PORTADA

Miércoles 12 de Abril de 2000

Crece Tensión en Perú:
Cómputo Casi Final Asigna a Fujimori 49,79%

Escrutado anoche el 90,82% de votos, el candidato opositor Alejandro Toledo reunía 40,39%.
Este último llamó anoche, durante una masiva manifestación en Lima, a la "resistencia pacífica" contra el "consumado fraude".
El gobierno de Estados Unidos afirmó que si no hay una nueva elección la legitimidad de los comicios quedará en entredicho.
Nancy Farías, Corresponsal y Agencias

LIMA.- El Presidente peruano, Alberto Fujimori, se halla a menos de un punto de ser reelecto en primera vuelta en Perú al llegar al 49,79% tras escrutarse el 90,82% del total de votos emitidos el domingo, informó anoche la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Mientras tanto, su principal contrincante, Alejandro Toledo, del partido Perú Posible alcanza el 40,39%, precisó Jorge Recavarren, alto funcionario de la ONPE quien subrayó que los resultados finales se conocerán hoy, sin especificar la hora.

Los nuevos datos representan una ligera caída de Fujimori, de la alianza Perú 2000 y quien postula a un tercer mandato consecutivo de cinco años, ya que en horas de la mañana de ayer la ONPE, le otorgó 49,96% al contabilizarse 87% del total de sufragios.

El ente electoral peruano señaló que Fujimori recibió hasta ahora 5.122.784 votos y Toledo 4.155.599, restando por contabilizarse unas 8.000 mesas (cerca de un millón de votos) sobre un total de 88.787 mesas.

Para ganar en primera vuelta la presidencia de Perú se requiere del 50% de los votos emitidos más uno.

Anoche en el marco de una masiva concentración en el centro de Lima, Alejandro Toledo convocó a sus seguidores a iniciar "la resistencia pacífica contra el fraude" electoral que presuntamente estarían impulsando los simpatizantes de Fujimori. Ante la multitud, Toledo llamó a un "paro nacional pacífico" tras asegurar que el fraude "está consumado".

"Quiero que entiendan bien, señores del gobierno, no hay tanque, no hay misil, que pueda callar la voz del pueblo", afirmó Toledo, que estaba rodeado de cinco candidatos que participaron de los comicios del 9 de abril y también de la ex esposa de Fujimori, Susana Higuchi.

Al cierre de esta edición, cientos de manifestantes copaban la Plaza Mayor de Lima, donde se alza el Palacio de Gobierno, sede de la residencia del presidente Alberto Fujimori, a quien cuestionaron en duros términos.

Unos 500 policías antimotines se apostaron en posición de defensa para cubrir parte de las instalaciones del Palacio, virtualmente rodeado por los manifestantes.

Simultáneamente se informó de movilizaciones en varios puntos del país.

Miles de personas, organizaciones gremiales, trabajadores y universitarios protestaron en las plazas de las ciudades costeñas de Trujillo, Chiclayo, Piura, Chimbote; y en las serranas como Cusco, Puno, Arequipa y Ancash.

En la ciudad selvática de Iquitos, de tinte opositor al gobierno de Fujimori, unos 70.000 peruanos fueron dispersados con gases lacrimógenos por la policía.

RESULTADOS A "CUENTAGOTAS"

Por la mañana, Alejandro Toledo ofreció una conferencia de prensa en el Hotel Sheraton donde comentó que: "Este es un golpe a pausas, éste es el cuentagotas".

Se refería a la evolución de las cifras oficiales, que cada vez le van restando más votos a su candidatura para aumentar el porcentaje de Fujimori.

Alejandro Toledo afirmó que no reconocerá los resultados oficiales que dará a conocer la ONPE, si éstos decretan un triunfo en primera vuelta del actual Presidente Fujimori.

Toledo anunció que "Perú Posible, con el apoyo de los demás candidatos de la oposición, ha tomado la decisión de no reconocer los resultados si esto no incluye una segunda vuelta", en evidente contradicción con sus anuncios hechos la víspera, en el sentido de que no reconocerá el cómputo oficial, aún si los resultados favorecen su candidatura.

En la oportunidad, expuso las condiciones que su partido y él exigirían para la definición de la contienda electoral: "La segunda vuelta sólo tendrá credibilidad y legitimidad si es que se hacen modificaciones sustantivas en la cancha donde se competirá", dijo.

Enumeró la corrección del acceso a los medios de comunicación, particularmente a la televisión de señal abierta, por parte de todos los candidatos; el establecimiento de un código de ética que permita una contienda basada en el cotejo de las propuestas; y la instalación de mediadores con credibilidad nacional e internacional para ser quienes supervisen, vean y reconozcan el nivel de credibilidad de un proceso electoral en segunda vuelta.

Toledo pidió a los observadores internacionales y a la prensa extranjera que permanezcan en el país "para que monitoreen de cerca el proceso".

Por el contrario, el Presidente Alberto Fujimori había manifestado la noche del lunes que "este es un proceso (electoral) que se desarrolla según las leyes peruanas", restando importancia a las presiones que se puedan ejercer desde el exterior.

"No esperaremos un segundo para defender el Estado de Derecho y la Democracia", dijo Toledo al analizar las declaraciones del Presidente Fujimori en conferencia de prensa, cuando señaló que "hay que esperar con calma los resultados oficiales" y que "si hay un candidato que tiene el 50% de los votos más uno, debe ser reconocido como ganador en primera vuelta".

Según Toledo, "no vi en sus comentarios un deseo de un futuro compartido, no he visto una apertura al entendimiento. Por el contrario, he visto algunas amenazas de excluir a los movimientos políticos que tengan menos del 5% en las elecciones".

Alejandro Toledo hizo públicamente una invitación al candidato-Presidente Alberto Fujimori para que "tengamos una reunión como candidatos, una conversación civilizada y madura pensando en los intereses del país, para encontrar una solución y poder evitar un desborde popular que se respira".

CONFLICTO LATENTE

Consultado acerca de si cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas para defender el Estado de Derecho, dijo: "No voy a comentar sobre el tema militar, pero sí puedo anunciarles que hemos tenido conversaciones personales, no institucionales, en que me han expresado su descontento".

Toledo advirtió a Fujimori, en otro momento, que "no polarice más, que no enfrente a peruanos contra peruanos, porque el caldero está ardiendo".

"No desestimen la capacidad de movilización pacífica y esta terquedad por defender la democracia", recalcó.

Durante la noche del lunes, Toledo había declarado que el gobierno está por disponer el Estado de Emergencia en zonas como Loreto, Pucallpa o Contamana, donde Perú Posible alcanzó un respaldo masivo, según consignó ayer el diario "La República".

Personeros de Perú Posible dijeron a este diario que las ciudades aludidas ayer por Toledo, donde se están frenando movilizaciones, eran Arequipa, Cusco, Iquitos, Huancayo y Tacna.

Toledo se presentó en el hotel Sheraton acompañado de los cinco candidatos opositores autoproclamados "los democráticos": Alberto Andrade (Somos Perú), Luis Castañeda Lossio (Solidaridad Nacional), Andrés García Belaúnde (AP), Máximo San Román (UPP) y Abel Salinas (Apra) para anunciar su decisión sobre los cómputos de la ONPE.

En las afueras del hotel, grupos de universitarios se congregaron para manifestar su apoyo a Toledo.

"¡Fraude! ¡Fraude!", gritaban, mientras un helicóptero de la policía sobrevolaba el área. Ya durante la mañana, la radioemisora Radioprogramas del Perú (RPP), en diferentes programas había llamado a la ciudadanía a conservar la calma y a esperar los resultados finales con madurez.

PRESIÓN DE LA CASA BLANCA

La comunidad internacional ha intensificado sus presiones para pedir una segunda vuelta electoral, ya que le caben serias dudas sobre los comicios, según los informes emitidos por las misiones de observadores.

El vocero de la Casa Blanca, Joe Lockhart afirmó ayer que Estados Unidos espera que se efectúe una segunda ronda electoral en Perú para definir al ganador de los comicios presidenciales.

"Nosotros tenemos confianza en el conteo preliminar que se hizo y que mostró la necesidad de una segunda ronda de votación", dijo Lockhart.

"Y pienso que surgirán serias interrogantes si el conteo definitivo de votos indica algo distinto", advirtió.

La secretaria de Estado, Madeleine Albright, también advirtió que las apreciaciones del gobierno peruano y de los observadores internacionales sobre el resultado de la elección son "conflictivas" y pueden poner en duda su legitimidad.

"Habrá interrogantes sobre la legitimidad de las elecciones si las informaciones de los observadores y las del gobierno peruano son contradictorias", agregó.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El líder opositor Alejandro Toledo, segundo en los cómputos de las elecciones presidenciales del domingo, suavizó ayer su posición al anunciar que sólo aceptará los resultados oficiales si éstos indican que debe realizarse una segunda ronda electoral. En la víspera había afirmado que desconocería cualquier cifra oficial. Aunque admitió que en Perú los ánimos están muy caldeados, aclaró que él no liderará disturbios u otros actos de violencia. En la foto, el candidato opositor pasa entre guardias durante un mitin en Lima.
El líder opositor Alejandro Toledo, segundo en los cómputos de las elecciones presidenciales del domingo, suavizó ayer su posición al anunciar que sólo aceptará los resultados oficiales si éstos indican que debe realizarse una segunda ronda electoral. En la víspera había afirmado que desconocería cualquier cifra oficial. Aunque admitió que en Perú los ánimos están muy caldeados, aclaró que él no liderará disturbios u otros actos de violencia. En la foto, el candidato opositor pasa entre guardias durante un mitin en Lima.
Foto:Reuters
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales