REPORTAJES

Domingo 8 de Julio de 2007

Homenajeados de Chacarillas recuerdan los 30 años del discurso


Una llovizna helada, una liturgia cívico-patriota y 77 jóvenes caminando en medio de antorchas hacia el cerro Chacarillas, en la cima del San Cristóbal, fue el telón del acto en el que hace 30 años -el 9 de julio de 1977- Augusto Pinochet marcaría el itinerario de su gobierno.

Organizado por Jaime Guzmán, Luis Cordero e Ignacio Astete, quien presidía el Frente Nacional de la Juventud, los 77 jóvenes serían homenajeados en recuerdo de los 77 héroes de La Concepción.

Dirigentes como Cristián Larroulet, Juan Antonio Coloma, Andrés Chadwick, Patricio Melero y Jovino Novoa, junto a periodistas como Claudio Sánchez y Julio López Blanco; artistas como José Alfredo "Pollo" Fuentes y Roberto Viking Valdés, y deportistas como Jaime Fillol y Hans Gildemeister, recibieron una condecoración del régimen y se transformaron en protagonistas de uno de los actos fundacionales del régimen militar.

Hoy la Fundación Pinochet invitó a esos mismos 77 jóvenes a una ceremonia que se realizará este martes. Sin embargo, muchos de ellos no asistirán. Quienes hoy son parlamentarios se excusaron debido a que tienen sesión en el Congreso, pero se dan tiempo para recordar: "Yo era del grupo de gremialistas de la Universidad de Chile. Básicamente, fuimos invitados para celebrar el Día de la Juventud. Sin nosotros saberlo ni esperarlo, nos encontramos con un discurso de Pinochet distinto, que explícitamente le proponía al país una transición hacia la democracia protegida e integradora. Por primera vez hablaba de etapas y se autoimponía plazos para cumplirla, como la creación de una nueva Constitución", rememora Melero.

Según recuerda el senador Andrés Chadwick -entonces presidente del movimiento gremial de la UC-, en ese momento estaba instalada la disputa entre los duros y los blandos del régimen. "Los blandos, con Guzmán a la cabeza y con Sergio Fernández, estaban por la tesis de fijar un itinerario. Plazos más que metas, era la idea. El debate era intenso en el gobierno, que ese día optó por el camino institucional. Aunque con algunos matices, pues algunos plazos fueron reemplazados por metas. El cronograma no coincidió en las formas ni en los tiempos con lo que nosotros queríamos. Algo que no nos gustó mucho, pero por lo menos había un compromiso".

El senador Juan Antonio Coloma dice que después de 30 años es poco de lo que se acuerda: "En todo caso, fue un hecho objetivamente importante. El gobierno estaba ante una disyuntiva y optó por un itinerario".

Larroulet coincide en que ese 9 de julio "fue un momento muy trascendente para la historia política del país. Y nosotros, los jóvenes, nos dimos cuenta de ello".

Pero hoy muchos reniegan del acto. Algunos, como un conocido rostro de televisión, afirman que fueron obligados a ir. Pero Melero los refuta: "Más que risa, me da vergüenza ajena ver a personas que reniegan del premio que recibieron, cuando en esa época suplicaban que se lo dieran".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Pinochet habla mientras a sus espaldas un joven Andrés Chadwick (a la derecha) lo escucha atentamente.
Pinochet habla mientras a sus espaldas un joven Andrés Chadwick (a la derecha) lo escucha atentamente.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales