"En estos años también hemos formado nuevas empresas, como Kaufen Propiedades, dedicada al corretaje de propiedades, y Bonderet, que presta servicio de bodegaje", explica Nicolás Reitz, subgerente de relación con inversionistas y miembro de la segunda generación en la empresa.

Rhona en el mundo del equipamiento eléctricoLa mayor fábrica de transformadores de Chile nació en 1943, de la unión de dos empresas de ingeniería: Neuweiler y Reitz, y Aspillaga y Hornauer que se fusionaron en 1965 para crear el grupo Rhona, un importante actor en la fabricación de equipamiento eléctrico a nivel nacional y el más grande en la fabricación de transformadores.

José Hornauer López y Luis Aspillaga Favier, además de Rhona, fundaron empresas Emelta, de montajes eléctricos, y Covisa, dedicada a la fabricación y venta de conductores eléctricos desnudos y aislados para baja tensión. Las tres empresas nacieron de un pequeño taller de reparaciones eléctricas en la calle Valparaíso, de Viña del Mar.

Hoy Rhona tiene oficinas y bodegas en Viña del Mar, Santiago, Concepción, Antofagasta , Lima y Buenos Aires.

A través del grupo Almería, los socios de Rhona tuvieron hasta el año pasado más del 20% de la Compañía General de Electricidad (CGE), firma que fue comprada en 2014 por la española Gas Natural Fenosa. Además Grupo Almería es dueño de Alto Colorado, un campo forestal en Pichilemu, y también tienen negocios inmobiliarios en la V Región.

La farmacia que decidió crecer en todo el paísLa historia de Cruz Verde se remonta a 1984 cuando el químico farmacéutico Guillermo Harding Estay abrió su primera farmacia en Viña del Mar, a la cual le siguieron cinco locales más en la región en los siguientes ocho meses. En 1992, cuando Cruz Verde llevaba ocho años operando en Viña y Valparaíso, las cadenas de Santiago irrumpieron en la zona y Harding decidió partir a competir a la capital. Al año siguiente abrió 16 locales en la Región Metropolitana. En 1995 tenían 40 locales y veinte años después ya son más de 590 repartidos en todo el país.

Hoy la cadena farmacéutica funciona bajo la matriz Socofar y la compañía está al mando del hijo del fundador, Guillermo Harding Alvarado. El holding agrupa a farmacias Cruz Verde; Socofar, compañía de distribución de productos médicos; Solventa, de créditos; el laboratorio MintLab y perfumerías Maicao, empresa que nació en el barrio Meiggs hace 30 años, que el grupo Socofar compró en 2011 y hoy tiene 80 locales en el país. Además, son dueños de varios centros de quimioterapia.

De las Kamikaze a las inmobiliariasLas inversiones de la familia Harding han ido, más allá de la salud, al área inmobiliaria. En 1997, Guillermo Harding se asoció con el también viñamarino y fundador de las discotecas Kamikaze, Renzo Perocarpi y formaron la inmobiliaria Sol Naciente (ISN). Su primera obra fue el edificio Florencia, al que se han sumado más de quince proyectos entre Reñaca y Valparaíso.

Su plan de negocios a cinco años comprende 14 nuevos proyectos, con unas dos mil unidades de departamentos por un monto aproximado de US$ 250 millones. En Chillán se unieron a la familia Giner, para desarrollar un megaproyecto en Termas de Chillán, y en el balneario de Pingueral, en la VIII Región, compraron 123 hectáreas donde comenzarán a hacer edificios. En la V Región desarrollan los siguientes proyectos: Country Miramar (cinco edificios), Salinas del Mar (cinco edificos) y, en Bosques de Montemar, venderán lotes. A estos se les suma un proyecto de oficinas y un futuro hotel en Reñaca.

Harding tiene una segunda empresa inmobiliaria: Inversiones Urbanas (IU) donde es socio con José Miguel Rawlins -también fundador de las discotecas Kamikaze-, que construye centros comerciales, locales comerciales y oficinas.

Passol, la química que nació en una casa rodante en ViñaEn 1976, Mario Passalacqua e Ítalo Solari forman Química Passol en una casa rodante que montaron como oficina en calle Limache, de Viña del Mar. La empresa estaba formada por tres personas en la administración, más los dos socios fundadores. Tres años después, la química se convirtió en el segundo proveedor de aguarrás para ENAP, e inmediatamente comenzaron la elaboración de Diluyente Duco y Alcohol Quemar.

En 1980 llegó el primer ingeniero del área química a Passol y el primer computador, junto a un par de camiones para dar abasto a la demanda. Dos años después abrieron oficina en Santiago y en 1985 hicieron su primera exportación de pintura y diluyentes a Bolivia. En 2005, lanzaron distintos productos biodegradables.

Hoy, la planta de producción está en el barrio industrial El Salto, en Viña del Mar. Ahí producen siete líneas de productos, con más de 250 artículos distintos, principalmente pinturas decorativas e industriales, pintura spray , barnices, lacas y diluyentes.

"Decidimos quedarnos en la V Región porque somos regionalistas, tenemos 60 trabajadores en la Quinta Región, y porque estamos convencidos de que la V Región es la mejor para vivir", dice el gerente general de Passol, Renzo Passalacqua.

Confites Merello, los caramelos de LimacheEn Limache, una de las principales ciudades ítalo-chilenas de la Región de Valparaíso, comienza la historia de Confites Merello. En los años 30, Paolo Merello Solari y Adolfo Minardi Campantico comienzan de manera artesanal a hacer caramelos con recetas italianas. Con el tiempo, Minardi deja la fábrica.

"Los caramelos eran artesanales con mucha mano de obra, brillantes, de muchos colores y sabores. El clásico caramelo duro y relleno. Destacaba el dulce de anís, un clásico hasta el día de hoy", cuenta Andrés Merello, gerente general de la compañía y nieto de Paolo, el fundador.

Al principio, los dulces se distribuían en latas vía ferrocarril a las comunas más cercanas. Hoy, la planta sigue en la V Región y distribuye los dulces a los supermercados, llegando directo a sus centros de distribución de Santiago. Venden 300 tipos distintos de productos, en las líneas de caramelos, gomitas, malvas, chocolates y almendras confitadas, líneas de repostería y porotitos. Producen aproximadamente 1.200 toneladas de dulces al año y crecen a un ritmo del 15% anual.

En la empresa todavía trabaja Reynaldo Merello, hijo del fundador, quien tiene 88 años. También sus hijos Andrés y Rosana Merello, que son parte de la tercera generación. Andrés cuenta que en un principio se vieron tentados en emigrar a Santiago para estar más cerca de los centros de distribución, pero desacharon esa opción: "Hoy vemos más ventajas en nuestra ubicación, la calidad del personal, la cercanía a sus hogares, lo que logra generar un mejor ambiente de trabajo, y la calidad de las rutas y los sistemas de comunicación nos dan cercanía", explica.

Knop, el negocio de la medicina homeopática y naturalReinaldo Knop fundó en 1931 la primera farmacia homeopática de Valparaíso en plena plaza Echaurren, la cual bautizó como Farmacia y Droguería Knop. Al principio vendía productos que importaba de Alemania, Francia e Inglaterra, pero luego comenzó a elaborar propios, lo que dio origen al Laboratorio Homeopatía Alemana Knop, que en 1951 se trasladó a las bodegas del fundo Esmeralda en Quilpué.

En 1982, el hijo de Reinaldo, el doctor Germán Knop, asumió la Gerencia General del laboratorio, que pasó de 35 empleados y 565 metros cuadrados de planta a 300 empleados y 10 mil metros cuadrados en la actualidad. En 1988 los laboratorios quedan al mando de Germán Knop y su hija Carolina y las farmacias a cargo de Cecilia Pisano y su hijo Robert Knop. Ese mismo año la familia abrió su primer local fuera de la V Región en Santiago.

"Este fue el inicio de un importante crecimiento que hoy se traduce en una extensa red de sucursales, con más de 60 locales desde la Región de Coquimbo hasta la Región de Los Lagos y que nos transforman en la mayor cadena de farmacias de medicina natural de Chile", explica Cecilia Pisano, gerenta general de Farmacias Knop.

En Knop laboratorios dicen que sus ventas crecen "principalmente las líneas de fitofármacos como Paltomiel, Melipass, Arnikaderm y DHA Kids, que es un suplemento alimentario". Dentro de sus inversiones para 2015 destacan terminar nuevas áreas de producción, estudios clínicos para nuevos productos, y la instalación de placas fotovoltaicas para funcionar con energía limpia.

Casa Ximena, el retail regionalSi necesita electrodomésticos y está en La Calera, la opción para comprar es Casa Ximena. Tienda por departamentos que nació hace 46 años en el barrio Almendral de Valparaíso y que hoy tiene 14 sucursales en la V Región y dos en la IV. Los fundadores de la tienda, Guillermo Ahumada y Ruth Fernández, comenzaron vendiendo muebles, camas y menaje.

En Casa Ximena hoy trabajan tres generaciones: los fundadores Guillermo y Ruth, sus tres hijos -Verónica, Guillermo y Ximena- y una nieta: Pía. "Se debe trabajar con pasión y cariño, sin perder la vista de una empresa familiar y regional. El secreto está en tener una marca poderosa e involucrarnos con el cliente", dice Ximena Ahumada, gerenta de Márketing, quien cuenta que sus ventas crecen 10% cada año.

En el retail regional también destaca la ferretería Higuerillas, que cuentan con siete sucursales en la Región de Valparaíso.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales