INTERNACIONAL

Domingo 8 de Abril de 2012

Quién es quién en la familia del Mandatario:
La dinastía Chávez entra en la escena política de Venezuela ante el cáncer del Presidente

La hija mayor del Mandatario suena para reemplazarlo en caso de que la enfermedad recrudezca. No es la única del clan que hace noticia.  
GASPAR RAMÍREZ Desde junio de 2011, María Gabriela Chávez ríe muy poco. Ese mes, a su padre le detectaron cáncer, y la seriedad de María Gabriela es interpretada como un signo funesto: es la única persona consciente de lo grave que está el Presidente de Venezuela, comentan políticos y diplomáticos.

Si el cáncer impide a Hugo Chávez buscar la reelección el 7 de octubre, ya se menciona a María Gabriela. También se habla de Adán, el hermano mayor de Hugo. Tiene experiencia, manejo y enredos propios, algo común en la dinastía Chávez, la "familia real" de Venezuela que vuelve a escena por la enfermedad del Presidente.

Chávez aterrizó esta semana en Barinas, la tierra familiar, con un mensaje conmovedor que revivió las dudas sobre su salud: "Que sea vida llameante, vida dolorosa, no me importa. Dame tu corona, Cristo. Dámela que yo sangro, dame tu cruz, 100 cruces, que yo las llevo, pero dame vida. No me lleves todavía", dijo el Presidente durante una misa junto a sus familiares directos.

La heredera

María Gabriela (32) es la mayor de los tres hijos del primer matrimonio de Chávez. Le siguen Rosa Virginia (30, un hijo) y Hugo Rafael, "Huguito" (27).

Tiene una hija de 14 años, y desde 2004, cuando su padre se divorció por segunda vez, oficia de Primera Dama. Para Chávez, Fidel Castro es un padre, y para María Gabriela, un abuelo. En 2009 su noviazgo con el médico chileno Pablo Sepúlveda, nieto del ex Presidente Salvador Allende, recorrió el mundo. Pero ya no están juntos. En abril de 2002 ocurrió el golpe fallido contra Chávez, y el Presidente llamó a María Gabriela para que transmitiera la noticia.

Más que de la hija mayor del Presidente, en los círculos políticos se habla de una guerra a muerte entre Adán Chávez, el Vicepresidente Elías Jaua, el canciller Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, presidente del Legislativo. "Es natural que se piense en alguien de la familia, por el lazo genético, el valor publicitario del apellido, pero no veo a la hija de Chávez capaz de llevar adelante un liderazgo tan complejo", dice Alberto Barrera, coautor de "Chávez sin uniforme" (Debate, 2007), la biografía más citada sobre el Presidente.

María Gabriela, Rosa Virginia y Huguito son hijos de Nancy Colmenares, la novia de la juventud de Chávez, la época de las tardes bucólicas en la ciudad llanera de Barinas, adonde los Chávez Frías llegaron por partes, en los '60 desde un poblado, casi un caserío, llamado Sabaneta.

Colmenares vivió los momentos difíciles, la etapa del golpe fallido que su esposo lideró contra el Presidente Carlos Pérez en febrero de 1992. Al momento de la intentona, los hijos tenían 13, 11 y 8 años. En paralelo, Chávez tenía una relación con la historiadora Herma Marksman. El matrimonio se acabó en 1994.

"A la negra Nancy la conozco de cuando eran novios. Ella ahora está en Miraflores (palacio presidencial, en Caracas) junto a las hijas", cuenta Antonio Bastidas, ex diputado opositor y vecino de los Chávez durante su niñez y juventud. Barrera dice que lo último que se supo de Colmenares -quien casi nunca se ve en público- es que vive con una pareja nueva, lejos de la política.

Los niños quedaron a cargo del padre, quien tras salir de la cárcel el 24 de marzo de 1994 se dedicó a recorrer el país. A veces viajaba con sus hijos, a veces los dejaba con algunas amigas. En la campaña de 1998, Chávez apareció varias veces con sus dos hijas. De Huguito, nada.

La menor de todos es Rosinés (14), la única hija del segundo matrimonio del Mandatario. En 1999, tras un breve noviazgo, Chávez se casó con Marisabel Rodríguez, una periodista de TV, blanca, rubia y popular.

La adolescente Rosinés tiene cuentas en Facebook y Twitter, donde ha subido fotos con un abanico de dólares y con el cantante Justin Bieber, y desde donde manda saludos "imperialistas y chavistas".

Según "Chávez sin uniforme", Rodríguez no toleraba a los hijos del primer matrimonio de su marido, sobre todo a Huguito. Cuando Chávez ganó la Presidencia, los tres niños vivían solos en un departamento prestado en el barrio caraqueño de San Bernardino.

Cercanos describen la relación con Marisabel como tormentosa. Se separaron en 2002 y se divorciaron en 2004. Ella se casó en 2007 con su profesor de tenis.

El problemático

De Rosa Virginia se sabe poco, pero el verdadero secreto de estado es Huguito. Una de las primeras fotos que se tienen de él es de 2004, cuando apareció en una ventana del Palacio de Miraflores festejando el triunfo de su padre en el referéndum revocatorio. Tenía 21 años.

El 12 de marzo María Gabriela cumplió 32 y Chávez convalecía en La Habana. La familia en pleno fue a la isla, Huguito incluido. "Estaban hasta las dos ex mujeres. Fue algo muy dramático, se tomó como una despedida", dice un diplomático.

Huguito ha pasado temporadas en Madrid y en La Habana, tiene fama de problemático y según algunas biografías, Chávez no se lleva bien con él. En Barinas saben que está en la ciudad cuando ven guardias, camionetas todoterreno y vallas de seguridad en el bar "Escape", el antro que frecuenta cuando va a ver a sus tíos y abuelos.

El feudo

A los vástagos presidenciales se les ve cada vez menos en Barinas (capital del estado del mismo nombre), y cuando van, pasan directo a "La chavera", la finca familiar. Barinas es especial para los Chávez. Ahí se crió el hombre que, guste o no, dio forma a gran parte de la geopolítica regional del siglo XXI.

Barinas es tierra de llanos calurosos, tiene dos McDonalds, dos hoteles tres estrellas. Y desde que Hugo llegó a la Presidencia, en 1998, y su padre, Hugo de los Reyes, "El Maestro", ganara la gobernación tres meses antes que su hijo, los Chávez mandan sin contrapeso.

Los vecinos recuerdan a los Chávez Frías como una familia humilde y cariñosa. Hugo de los Reyes (78) es un profesor de carácter tranquilo. La madre, Elena Frías (76), gesticula, habla fuerte, de risa y llanto fácil. Rafael Simón Jiménez, otro vecino y hoy político opositor, cuenta que la señora Elena se jacta de los arrebatos de su hijo ya que le recuerdan su propio carácter.

Tuvieron siete hijos. Adán (58), Hugo (57), Narciso (56), Aníbal (54), Argenis (53) y Adelis (46). Enzo, el penúltimo, murió a los seis meses. Todos son profesionales. Gastaban las tardes con béisbol y sóftbol, recuerda Antonio Bastidas, el antiguo vecino, y en verano se quedaban hasta la madrugada con amigos en casa de los Chávez jugando "caídas", un juego de cartas.

La decepción

Más que con rabia, Bastidas habla con decepción. Recuerda que nadie en el barrio sospechaba que Hugo planeara un golpe de Estado, y que el único de izquierda dura era Adán. También cuenta que los vecinos hacían rifas para juntar plata para las campañas de los dos Hugos.

Por eso les dolió lo que vino después. Tras ganar, los Chávez Frías dejaron el barrio. Doña Elena andaba con anillos de oro, joyas, se hizo cirugías plásticas, se volvió prepotente. Comenzó la compra de tierras, a nombre de ellos y de testaferros, acusan los opositores, que destacan que el sueldo de un gobernador, de unos US$ 1.500, no alcanzaba para esos gastos.

En el álbum familiar de Chávez todavía falta una persona. Adán y Hugo llegaron de niños a Barinas luego que su madre los mandara desde Sabaneta a vivir con su abuela paterna, Rosa Inés Chávez. "Yo no quería tener hijos (...) no sé, no me gustaba, no me parecía bonito", se justificó Elena Frías, según "El poder y el delirio", el ensayo en que el historiador mexicano Enrique Krauze analiza a Chávez.

El Presidente le debe a la abuela Rosa Inés su formación religiosa. Ella le enseñó poemas y canciones, le contó historias y leyendas de la sabana que Chávez cita en sus cadenas. Le incentivó su histrionismo, lo instó a pintar, lo hizo sembrar maíz, le celebraba todas sus gracias. En sus cartas de adolescente, Chávez le decía "mamita". La abuela Rosa Inés murió el 2 de enero de 1982.

 Los hermanosLa DEA detectó en 2008 cinco cuentas bancarias de los Chávez en EE.UU. por casi US$ 140 millones, de los cuales US$ 90 millones estaban a nombre de Adelis, el único ajeno a la política y que en 1999 pasó de cajero a vicepresidente del banco Sofitasa. Segundo en la lista figuraba Adán, con US$ 14 millones.

A propósito de la enfermedad de su hermano, Adán ha dicho que no descarta la lucha armada para conservar el poder. "Chávez suele decir que cuando él se vaya lo vamos a extrañar. Si Adán llega a la Presidencia, vaya que Hugo habrá tenido razón", señala una fuente diplomática.

Adán y Argenis han protagonizado las peleas familiares. Adán, profesor de física, es el favorito de Hugo; Argenis, de doña Elena. Y cuando el padre de ambos llegó a la gobernación de Barinas, creó para Argenis el puesto de secretario de Estado. Por eso le decían el "Colin Powell del llano" y "Condeleezzo Rice". Él sería el poder en las sombras.

En 2008 el padre anunció que no iría por la reelección, y partió la guerra. Argenis tenía el apoyo de los padres y hermanos, pero Adán el de Hugo. El mayor de los Chávez se quedó con la candidatura y luego con la gobernación. "Hugo decapitó a su hermano Argenis y puso a Adán", asegura Andrés Eloy Camejo, dirigente político barinés.

En mayo pasado Argenis partió a Caracas a cargo de la Corporación Eléctrica Nacional y luego pasó a ser viceministro del Despacho Eléctrico. Públicamente, un ascenso. En Barinas aseguran que el Presidente lo sacó de allá para detener la guerra fratricida.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales