DEPORTES

Lunes 30 de Julio de 2007

RESUMEN:
Lo que dejó Río

Enzo Cesario, Tomás González y Cristián Escalante estuvieron entre las figuras de los segundos Panamericanos más prolíficos de la historia. Alberto González y los remeros también cumplieron, pero hubo decepciones como las de Marco Antonio Verni y Jhonnathan Tafra.

LAS MEJORES FIGURAS
Cuatro grandes y un equipo histórico

Enzo Cesario fue el deportista chileno más exitoso en los Panamericanos. El villalemanino -que ni siquiera tiene un club en Chile- derrotó a Marco Arriagada en un control interno y se ganó el derecho de participar en la persecución individual. Y su actuación ahí fue soberbia, pues derrotó al venezolano Tomas Gil en la final. Días después, Cesario volvió a la competencia, pero como parte del equipo de persecución colectiva. Y su aporte fue igual de fundamental. Junto a Marco Arriagada, Luis Sepúlveda y Gonzalo Miranda derrotaron a Colombia con récord panamericano incluido.

Cristián Escalante también se destacó con una maximarca continental en la categoría más de 105 kilos de las pesas. De él se esperaba la plata, pero terminó logrando el mejor resultado de su carrera. Lo mismo pueden decir las remeras Soraya Jadué y María José Orellana.

Otra figura de los Panam fue Tomás González. Si bien no ganó el oro, la plata que obtuvo en salto y el bronce capturado en suelo le permitieron a Chile ganar sus primeras medallas en gimnasia. Igual de meritorio fue el oro de Alberto González, quien demostró en Río por qué fue pentacampeón mundial de lightning. Y las dos platas que obtuvo Adrián García, al margen de la decepción de perder la final de individuales después de tener dos puntos de partido, igual fueron un aporte.

Por último, el hockey césped masculino entregó un bronce que no se conquistaba hace 24 años. Buen logro.

SORPRESAS AGRADABLES

Preseas contra los pronósticos

Algunos medallistas no figuraban en los pronósticos de los entendidos. El caso más claro era el del karateca Diego Bórquez. Se esperaba una buena actuación de sus compañeros de equipo Jessy Reyes y David Dubó, pero al final fue el ingeniero civil que le dedica apenas dos horas de entrenamiento a la semana a su actividad el que se llevó el oro.

La plata obtenida por el esgrimista Felipe Alvear en el florete también generó un fuerte impacto, pues apenas cuenta con 21 años y tiene grandes opciones de disputar más metal en futuras ediciones de los Juegos Panamericanos.

El pesista Jaime Iturra también entregó una medalla inesperada, que abre esperanza en los pesos menores para Chile. Rodrigo y Felipe Miranda también aportaron preseas de bronce en el esquí náutico que no eran seguras.

LAS DECEPCIONES

El atletismo quedó en blanco

La formidable actuación de Chile en oros conseguidos no puede nublar el análisis. La delegación nacional obtuvo en total dos medallas menos que en Santo Domingo. El atletismo, que no revalidó sus dos preseas, figura entre los responsables.

Carolina Torres no había podido repetir los 4,30 con que ganó plata en 2003, así que no se esperaba que defendiera su lugar en el podio, pero sí podía aguardarse más de Marco Antonio Verni.

Kael Becerra, en tanto, no logró la marca para clasificar a Beijing y falló su paso a la final de los 100 metros planos.

En la natación, Kristel Köbrich firmó una decepción mayúscula, porque tiene nivel para hacer algo más en los 800 metros de lo que hizo. Ya anunció, al menos, que probará suerte en aguas abiertas.

El caso de Jhonnathan Tafra es relevante. Se esperaba que al menos consiguiera dos medallas y se fue sin nada que rescatar.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Felipe Alvear es una gran apuesta a futuro.
Felipe Alvear es una gran apuesta a futuro.
Foto:REUTERS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales